Salon Nacional de Artistas 1958 XI Concurso

Grupos

Varios, Visual

 

 

 XI Salón Nacional de Artistas, 1958

 

A ColArte
 

Muestra representativa de las obras expuestas

   
   
 

Voluntad de hacer pintura moderna (apartes)

por Carolina Vanegas Carrasco

El ambiente artístico

Esta época está marcada por la presencia de Marta Traba, quien inicia una labor muy importante de divulgación y apoyo del arte moderno en Colombia. Sus textos son publicados en el periódico El Tiempo y en las revistas Plástica, Prisma, Semana, Ecoy La Nueva Prensa. Se fortalece el ambiente artístico, alimentado por la creciente actividad de las galerías surgidas en la década anterior y por la aparición de otras; así mismo, por la realización de salones nacionales todos los años entre 1957 y 1964, excepto en 1960. También es de vital importancia la creación del Museo de Arte Moderno de Bogotá, en 1962 (aunque había tenido una primera fundación en 1955); dirigido por Marta Traba hasta 1967, el Museo dio gran impulso a los artistas jóvenes colombianos, a la vez que inició la organización de exposiciones de arte moderno internacional. 

Una de las razones que motivaron el especial reconocimiento de esta generación de artistas hasta la actualidad fue la gran movilidad que tuvo su trabajo en exposiciones nacionales e internacionales. En la década de 1950, Estados Unidos inicia una campaña de apoyo a los países latinoamericanos como consecuencia de la Guerra Fría, lo cual se vio reflejado, en el
caso de las artes plásticas, en mayores posibilidades de exhibición y participación en eventos artísticos. En 1956, el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA) adquiere obras de Obregón y Ramírez Villamizar y se incluye a Colombia en los premios Guggenheim, cuyo primer ganador es Alejandro Obregón. En ese mismo año, once artistas colombianos participan en la Primera Bienal de Arte del Caribe y del Golfo de México, en el Museo de Bellas Artes de Houstpo. AI  año siguiente, Negret, Ramírez Villamizar y Obregón participan en la IV Bienal de Sáo Paulo, en el pabellón de la Unión Panamericana. En 1959, Ramírez Villamizar, Negret, Villegas y Grau participan en la exposición SouthAmericanArtToday, y en 1960 Negret y Ramírez Villamizar, en Modern Classicism, en David Herbert Gallery. 

------------------------------

El dibujo y el grabado

En los salones que van de 1940 a 1952 no existían premios para las categorías de dibujo y grabado. Por otra parte, además, una delimitación confusa de las técnicas, pues dentro de la categoría de pintura se incluían obras en acuarela, gouache y pastel, «basados en el predominio de las manchas de color, cuyos límites con respecto a la pintura resultan mucho más imprecisos». Sin embargo, estas técnicas se identifican como procedimientos del dibujo, ya que «además del lenguaje de la línea como elemento definidor, se han de tener en cuenta también otros factores, como el soporte [pues] el papel es, sin lugar a dudas, su soporte por excelencia». Por su parte, el grabado, aunque introducido desde el siglo XIX en Colombia, había sido relegado como obra de arte autónoma durante la primera mitad del siglo XX. En el Salón de 1957 se incluyen dibujo y grabado como categorías de participación, aunque se definen como menores mediante la determinación de que los premios constituyan una tercera parte de las cantidades asignadas a pintura y escultura. 

Es posible que los artistas que se presentaron al Salón de 1957 no hubieran tenido en cuenta la creación de esta categoría, y por participación insuficiente los premios se declararon desiertos. AI año siguiente se otorgó el primer premio de dibujo a Enrique Grau, con el gouache Naturaleza muerta lunar. Marta Traba definió esta obra así: «De tono menor y modesta en sus proporciones, podría pasar inadvertida en un Salón donde los errores abstractos son, además y por desgracia, de tamaño espectacular y por eso solicito sobre ella una atención admirativa y justa que podría faltarle». Aunque Marta Traba no hace explícito que este «tono menor» se refiere a su técnica, al hacer referencia a sus valores plásticos reafirma que la obra de arte se valora por sí misma, independientemente de los medios con que haya sido hecha.

En ese mismo año se premia a Luis Ángel Rengifo con la obra Hombre, de la cual se producen positivos aunque someros comentarios. Rengifo había reiniciado la cátedra de grabado en la Universidad Nacional de Colombia y poco tiempo después se formó allí un grupo de artistas que se dedicaban con exclusividad al grabado en sus diferentes técnicas.

Tomado del libro Marca Registrada, Salón Nacional de Artistas, Museo Nacional de Colombia, 2006

horizontal rule

  Considerada como una de las mejores obras del Salón por Clemente Airo. la obra expresionista Hambre de Luis Angel Rengifo recibió el primer premio en grabado en el XI Salon Anual de Artistas Nacionales. La expresividad de la obra y su técnica están propuestas con gran acierto: (...) presenta contrastes de aguafuerte obtenidos por relaciones tintoreas y exalta valores muy expresivos con un lenguaje correcto de su contenido . afirmo Alicia Salgado.

Ballet azul de Julio Fajardo fue la escultura premiada en el Salón XI. Un salón donde sobresalieron las tendencias abstractas. Para Clemente Airó la obra logró un acertado juego de líneas pero falló en el tratamiento del material: "...es una escultura para mirar frontalmente y su defecto quizá resida en el insignificante detalle de haber moteado el granito con polvo de cobre, pues esto le resta nobleza al material".

"   La pintura figurativa no puede ser un remedo de la realidad, sino una transfiguración de la realidad (...)" comentó Marta Traba. A su vez, se refirió a la obra Naturaleza muerta lunar, de Enrique Grau ganadora del Salón XI.  Grau realiza una de las más encantadoras obras que ha presentado en los últimos tiempos. El cuadro está sólidamente sostenido por la columna irregular de las formas negras abiertas: a los lados una sutilísima radiografía de colores, rompe la superficie del cuadro, pero esto no significa la pérdida de unidad: la obra está hecha deliberadamente, de poéticas anarquías y de articulaciones que se evaden de todo rigor y prefieren vivir en una exaltada libertad".

Tomado de la Revista Mundo, 100 obras para la memoria No. 13, 2004; textos: Luz Adriana Hoyos, Nicolás Polanía

horizontal rule