Salon Nacional de Artistas 1990 XXXIII Concurso

Grupos

Varios, Visual

 

 

 XXXIII Salón Nacional de Artistas, 1990

 

A ColArte
 

Vea muestra representativa de las obras presentadas

   
 


Una acertada síntesis de la obra de Alberto Sojo es traída por la revista Soho: En algunas de sus obras aparecen tipos volteados. de espaldas. como mirando hacia otra parte, como queriendo estar presentes en su sala sin estarlo del todo. como queriéndolo llevar a usted a eso que está dentro del cuadro. a un viaje que no tiene fin y que se hace a través de la pintura. Y tiene mucho que ver con esos 18 años que Sojo, nuestro tocayo barranquillero. viajó alrededor de Europa pintando, influenciado de alguna manera por el neorrealismo de la figura humana.


  Inspirada en el tema de la laguna de Guatavita, Consuelo Gómez propone una obra escultórica que ensambla materiales como el vidrio y el hierro con técnicas de fundición y soldadura. Guatavita se llamó esta obra ganadora del XXXIII Salón Nacional.  En palabras de José Hernán Aguilar "los sencillos discos de vidrio nos refieren al increíble disco lacustre del centro ceremonial muisca. mientras que la canal en hierro nos podría recordar tecnologías olvidadas".

Abstraccionismo e ilusión son los elementos que presenta la obra de Rafael Echeverry. Para el Salón XXXIII, el artista es merecedor del primer premio en pintura. En palabras de José Hernán Aguilar: "Echeverry, por su lado, se contenta con aplicar innumerables capas de pigmento a un lado, quebrar levemente el "eje" central y "empujar" la tela hacia fuera".

AI interior se puede reconstruir una mirada que nos enfrenta al entorno y a nuestra experiencia particular en él.
Recrea con la dinámica del movimiento la naturaleza cambiante del paisaje, de las perspectivas y los puntos de vista que nos ofrece el instante en contraste con lo que podemos afirmar de él, en tanto circunstancia temporal, imaginaria y simbólica y por consiguiente carente de una absoluta verdad. Enfatizar en la posibilidad de transcurrir, de valorar otros referentes simbólicos diferentes a los exhaustos discursos informativos que a diario nos abordan, es otra manera de interactuar con el sujeto y su capacidad de pensamiento y observación.

 

horizontal rule

Una cosa es una cosa - Performance de María Teresa Hincapié

... traslación aquí. enseguida. en la esquina. en el centro. a un lado. cerquita a él. a ella. muy lejos. más lejos. muchísimo más lejos. lejísimos. aquí las bolsas. aquí el bolso. aquí la tula. aquí la caja. allá las bolsas. aquí la tula y encima el bolso. a un lado la caja. en la esquina el bolso y la tula. en el centro las bolsas de papel y cerquita la caja. vaciamiento. dispersión. todo se vacea, todo sale, todo se dispersa se riega. se mezcla. se detienen. se cuadran uno tras otro indiferentemente. enmarcan un espacio que se envuelve, se separan por grupos uno al lado del otro. grupos comunes. donde se parecen. porque son blancos. porque son de tela, porque son vestidos. porque son de plástico. porque son largas. porque son cubiertos. porque es losa, porque son frascos. porque se necesitan uno al otro como la crema y el cepillo. pero también la crema sola y el cepillo con otros cepillos o solo también. todas las flores aquí. los vestidos extendidos. los negros cerca de mí. los rosados aquí. los pañuelos solos. la colcha sola. los cubiertos solos. las bolsas solas. los lápices solos. los vestidos solos. los colores solos. la escoba sola, las cebollas solas. las zanahorias solas. el maíz solo. el azúcar solo. la haring sola. el plástico solo. la bolsa sola. la tula sola. la caja sola y vacía. el espejo solo. los zapatos solos, las medias solas. las yerbas solas, yo sola. el solo. ella sola. nosotros solos. ellos solos. un espacio solo. Un rincón solo. una línea sola. una sola media. un solo zapato, todas las cosas están solas. todos estamos solos. un montón de arroz. un montón de azúcar. un montón de sal. un montón de harina. un montón de café. un montón de cosas. 

Texto escrito para el performance Una cosa es una cosa

Anoche dormí en el Alto de los ídolos. un cementerio indígena, pedí sonar "sueño" y esa noche soñé. Pero fue tan triste que tengo que transformarlo. Creo que ese sueño es necesario que vuelva a la vida. además creo que ese sueño no es mentira. Había en ese sueño ausencia de infinito. ausencia de cielo, ausencia de noche... precisamente todas las ausencias de ahora. ¡la ambición nos quitó todo!

Apuntes de diario de María Teresa Hincapié en su peregrinación hacia San Agustín en 1994


 

Tomado de la Revista Mundo, 100 obras para la memoria - No. 13, 2004; textos: Luz Adriana Hoyos, Nicolás Polanía