Hermanitas Calle Cantantes

Interpretes

Personaje


 Las Hermanitas Calle

intérpretes
 

 
A ColArte

 

 



 


Las Hermanitas Calle

Como sólo estudiaron dos semestres en la Escuela de Bellas Artes de Medellín, Fabiola Calle está convencida de que ella y su fallecida hermana, Nelly, aprendieron a cantar oyendo desde muy pequeñas a sus padres, que "cantaban como un par de pajaritos". En 1965, el músico Israel Motatto las oyó cantar en Caicedonia (Valle), cuando tenían 10 y 13 años, y le propuso a su mamá que las dejara grabar un disco. Se las llevó para Bogotá y en pocas semanas empezó a sonar El Lechero, cantado por las Hermanitas Calle. Doce meses después firmaron contrato de exclusividad con Discos Victoria. Durante los siguientes 18 años grabaron entre tres y cuatro discos anuales, y en 1979 nadie las bajaba del avión. Nueva York, Miami, Madrid, Londres, Caracas y toda Colombia escucharon en vivo La Cuchilla, Gaviota Traidora, Ojitos Verdes y Ándale. En los 90 grabaron con Sonolux, y sin descuidar la guasca que las inmortalizó, cantaron boleros, pasillos y valses.  Empezaron el siglo con Discos Fuentes, cuatro nuevos trabajos y su primer videoclip, Calla mujer, calla.

Se presentaron por última vez en un restaurante de Londres en 2002, pues al año siguiente Nelly murió de cáncer en el útero. Sus amigos y seguidores insisten en que Las Hermanitas Calle son un patrimonio nacional, y alentaron a Fabiola a continuar. Por eso, vanas suplentes han pasado por el puesto de Nelly y actualmente están grabando un disco en el estudio de Fruko.

Fabiola cree que mientras tenga vida, seguirá cantando. En el mercado hay disponibles 80 discos de las legendarias Hermanitas Calle.

horizontal rule

 

   

Las Mermanitas Calle en el Festival Centro, de Bogotá

"Tienen que llegar a Cali como sea. Estoy entre la espada y la pared", les decía a las Hermanitas Calle una voz por el teléfono.

Fue hace muchos años, en los días de los 'narcomuchachos'. Para ellas, era in contrato más que había que cumplir, pero el vuelo Medellín-Cali las había dejado.

Nelly Calle le dijo a Fabiola, su hermana -la otra integrante del dueto-, que a lo mejor no les convenía ir.

Finalmente, tomaron un avión a Pereira y, allí, varios carros del 'señor' que las contrató las llevaron a una fiesta en un lugar cerca de Cali.

"Sin cambiamos, nos subimos al escenario", cuenta Fabiola. El 'señor' famoso apareció: era un joven de no más de 25 años que las saludó con inmenso cariño, respeto y agradecimiento... mientras hacía disparos al aire.

Ese, de algún modo, es el significado de las Hermanitas Calle: para todos los públicos y en toda Colombia.

"Somos un icono de este país", dice Fabiola, que vive en Medellín.

Y lo ratifica con una pregunta: "¿Quién en este país y en otros, como Ecuador y Venezuela, por ejemplo, no se sabe aunque sea un pedazo de La cuchilla ("Con una cuchilla de esas de afeitar...")?".

Calle, madre de un hijo que es técnico de fútbol y de sistemas (nada más lejos de la música), tiene razón.

Desde 1965, primero con su hermana Nelly, y, desde la muerte de esta, con Mary Cañas, hace parte de un símbolo llamado las Hermanitas Calle, que cierra el Festival Centro, de Bogotá, con un concierto.

Y con su acento paisa, Fabiola comenta: "Estoy muy emocionada con este homenaje que nos hacen, y más porque me han dicho que a ese festival solo va gente joven".

Tan joven como cuando ella empezó su carrera, venciendo a un papá conservador (don Manuel, que pensaba que eso de ser artistas les daba mala fama a las mujeres) y gracias a la alcahuetería de la mamá (Tulla), que hoy tiene 92 años. También, a Israel Motato, el autor de Ocúltame esos ojos, que vio su talento.

"Empezamos cantando en el colegio (son de Bolívar, Antioquia) y hemos hecho 80 discos. Cuando murió mi hermana Nelly, en el 2003, quedé devastada y pensé que no me iba a reponer. Pero todo el mundo me dijo: 'Las Hermanitas Calle tienen que seguir'".

Además de La cuchilla, interpretan Ojitos verdes y Gaviota traidora, así como boleros y pasillos. "En un tiempo cantamos música como guapachosa, pero eso no pegó, no era lo que a la gente le gusta de las Hermanitas Calle".

Tomado del periódico El Tiempo, 20 de enero de 2012 

horizontal rule