Aguinaldo Boyacense Fiesta

Festival (Fiesta - Religiosa, Comparsas)

Personaje

 

Aguinaldo Boyacense

Tunja

 
A ColArte

 

   
 

Una de las fiestas religiosas colectivas más alegres que tiene el país es la Navidad en Boyacá, departamento que durante los días de aguinaldos hace una combinación de carnaval y devoción de la que forman parte desfiles, comparsas y representaciones en vivo de las escenas más características de la Natividad.

Todos los municipios del departamento tienen su fiesta de aguinaldos, siendo la más reconocida el Aguinaldo Boyacense que se realiza en Tunja, la capital, del 16 al 24 de diciembre. Esta celebración se inició en 1956, año en que el sargento de la Policía Nacional Carlos Julio Umaña Torres se unió a otros miembros de la institución para disfrazarse de diablos y matachines y desfilar por las calles de la ciudad jugando con los niños que encontraban a su paso. Un año después, se llevó a cabo el primer desfile organizado, que contó con la participación entusiasta de los tunjanos.

Siguiendo la tradición nacida de esta iniciativa, los principales protagonistas del Aguinaldo Boyacense son los matachines, personas que lucen trajes vistosos y cubren sus rostros con máscaras elaboradas con flecos de fique teñidos de diferentes colores. Estos personajes portan además látigos que tienen un remate elaborado con vejigas de res infladas, con las cuales golpean el suelo para sorprenderá los espectadores. Ellos son el alma de una celebración que se cuenta entre las más antiguas del país y que con el transcurso de tiempo ha ido sumando nuevos eventos a los ya tradicionales. Por eso hoy, junto con los desfiles y las verbenas, el público asistente disfruta también de cabalgatas, juegos pirotécnicos, conciertos y un vistoso alumbrado navideño. 

EVENTOS DEL AGUINALDO BOYACENSE

Desfile Inaugural: El día en que se da Inicio al Aguinaldo Boyacense se lleva a cabo un desfile de carrozas por las principales calles de Tunja. Los vehículos, que se caracterizan por su compleja elaboración y decoración, realizan el recorrido acompañados por comparsas que representan escenas de la vida cotidiana, del folclor boyacense y de situaciones jocosas. A su lado, también desfilan personajes disfrazados con atuendos que se destacan por su creatividad e ingenio y conjuntos musicales que interpretan los más variados ritmos.

Novena de Aguinaldos: Desde el 16 de diciembre en las horas de la tarde se reza la Novena de Aguinaldos, cada día en un lugar diferente de la ciudad. La Interpretación de los villancicos está a cargo de grupos musicales provenientes de los colegios y otras instituciones de Tunja.

Noche de Luces y Fantasía: Es una de las noches especiales de! Aguinaldo Boyacense, cuando expertos polvoreros compiten con sus juegos de luces y color por e! primer lugar en el Concurso Nacional de Juegos Pirotécnicos.

Verbenas populares: Cada día, los asistentes al Aguinaldo Boyacense esperan la noche para disfrutar de la música y el baile en la Plaza de Bolívar, lugar en el que se presentan grupos musicales nacionales y extranjeros.

Tomado del folleto Vive Colombia, Septiembre a febrero, 2010

horizontal rule

   

La fiesta mayor

Aquella fría noche de diciembre de 1956, todos vieron al diablo en la Vuelta del Perro. Tenía los cachos colorados y la cola colgante y prefería asustar a las mujeres y a los niños con sus satánicas carcajadas. Pero nadie le temía: era un demonio algo torpe, que tambaleaba al saltar en sus botines de policía. Se trataba en realidad del sargento Carlos Julio Umaña Torre, quien personificaba al Maligno con una alegría inocente, como una forma de integrar a la comunidad en la Navidad. Disfrazó a varios de sus hombres con la pinta de Satanás y, sin quererlo, dio inicio a una fiesta que ya se volvió tradicional en Tunja, entre el 16 y el 22 de diciembre: el Aguinaldo Boyacense.

El éxito de su comparsa hizo que, al año siguiente, la aparición endemoniada se transformara en un verdadero desfile de alegría. "Disfracé al personal y salimos. Esto fue apoteósico: las gentes llegaron a la histeria; desde los balcones nos lanzaban serpentinas y confetis, nos vivaban, los niños lloraban, la gente llegó al delirio. El desfíle llegó al Bosque de la República, continuó por la carrera décima y cuando llegamos a la Plaza de Bolívar, la cual estaba casi llena de gentes provenientes no solo de Tunja sino de los municipios vecinos, fue la apoteosis", recuerda el oficial.

Hoy, el Aguinaldo Boyacense es la fiesta de Navidad más concurrida de Tunja. Los días empiezan con actividades como exposiciones de arte local, conciertos, eventos deportivos y comparsas. Al caer la noche, se reza la novena de aguinaldos en la Plaza de Bolívar y, para aumentar el ritmo de la fiesta, se da paso a las verbenas, cargadas de música y baile.

Y entonces aparecen los personajes. Los matachines son los primeros, diablos con máscaras que hacen danzas satíricas y juegan con los niños que los observan en las calles. Les sigue un desfile de carrozas, una caravana de harlistas, un concurso de juegos pirotécnicos, una cabalgata y una parada militar. Y, desde luego, el rezo diario de la novena de aguinaldos, convertida en una fiesta de todo el diablo.

Tomado de la Revista Semana - El Gran Boyacá - Edición Especial, 2011