San Jose del Guaviare Ciudad Capital

Ciudades y sitios (Capital del Giaviare)

Varios, Visual

 
San José del Guaviare

Capital Departamento del Guaviare

 
A ColArte
 

SAN JOSÉ DEL GUAVIARE: Luz en la Alta Amazonia.

por Sandra Yanneth Bermúdez Marín.

“...en una calurosa provincia baja del oriente colombiano, una estribación de los Andes comienza a separarse del Caribe y fluye en dirección Sur hacia Brasil. Este lugar llamado el Guaviare es la parte más alta de la Amazonía , donde las sabanas de pie de monte desaparecen entre bosques inexplorados, la lluvia cae durante diez meses seguidos...siendo más o menos del tamaño de Bélgica...” 1.

San José del Guaviare surge a comienzos del siglo XX, ligada a corrientes migratorias motivadas por apogeos económicos y hechos políticos nacionales. Se destaca, inicialmente como punto de transición hacia el sur oriente colombiano, eje de concentración del caucho y comercialización de látex.

Se ubica en la parte norte del recientemente creado (1991) departamento del Guaviare2. Se encuentra a 380 kilómetros por carretera de Bogotá. Por el norte limita con el departamento del Meta y al Sur el rio Inírida se convierte en su límite natural. El municipio es fundamentalmente plano y le corresponde el eje de transición que da paso de los llanos de la Orinoquia a las selvas de la amazonia. Constituido principalmente por sabanas naturales, bosques de galería y selva húmeda en fuerte proceso de intervención.

Sus condiciones ambientales y de biodiversidad le reconocen un lugar en la generosa normatividad colombiana. Los decretos 1974 y 1989 de 1989, incluyen parte de la jurisdicción territorial en el Distrito de Manejo Integrado del Área de Manejo Especial de la Macarena (AMEM), escenario compartido con el departamento del Meta; y el Acuerdo No. 0047 de 1989 del Inderena aprobado por Resolución Ejecutiva No. 122 de 1989 del Ministerio de Agricultura ubica la Reserva Nacional Natural Nukak con 855.000 hectáreas, la cual comparte con los municipios de Retorno y Miraflores. En la actualidad representa el 3.6% de la zona de Reserva Forestal de la Amazonía. Aún así, la deforestación avanza más rápido que la capacidad del bosque para recuperarse situándose con ello en el epicentro del debate por su contribución al calentamiento global.

Cuenta con diez resguardos indígenas, en los cuales habitan familias sikuani , tucano , desano, cubeo, puinave piratapuyo, curripaco, guayabero , y nukak (comunidad nómada contactada oficialmente apenas en 1988). Todos los resguardos indígenas cubren el 60% de la jurisdicción municipal; el solo Resguardo Nukak tiene 954.480 hectáreas, de las cuales comparte 44.900 con el municipio vecino del Retorno y cubre el 56% de la extensión del municipio.

En esta zona, existe una variedad paisajística que incluye desde serranías, lagunas, saltos naturales, formaciones rocosas de caprichosa presentación, raudales o estrechos, pinturas rupestres, hasta dunas propias de tierras áridas, además de miles de especies de fauna y flora, muchas que perviven a pesar del acoso del desarrollo. Se destacan lugares como la serranía de la Lindosa, la "Ciudad de Piedra", los raudales del Guayabero y Mapiripana, los Puentes Naturales, los Túneles, los pozos, la laguna negra y la imponente “puerta del Nöwen” el puente sobre el río Guaviare que acortó la distancia entre San José y el centro del país.

LA MARCHA DE LA GRAN ANACONDA

Zona de la ciudad de Piedra en San Jose del GuaviareEn el siglo XVIII las misiones franciscanas reconocieron los primeros grupos indígenas. En las vegas altas de los ríos de la región, habitaban pueblos de las familias lingüísticas Guahibo ( guayaberos y sikuani ) y tucano que vivían de la caza , pesca y horticultura. Recién vino a saberse que el interior de la selva está poblado desde hace siglos por los nukak maku. Los guayaberos, una familia seminómada todavía, se ubicó en estas riberas huyendo al parecer de los que practicaban las “guahibadas” (cacerías de indígenas que terminaban en matanzas y que se dieron hasta hace poco más de 30 años).

Estos hechos coinciden con el establecimiento nuevamente de límites entre Colombia y el imperio portugués del Brasil. En 1852 se celebra el tratado entre los gobiernos de Perú y Brasil, fijando límites entre las repúblicas andinas de la amazonía en el Yavarí y la línea Tabatinga-Apaporis, éste proceso de delimitaciones fronterizas se relaciona con la esclavitud de grupos indígenas para la explotación de la quina y el caucho. Se deduce que a finales del siglo XIX la mano de obra era barata y abundante, convirtiéndose San José y Calamar en puerto de traficantes de esclavos.

Para 1889 donde hoy queda San José existía tan solo una referencia geográfica llamada Viso Mutop, nombre que fue dado por los mituas o guayaberos, según fray José de Calazans Vela . A este lugar, solo fue posible llegar durante más de medio siglo, en “aviones del gobierno”, o por medio de ríos como el Ariari y Guayabero que dan vida al majestuoso río Guaviare. Las caudalosas aguas, se constituyeron en las vías ideales para transportar y movilizar los productos derivados de las bonanzas extractivas, que han marcado esta región.

La explotación de indígenas se relaciona igualmente con la Casa Arana , compañía internacional constituida en 1907, bajo el nombre de Peruvian Amazon Rubber Company, de origen norteamericano, del empresario peruano Julio C. Arana; ésta establece compañías con colombianos, compran mejoras y desalojan violentamente a colonos, además de esclavizar indígenas, torturarlos y asesinarlos cuando éstos se revelaban3

En la I Guerra Mundial, el gobierno colombiano decidió interrumpir el comercio de látex que los siringueros sacaban hacia Manaos y que allí se vendía a los alemanes, por lo cual promovió un camino desde la parte alta del Vaupés hacia San José del Guaviare. La Rubber Company , se encargó del monopolio del caucho natural y de sentar las primeras bases de lo que es hoy el principal eje vial del Departamento entre San José y Calamar. Luego, sucesivas bonanzas extractivas se abrieron paso con población flotante de típica formación aventurera, persiguiendo el dorado de la selva: unas veces las pieles de animales salvajes, las maderas finas, la pesca comercial, la marihuana y la coca. Esta población sin arraigo alguno llegó para devolverse pero en muchos casos terminó asentándose de forma permanente con lo que se configuraron las primeras fincas de la región.

Algunas referencias basadas en la tradición oral, indican que personas como Homero Benjumea, Dionisio Rodríguez, Pablo Espitia, Félix Restrepo, Carlos Durán y Nepomuceno González primeros habitantes y colonos del lugar, fueron los encargados de bautizarlo, sin embargo otra referencias apuntan a que su fundación se debe a la llegada de un fraile que recorriendo la parte sur de la llanura arribó en 1910, un 19 de Marzo fecha del santo de ese día según el calendario católico .

En 1943 se le dio impulso al comercio con la creación del primer granero. Hacia 1949, veinte casas de paredes de tierra apisonada y techos de paja, componían San José el único puerto sobre el rio Guaviare. Curso abajo, había lugar solo para los mitos sobre la tierra de Mapiripán donde supuestamente habitaban indios antropófagos. En los años posteriores, algunas personas con antecedentes delictivos se refugiaron en Guaviare amparados en la ausencia de la ley, mientras que otros agobiados por el despojo de tierras y la mortandad del interior, después de perderlo todo también hasta allí llegaron.

En 1950 se inauguraron las primeras iglesia y escuela y en la violencia de 1952, las casas fueron incendiadas y sus habitantes se dispersaron para volver al poco tiempo, debiendo reconstruir el pueblo casi en su totalidad.

Tres tipos de colonos caracterizan la ocupación del territorio de San José: por una parte, los que huyendo de la violencia bipartidista penetran el rio Guayabero bajando del altiplano por la cordillera, mientras que otros campesinos en busca de tierra lo hacen por el Ariari de forma espontánea; de otra parte, estaban los atraídos por el programa gubernamental de colonización de tierras baldías, estos campesinos vinieron con la promesa de que el gobierno les compraría sus cosechas y les construiría escuelas y carreteras, lo que a la postre no se concretó; y por último, están los colonos de bonanza.

En 1976, el Decreto No. 1165 de junio 7 expedido por el Presidente Alfonso López Michelsen creó el municipio y definió sus límites. El 5 de julio de 1991, la nueva Constitución Política de Colombia erigió en la categoría de Departamento a la comisaría especial del Guaviare , con lo que San José se convirtió en capital departamental. Un año después, en 1992, los límites de San José del Guaviare fueron modificados mediante Ordenanza aprobada por la asamblea departamental. A partir de allí, empezó una época de crecimiento poblacional continuo.

ATRAPANDO EL RÍO CON LAS MANOS

La multinacional Rubber Development Company, que por concesión del gobierno nacional se encargó de la explotación del caucho, marca un hito importante en lo que ha de ser la transición de una economía de subsistencia, a una de mercado. La cauchería trajo consigo el comercio, por cuanto exigía el mantenimiento permanente de bienes de uso que se convirtieron en objetos de pago para el trabajo indígena. El comercio consolidó el asentamiento definitivo de las misiones. A partir de este momento se inició un significativo incremento de la población, la cual fluctuará con las diferentes bonanzas, y sobrevivirá apoyada por una base económica incipiente, determinada por la comercialización de pieles (chigüiro y tigrillo). Posteriormente y sobre la ocupación productiva de la tierra4; surgió una doble demanda comercial, una interna que exige fuerza de trabajo y producción de alimentos y otra externa basada en cauchería, animales y pieles.

Hoy, San José del Guaviare depende principalmente del sector agropecuario y pesquero y de las actividades propias de la prestación de servicios. La economía se fundamenta principalmente en la agricultura : plátano , yuca , cacao , caña miel y caucho , habiéndose expandido desde 1980 los cultivos de uso ilícito especialmente la coca , situación que hasta el momento no se ha solucionado. La pesca y la ganadería constituyen otro de los renglones fundamentales en la economía del departamento. Los principales productos artesanales son escobas y cepillos fabricados con fibra de palma de chiquichiqui y otras artesanías elaboradas en su mayor parte por los indígenas.

VÍAS DE COMUNICACIÓN

El municipio está conectado a la red vial nacional por medio de una carretera que atraviesa los Llanos Orientales y llega hasta Villavicencio; esa carretera continúa hacia el sur, uniendo al municipio con los de El Retorno y Calamar.

El río Guaviare permite la navegación de embarcaciones mayores y menores; cuenta con una inspección fluvial, ubicada en San José del Guaviare. El servicio aéreo constituye uno de los principales medios de comunicación; se presta a través de dos aeródromos ubicados en los municipios de San José del Guaviare y Miraflores que los comunican entre sí, con los de la región y con la capital de la República.

LOS HILOS QUE SE TEJEN Y LOS BOSQUES QUE SE TOCAN

En lo social, San José es una ciudad que se construye a partir de abundantes flujos migratorios gestados además por la ampliación de la frontera agrícola, por un permanente proceso de formación de nuevos espacios sociales, en los cuales se han instaurado personas provenientes de otras regiones del país buscando hacerse a un pedazo de tierra, o a dinero rápido para posteriormente regresar a sus lugares de origen, aventureros, soñadores, pobres, visionarios, entre otros.

A diferencia de los primeros años del proceso colonizador, en los cuales la mayoría de las personas que habitaban el municipio provenían de otras regiones del país, hoy el 43% de la población5 es oriunda de este municipio, lo que le otorga significativa importancia, pues la gente construye y consolida sentidos de pertenencia que aunque relativamente nuevos permiten cierta estabilidad poblacional y familiar . Varios estudios sobre la composición social del municipio señalan la coexistencia de una colonización motivada por las diversas bonanzas (pieles, quina, caucho, marihuana y coca) otra armada y otra inspirada por el mismo Estado. En los últimos 20 años lo social y económico se caracteriza por depender básicamente de los excedentes de la producción de hoja de coca.

La organización y la cohesión social se ha consolidado a partir de la permanencia de colonos primarios que se han permitido la construcción de un espacio y liderazgos en su interior, en medio de un proceso de conformación como ente territorial marcado por una cultura de extracción; por el predominio de lo ilegal -que en algunos lugares terminó por negar el ámbito de lo público y el reconocimiento del interés general -; y por una cultura del lucro rápido que desintegra el tejido social.

ENRAIZANDO TRADICIONES

En la actualidad, la población de San José del Guaviare se estima en 57.198 habitantes, correspondientes al 57% del total de la población departamental. 38.636 personas (68%), se ubican en el casco urbano y 18.562 (32%) en el área rural, ubicando a San José como una de las ciudades de la región amazónica que más concentra población en el casco urbano, con un nivel de urbanización del 64,6%6.

El 51% de la población son mujeres y el 64% es menor de 30 años. Los habitantes de esta ciudad, son predominantemente jóvenes, sin embargo, los datos muestran que hay una importante disminución de población en el grupo etáreo de 20 a 29 que se puede relacionar con causas asociadas al conflicto armado y al desplazamiento forzado.

San José del Guaviare registra un acelerado proceso de urbanización. Durante el período inter-censal 1993-2005, la tasa de crecimiento promedio anual fue de 7,05%. Lo anterior demuestra, que la población urbana se ha incrementado en un 133%, durante los últimos 12 años.

El acelerado proceso de urbanización se asocia al flujo poblacional natural de una sociedad, pero también, al conflicto armado, al despojo de tierras y a las fumigaciones a “cultivos de uso ilícito”; éstas dejan a cientos de campesinos en crisis económica, migrando hacia la ciudad en busca de mejores condiciones de vida y de oportunidades laborales.

Actualmente, cerca del 50 % de la población urbana de San José del Guaviare, es desplazada, lo cual dificulta la atención institucional y el desarrollo económico en condiciones de equidad. Cerca de la mitad de la población espera ser atendida con servicios sociales institucionales dada su escasa capacidad económica y su condición de vulnerabilidad. La crisis económica motiva a su paso los procesos de repoblamiento. Aún pervive en el subconsciente individual y colectivo, la búsqueda del dorado, proceso en el cual, algunos consiguen en poco tiempo lo que no lograrían en la gran urbe.

REFERENCIAS

(1)Artículo de Alan Weisman.

(2) El Guaviare como región se encuentra ubicado en el sur oriente de Colombia, sobre la línea del trópico ecuatorial, en medio de los ríos Guaviare al Norte y Apaporis al Sur, representa cerca del 4% del área nacional; geográficamente: limita al norte y occidente con el Departamento del Meta, al oriente con el Departamento de Guainía, al sur con los Departamentos de Vaupés y Caquetá. Desde 1976 fue Comisaría Especial, escindida del Vaupés. Por su estratégica ubicación es considerado un parque de transición entre la Orinoquía y la Amazonía colombiana. En su paisaje se juntan la exuberancia de las sabanas naturales de los llanos orientales y la majestuosa vegetación de la selva húmeda tropical. Se caracteriza por la cantidad de ríos que facilitan el transporte fluvial, por lo que los asentamientos humanos en su mayoría se situaron, a lo largo de la colonización, sobre dichas vegas las cuales constituyen el mejor terreno para la producción agrícola tradicional de corte andino.

(3)Según la Monografía de Calamar y el eje de movilidad, realizada por Marco A. Fonseca se señala a la Compañía “casa Arana” como responsable de haber cometido un inmenso genocidio indígena.

(4)Acosta, Luis Eduardo. Guaviare, puente a la amazonía . 1991, Corporación Araracuara.

(5)Cálculos preliminares del instituto Sinchi, realizados a partir del censo Dane 2005.

(6)Cálculos preliminares del instituto Sinchi. 2007.

BIBLIOGRAFÍA

Vela, Fray José de Calazans; Molano, Alfredo. Dos viajes por la orinoquía colombiana 1889-1988. Fondo Cultural Cafetero. Bogotá, 1988.

Gheerbrant, Alain. La Expedición Orinoco –Amazonas (1948-1950). Banco de la República. El Ancora Editores. Bogotá, 1997.

Bermúdez, Sandra. Calamar Guaviare, entre la democracia y la coca . Tesis de grado en Sociología, Universidad Nacional de Colombia. Bogotá, 2005.

Tarazona, Heriberto. Construyendo Agenda 21 para el Departamento del Guaviare. Editores: Bermúdez, Sandra; Arcila Oscar. Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas. Bogotá, 2007.

Acosta, Luis Eduardo. Guaviare, puente a la amazonía . Corporación Araracuara, 1991.

Fondo Mixto de Cultura del Guaviare. San José del Guaviare, Capital de la Esperanza , Acercamiento a su Historia . Taller de Escritores “Guaviarí”. Editorial Gente Nueva. Bogotá, 2004.

Tomado de: Revista Credencial Historia. (Bogotá - Colombia). Edición 231, Marzo de 2009