Festival Internacional del Tango Festival

Festival

Figura Humana

Ver sección completa  Ver sección completa

Festival Internacional del Tango

Festival anual del tango

Medellín, junio

 

 

Tango - escultura de Luz Marina Piedrahita
A ColArte

 

 


Vea iconografía de la influencia del tango en Colombia, ColArte 
Programación Festival Internacional del Tango 2010

horizontal rule

   
 
   
 
El Festival Anual del Tango, o Festival Internacional del Tango es un evento de suma raigambre popular de la ciudad de Medellín, Colombia. El evento congrega tangueros de muchos sitios del mundo, tanto cantantes como músicos, y atrae masivamente al público.

El tango medellinense

A través de su historia, desde la muerte de Carlos Gardel en un accidente de aviación en el aeropuerto Olaya Herrera de dicha ciudad el 24 de junio de 1935, Medellín desarrolló un fuerte sentimiento de posesión y se apropió de este género musical rioplatense (ver tango).

Ha sido tradicional desde entonces, en la ciudad, la presencia de cantores y bailarines tangueros locales y extranjeros, en casi su totalidad en los barrios populares. En especial, el barrio Guayaquil fue objeto de nutridas competencias de cantantes populares de tango espontáneos durante las décadas de los años 60 y 70. Uno de los grandes escritores antioqueños, de gran raigambre en Medellín, Manuel Mejía Vallejo, escribió en 1973, a propósito de este fenómeno tanguero de la ciudad, Aire de Tango, una obra que contribuiría a dejar profundas huellas sobre esta saga musical que Medellín comparte con los argentinos y otros pueblos relacionados con este sui-generis género musical.

La Plaza Gardel

Pero a partir de 2007, se le dio un nuevo impulso al alma tanguera medellinense y se reorganizó el Festival Anual del Tango. Su nombre se transformó en "Festival Internacional del Tango", y varios escenarios centrales de la ciudad, además de los barrios periféricos, entraron en acción para rememorar y disfrutar de esta singular música y su gran símbolo, Gardel.

Por tal motivo, Medellín cuenta ahora con la llamada Plaza Gardel, situada en el mismo aeródromo donde falleció el cantor, el Aeropuerto Olaya Herrera, donde una conmemorativa estatua del bardo recuerda para siempre su música, su figura, su influencia y, por desgracia, su muerte.

Es tal el alma tanguera de Medellín, que el público asistente a los conciertos y concursos de tango, en 2008, superó al público asistente a los conciertos de rock o músicas tropicales o tradicionales colombianas.

La Casa Gardeliana

La tradición tanguera se ha mantenido muy en especial en el tradicional barrio Manrique, sede de la Casa Gardeliana, donde anualmente se realiza el festival conocido como la "Tangovía".

Actualmente, en una empinada zona de montaña de la ciudad, en este tradicional barrio Manrique y sobre una avenida que lleva precisamente el nombre de Avenida Carlos Gardel, llamada simplemente "La 45", se conserva una tradicional casa de apariencia sencilla, similar en naturaleza -y guardadas las proporciones-, a las construcciones de La Boca, el barrio del Boca Juniors en la ciudad de Buenos Aires, Argentina. Se llama La Casa Gardeliana, y es allí donde también se celebra el Festival Anual del Tango, y al lado de la cual emerge otra estatua en bronce del famoso compositor e intérprete.

Fundada en 1973 por el argentino Leonardo Nieto Jarbón, La Casa Gardeliana fue creada en honor a su cantor compatriota, Gardel. En ella se pueden apreciar objetos de la época del "Zorzal Criollo". Alberto Echague, Oswaldo Pugliese y Hugo del Carril, entre otros, han dejado en su paso por esta casa-mueseo sus aportes para que el visitante los conozca.

 La Tangovía

Es aquí, en "la 45" o Avenida Carlos Gardel, asiento de la Casa Gardeliana, en este populoso sector tan arrabalero como cualquier rincón de Buenos Aires, donde todos los años se realiza también un evento denominado Tangovía. En febrero, mayo y noviembre se cierran las calles del barrio Manrique, y las milongas y tangos, los bandoneones y los bailarines, se transforman en sus dueños y espíritus.

El tango, en Medellín, es imprescindible como elemento y eslabón de la cultura citadina. Miles de turistas vienen expresamente buscándolo, y no pocos en Argentina hablan de esta ciudad, dada esta historia, como de la "legendaria Medellín".

Texto tomado de http://es.wikipedia.org/wiki/Festival_Anual_del_Tango  , 2011

horizontal rule

 
festival 300x225 Festival Internacional del tango en MedellínLa ciudad de Medellín por su gran tradición en la cultura del tango es sede del Festival Internacional de Tango, los mejores exponentes musicales y de esta danza muestran sus propuestas en este género.
Esta ciudad, es uno de los lugares del mundo en el que más se promueve la cultura del tango.

Fue precisamente en Medellín donde murió el legendario cantante argentino Carlos Gardel, el “zorzal criollo”, en un accidente de aviación ocurrido en el aeródromo local el 24 de junio de 1935, al cierre de una exitosa gira.

El Festival Internacional del Tango “Ciudad de Medellín” cuenta con  tres concursos: el campeonato nacional de baile de tango, un concurso de canto y otro para diseñadores y escultores de la ciudad.

Mientras tanto, los bailarines enseñan los pasos del tango y la milonga en las calles, parques y plazas de Medellín, en los que también se presentan conciertos.

Tomado de http://www.absolut-colombia.com/festival-internacional-del-tango-en-medellin/  , 2011

 

horizontal rule

 
 


Un tango para el corazón

Producción: Paula Sanmiguel

El abrazo, la cercanía, la armonía con el otro... El tradicional baile argentino, que nació en prostíbulos y entre bandidos, se ha convertido en patrimonio de todos. Estudios afirman que es bueno para la salud.

Es un pensamiento triste que se baila. Así definió el tango Enrique Santos Discépolo y después de esa frase no habría mucho más que decir. El tango ha sido censurado, prohibido, criticado, incluso perseguido por la Iglesia — según cuenta la leyenda, por lo menos—, cuando el papa Pió X lo juzgó pecaminoso y aconsejó no practicar su baile. Y estaba hablando del mismo género musical que hace un año, en septiembre del 2009, fue declarado por la Unesco Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Es cierto: razones había en algunos para que, al comienzo, fuera mirado con recelo. El tango nació a finales del siglo XIX en los prostíbulos que miraban hacia el Río de la Plata y entre sus primeros seguidores reinaban bandidos y prostitutas. Suma de la habanera, el tango andaluz, los ritmos italianos y el candombe, el tango nació tan lleno de mezclas como los propios argentinos. Los primeros temas eran interpretados en compañía de violín, flauta y guitarra, antes de que hiciera la aparición en esas tierras el instrumento que luego sería su compañero ideal: el bandoneón, con todo su dramatismo y su emoción.

Al principio bailado entre hombres, que improvisaban cada paso, el tango empezó a aquietar sus movimientos cuando comenzó a bailarse en pareja (incluso en algunos prostíbulos las mujeres cobraban unos cuantos pesos por salir a bailar e inició el camino hacia lo que el experto argentino Horacio Salas describió como "un baile de comunión total con el cuerpo del otro".

Los sitios de baile no eran muy espaciosos y era mal visto, incluso considerado como una ofensa, estrellarse entre sí. De manera que, por pragmatismo, apareció la solución: "O nos apretamos, o nos pisamos". Y se apretaron. El hombre, dueño del control, dejó de moverse tanto mientras la muje rcaracoleaba a su alrededor, muy cerca suyo, sin que sus cuerpos dejaran de tocarse. Los cronistas de principios de siglo pasado lo describían así:

"Se deslizan las parejas hamacándose cadenciosamente al compás de la danza, voluptuosamente, como si en ese baile pusieran todos sus deseos". Al principio era pura improvisación. Poco a poco empezaron a consolidarse algunos pasos que todavía se usan hoy. El tango fue desde sus comienzos una danza introvertida, incluso introspectiva, como lo planteó el escritor Ernesto Sabato en su libro Tango, discusión y clave. Mientras se bailaba, hombre y mujer pensaban en la vida, en sus dolores, en sus alegrías. "Solo un gringo puede hacer la payasada de aprovechar un tango para conversar", agregó Sabato en el libro.

Foto: Carlos PachecoPese a ser tan argentino como el mismísimo Che, el tango se extendió por el mundo. Antes de eso, sin embargo, debió dejar de ser propiedad de los marginales. Primero entró en los inquilinatos, luego llegó a las casas de la clase media y, poco a poco, fue aceptado por una alta sociedad porteña que solía mirar más hacia afuera que hacia adentro. Y como el tango había llegado triunfante a Europa—a París, específicamente— empezó a ser recibido también en los grandes salones de Buenos Aires. Los músicos se hicieron especialistas y la letra de las canciones más refinadas: ya no contaban solamente historias de compadritos, sino historias de amor o desamor. De hecho fue un tema de 1917, Mi noche triste, escrito por Pascual Contursi, el que abrió las nuevas puertas del tango. De noche cuando me acuesto no puedo cerrar la puerta, porque dejándola abierta me hago ilusión que volvés, Siempre traigo bizcochitos pa tomar con matecitos, como cuando estabas vos... Letras así, interpretadas por un tal Carlos Gardel, hicieron el resto.

Hoy el tango es propiedad de todos. La semana pasada una pareja conformada por un argentino y una japonesa logró uno de los primeros lugares en el Mundial de Tango en Buenos Aires. Allá mismo, los colombianos Natasha Agudelo y Diego Benavidez consiguieron el puesto 13 entre 400 concursantes. Hoy difícilmente existe una ciudad en el mundo que no ofrezca un lugar para oírlo y para bailarlo. Su música, sus letras, la cercanía al ejecutarlo, el abrazo... "El tango puede contribuir a solucionar problemas sociales gracias a que es una danza que necesita amor y te obliga a entender que el otro no representa un peligro", afirmó hace poco el bailarín y coreógrafo argentino Pablo Verón, uno de los promotores de este renacer del tango y protagonista de la película La lección de tango. Esa misma idea la tienen cantantes de este género como Adriana Várela, que opina que el encanto del tango sobre los otros bailes (sobre todo los modernos) es que permite encontrarse con el otro. "Incluso el constante roce de una mano con la otra hace que uno sienta esa compañía", afirma Várela.

-----

Las ventajas del tango no han llegado solo a la salud emocional, sino a la física. Su práctica ha sido objeto de estudio de varios especialistas. Médicos investigadores de la Universidad de Washington, por ejemplo, han relacionado el hecho de bailar tango con la recuperación parcial de personas con enfermedades del sistema nervioso, específicamente el párkinson. La investigación reflejó mejoría en el equilibrio de los pacientes, que es una de las funciones que más se ve afectada en este mal.

Investigadores argentinos afirmaron que bailar tango unas tres veces por semana, en sesiones de máximo una hora, puede mejorar la salud general y reducir riesgos cardiacos. El estudio (elaborado por la Fundación Favaloro) se basó en lo observado en diez parejas de un promedio de 50 años y demostró que el baile de tango "ayuda a disminuir la frecuencia cardíaca de reposo y a aumentar la cantidad de sangre que el corazón expulsa en cada latido". Existen en Buenos Aires, de hecho, varios centros que ofrecen el tango como terapia. Certeras o no las investigaciones, la verdad es que una buena tanda de tango deja más alegre el corazón. Y eso ya es bastante.

Tomado de la Revista Carrusel No.1536, 17 de septiembre de 2010

 

horizontal rule

  2011

En su quinta version en Medellin se realiza el segundo Mundial de Tango. Se presentan agrupaciones, bailarines y Cantantes colombianos y extranjeros; Hay concursos, conferencias, clases, demostraciones gratuitas, encuentros de coleccionistas, asi como audiciones de musica argentina

Tomado de la Revista Diners, junio de 2011

horizontal rule201

Iniciado como homenaje al cantautor de tango argentino Carlos Cardel, quien falleció en el mes de junio de 1953 en Medellín, es considerado el evento con aires porteños más importante de la capital antioqueña. Para el 2014 celebrará su octava edición con presentaciones de agrupaciones musicales, bailarines y cantantes nacionales e internacionales, quienes anualmente se toman algunos escenarios de la ciudad y diferentes municipios aledańos. Entre los espacios que dispone Medellín para este evento están el teatro Lido, el Orquideorama del Jardín Botánico, el teatro Tobón Uribe, la Casa Gardel y el parque de los Pies Descalzos.