Juan Ignacio Velasquez

Medellín, Antioquia

Precolombino (Noticias)

Figura Humana

 

 



Juan Ignacio Velásquez

presentador

 
A ColArte
 

 

   
 
Presentador de Noticias Caracol los fines de semana.  Egresado de la Pontificia Universidad Javeriana de Medellin.  En poco tiempo pasó de Teleantioquia a presentar las notas de viajes de Caracol y Bancolombia
 
 


El Don Juan de las noticias

Juan Ignacio Velásquez es un periodista pura sangre. Con el raiting a su favor, este paisa de 31 años, aficionado a los caballos caballos y a los toros, cabalga con paso fino para ganarse la credibilidad de los televidentes de Noticias Caracol en las emisiones de fin de semana.

Como dice la canción, "soy paisa, aventurero y soñador, tengo finca en el cielo y un negocio en el sol", así se define Juan Ignacio Velásquez, el presentador de noticias, los fines de semana, del Canal Caracol, quien confiesa que extraña las cabalgatas con sus amigos en las que no podía faltar una buena botella de guaro antioqueño ni las canciones de Vicente Fernández y Julio Jaramillo, dos de sus grandes ídolos.

Lo único que no tiene de paisa, según él, es el alma de negociante. Al salir del colegio entró a estudiar Administración de Empresas, pero rápidamente se dio cuenta de que lo suyo eran los micrófonos y las cámaras. Se graduó de comunicador social y periodista de la Pontificia Bolivariana, de Medellín, y a mediados del 2000 debutó como presentador en Relatos de viaje, uno de los programas con más raiting de Teleantioquia. Con su sombrero, poncho y sandalias, recorrió 115, de los 125 municipios que tiene Antioquia, en donde se ganó, bien ganada, la fama del montañero más churro de la televisión. "Vivía como una prepago. Era feliz y hacía lo que más me gustaba, que era presentar y dirigir", dice. También cuenta que, como muchos de los jóvenes paisas de su generación, su adolescencia estuvo marcada por la violencia que vivió Medellín en la década de los 80 y los 90. "Varias veces me pusieron un revólver en la cabeza y me tocó ver matar a mucha gente, pero, afortunadamente, la cosa nunca pasó a mayores. Mis amigos y yo podemos decir que somos sobrevivientes de esa época, no sólo porque estamos vivos, sino porque no caímos en el negocio, ni nos dejamos llevar por la idea de la plata fácil".

En el 2004 empacó maletas y se fue a España a realizar sus dos grandes sueños: estudiar cine en el MIC (Instituto de Cine de Madrid) y aprender del mundo taurino. "Yo iba a las corridas por la fiesta y el ambiente, hasta que un día vi torear a José Miguel Arroyo, Joselito, y como dice Antonio Caballero, me convertí a mi verdadera fe". Fe que años más tarde se encargó de difundir en los micrófonos de la emisora Muñera Eastman, donde religiosamente hablaba de toros, turismo y cine.

Después de un año de travesía por Europa, regresó a Teleantioquia a dirigir y a presentar el programa El hombre de la casa, y allí recibió la llamada de Augusto Ramírez, asesor de planeación de gestión del Canal Caracol; y de Juan Esteban Sampedro, director de entretenimiento; quienes le propusieron que se viniera a trabajar a Bogotá. Llevaba cinco meses como director y presentador de Caracol y Bancolombia más cerca, cuando Juan Esteban lo convenció de presentar el casting para reemplazar al presentador de noticias Juan Roberto Vargas. Al principio, pensó que todos estaban locos, pues él nunca había pisado un set de grabación y no tenía la más remota idea de manejar un teleprompter, ni mucho menos un apuntador. "En la televisión regional todo es memoria e improvisación", dice. Y después de meditarlo seriamente con la almohada, aceptó.

Los primeros tres meses estuvo a punto de tirar la toalla y de regresar a su tierra, pero sus compañeros lo convencieron de que se quedara. De Rosa María Corcho aprendió a darle el tono a cada noticia, de Jorge Alfredo Vargas a neutralizar el acento, a tener presencia escénica y a manejar la respiración ante la cámara; y de Darcy Quinn a improvisar y a andar bien informado. Darcy lo califica como un alumno aplicado y que aprende fácil. "Tengo que confesar que al principio fui muy mala con él, pero creo que valió la pena". Para ella, la gran fortaleza de Juan Ignacio es su registro ante la cámara y dice que le gustaría verlo más en el papel de reportero y menos en el set.

Y cuando se le pregunta acerca de su fama del donjuán de las noticias, confiesa que ese es uno más de los tantos chismes que le han inventado. El más reciente rumor que circuló por los pasillos del canal fue que salió con una de las presentadoras de farándula. Pero él lo desmiente y, en cambio, asegura que está estrenando novia: una caleña que trabaja en el departamento de Mercadeo de Caracol y de la que prefiere no dar muchos detalles. "Siempre he sido juicioso. Es más, mis romances se pueden contar con los dedos de la mano". De todos modos, como si fuera diferente, reconoce que es un coqueto de tiempo completo y que le encantaría que su mausoleo fuera como el del poeta Osear Wilde, con los besos estampados de todas las mujeres que han pasado por su tumba a visitarlo.

Tomado de la Revista Jet-Set, Edición No.166, 22 de abril de 2009 


 


Deja la presentación, trabaja más detrás de cámaras

Después de dos años y medio presentando noticias, el comunicador paisa regresó a sus raíces...periodísticas. Cuando llegó de Teleantioquia, lo hizo para dirigir y escribir los libretos de Bancolombia más, sección de Noticias Caracol, informativo que además presentaba. "Necesitaba volver ‘al hacer’ y no solo a presentar", dice cuando describe este momento de su vida profesional.

A la conducción de noticias le siguió Desafío 2011, reality donde no solo presentó, sino que se metió tanto en la preproducción, que lo incluyeron en el área de contenidos.

"Ahi encajé perfectamente. Repito, es muy rico ‘el hacer’, porque a quienes nos gusta realizar televisión cada proyecto es algo nuevo, nada es monótono en tu día. La presentación de noticias es un aprendizaje muy importante, pero se corre el riesgo de que a uno lo encasillen", sostiene. Si bien no está presentando informativos en este momento, no quiere decir que esta actividad ya no le interese; todo lo contrario: espera nuevos proyectos para continuar con esta faceta profesional. "Si quiero volver al set del noticiero, pero no por ahora; me gustaría hacerlo presentando crónicas o documentales". En sus marcas, listos, ¡ya! forma parte de esos nuevos quehaceres que lo tienen tan feliz. En Caracol Televisión ya está vinculado al área de entretenimiento y la producción comercial, donde dirige , contenidos y hace campañas, para las que, además, escribe los libretos. "Se trabaja mucho, pero el día se pasa volando. Tengo que hacer libretos, viajar para grabar, editar, hacerle frente a lo que vaya surgiendo". En la calle, las personas le dicen que lo extrañan, y eso emociona a Juan Ignacio. "No pensé que me recordaran tanto", dice el presentador de 34 años de edad.

Entre toros, cine y periodismo

Juan Ignacio Velásquez nació en Medellín, el 14 de julio de 1977. Luego de dar los primeros pasos enTeleantioquia presentando programas como Musinet, Relatos de viajes y Hombres de la casa, viajó a España para estudiar cine y profundizar sus conocimientos de toros de lidia y corridas (es otra de sus pasiones, lo mismo que los caballos). Actualmente es novio de la también presentadora Silvana Altahona.

Tomado de la Revista TV y Novelas No. 600, 22 de octubre de 2011