Agua Bendita Vestidos de baño

Almacenes y marcas

Marca, Centro Comercial, Vestidos de baño

Ver sección completa  Ver sección completa

http://www.pilatos.com/Marcas/aguaBendita/default.htm 

   

Agua Bendita satisface las necesidades de la mujer de vanguardia actual, con  prendas únicas y exclusivas que le permitan impactar y ser notada.

Esta marca es ecléctica porque retoma elementos del pasado como bordados tradicionales y los fusiona con cortes manuales y de alta tecnología. Trae una amplia variedad de acabados, siluetas renovadas y generalmente pequeñas, que buscan resaltar el cuerpo y la feminidad con combinaciones de colores vibrantes y alegres en materiales de la más alta calidad, generando en cada mujer individualidad, autenticidad y vanguardia

La mujer Agua Bendita posee un espíritu joven, es agresiva, irreverente, dinámica y coqueta, su intención es exhibirse, mostrarse diferente e inconfundible. Bañarse con Agua Bendita le genera sentimientos de seguridad, la vuelve  arrasadora, desinhibida y única.

Tomado de http://www.pilatos.com/Marcas/aguaBendita/default.htm

horizontal rule


Catalina Alvarez y Mariana Hinestroza

Como si hubiera tenido aceptación divina desde que era un proyecto en la imaginación de dos estudiantes de diseño de modas, Agua Bendita nació con estrella. Catalina Álvarez y Mariana Hinestroza se han encargado de que esa iniciativa se haya consolidado hasta el punto de que sus vestidos de baño hayan aparecido en las revistas Sports Illustrated y Maxims.

Catalina y Mariana aseguran que "Agua Bendita no ha llegado, va y sigue en inspiración hasta las nubes, en ganas de crecer no ha parado, en distancia hasta Tokio, Inglaterra, Italia, Estados Unidos, México, Panamá, República Dominicana, Costa Rica, Uruguay Chile y en las mejores boutiques de Colombia". La combinación de alta tecnología láser con procesos manuales es la constante en sus colecciones que se caracterizan por ser maximalistas y divertidas, indicadas para mujeres que quieren prendas y accesorios sofisticados, y que les encanta llamar la atención.

Este par de diseñadoras con un amplio conocimiento del mundo textil disfruta al máximo su trabajo y no se traza límites. Saben que quieren ser la marca de vestidos de baño más prestigiosa del mundo, la que prefieran las celebridades y las mujeres que deseen verse y sentirse atractivas. Pero no se obsesionan con ello, pues entienden que todo se va dando a su tiempo; por lo pronto, seguirán alimentando su espíritu empresarial y su talento.

Tomado de la Revista Avianca No. 28, julio de 2007

horizontal rule

 

Anatomía breve del vestido de baño

Por Juan Guillermo Isaza

El vestido de baño femenino es una de las pocas prendas exclusivamente diseñadas por el ser humano para descubrir el cuerpo (junto con la bata quirúrgica, de la cual nos abstendremos de opinar). Pero la aparente simplicidad y el maravilloso minimalismo que ha alcanzado esconden siglos de esfuerzos y paciente observación, así como una lucha constante contra costumbres milenarias, que comenzó cuando la Duquesa de Berry, en 1820, se sumergió vestida en las playas de Dieppe, causando revuelo entre los asistentes (similar al que causaría hoy, a juzgar por el modelo utilizado).

Pensar que los dos o tres triangulitos a los que a veces se reduce son sencillos, es como asegurar que los trazos de una figura de Picasso son infantiles o espontáneos. Por otra parte, la tecnología incorporada en su diseño hace parte de un saber milenario, desarrollado por los galos, que ya usaban pantalones ajustados a la pierna (prenda que llamó la atención de los romanos y alarmó a los griegos, acostumbrados a andar a su aire, al estilo de los gaiteros escoceses) y habían hecho un descubrimiento que habría de definir el traje occidental: el tiro. Básicamente de allí proviene el trazado de esas suaves curvas geodésicas que hacen que una prenda cualquiera se ajuste como una segunda piel al cuerpo y que no tire, ni apriete ni jale ni haga bolsitas, y que todos hemos visto colgadas en las modisterías en forma de reglas o patrones.

¿Pero dónde está el secreto para que un pedazo de tela adquiera la capacidad de contener los volúmenes y las formas del cuerpo femenino que, como cualquier modista de barrio sabe, presenta desafíos más complejos que el masculino? Quizá debamos enfocarnos en el bikini y analizar primero el sostén, ya que el vestido de baño comparte con la ropa interior un antepasado común: el corsé (así como otros que han ido a dar a un callejón ciego evolutivo, como la faja).

El sujetador se separó de él en los años veinte para seguir más fácilmente los contornos de la base del busto mediante un par de medios aros que han perdurado a lo largo de las últimas décadas como el elemento que le da orden y concierto a todo el conjunto, entre otras innovaciones que conducen al top contemporáneo.

Para saber qué se hace a la hora de lograr que un patrón se adapte a cuerpos que pueden llegar a ser distintos entre sí, hablamos con Catalina Alvarez y Mariana Hinestrosa, diseñadoras y propietarias de la marca Agua Bendita, que ha logrado penetrar el mercado de más de cuarenta países. Y la respuesta es que hoy se procede como hace dos mil quinientos años, mediante el tanteo: se toman medidas, se corta la tela, se prueba y se corrige. "Para llegar a ese molde perfecto, tenés que tomar muestras, muestricas, muestrotas y cada vez irle corrigiendo hasta llegar a un modelo que tiene las medidas exactas de una mujer común".

Hoy como ayer, si un cuerpo tiene una medida A y diez centímetros más abajo una B, el diseñador debe encontrar la manera de llegar desde A hasta B evitando la línea recta, la cual, en el mundo de la confección, no es necesariamente la menor distancia entre dos puntos (el hacer caso omiso de esta norma condujo a ciertos experimentos piramidales en los años cincuenta, que fueron revividos por Madonna en los ochenta).

Hay tres elementos que vienen en ayuda del diseñador contemporáneo, al momento de la confección: la lycra, descendiente del trycot, como tela elástica por excelencia, la costura en zigzag, y las tirillas, que amén de colaborar con el busto en su batalla inmemorial contra la fuerza de gravedad, contribuyen a modelar, de acuerdo con sus puntos de inserción, realzando, levantando o simplemente sujetando, y que permiten ajustar a la medida del torso.

En cuanto a la parte inferior, estamos más cerca de los galos de lo que imaginamos. Tómese un pantalón bien ajustado; retire todo lo que sobre, y ahí está su prenda. Y a pesar de que puede Ungar a extremos tan reducidos como la tanga o casi a la

inexistencia como el hilo dental, allí están presentes sus dos medidas, básicas: cintura y tiro. La cuestión inquietante es: ¿Cómo innovan los diseñadores sobre una superficie cada vez más estrecha? Acá llegamos al tema de los acabados. "El valor agregado de Agua Bendita está en las manualidades, bordados y la incorporación de elementos artesanales, con colores vibrantes y alegres", puntualiza Catalina. Así, el vestido de baño actual, enterizo o en dos piezas, sigue cumpliendo con unos estándares universales dictados por el cuerpo femenino, y lo seguirá haciendo por los siglos de los siglos, aunque sus acabados corran el riesgo de adentrarse cada vez más en los terrenos de la nanotecnología.

Tomado de la Revista Diners No. 966, julio de 2011 

horizontal rule