Bienal Internacional de Arte de Cartagena Festivañl

Festival (Artes plasticas)

 

BIACI

Bienal Internacional de Arte de Cartagena de Indias

Festival

A ColArte

 


Vea enlaces: Arte Heroico, Revista Semana, 2014
   
  2014

Más de 120 artistas contemporáneos nacionales y del exterior presentan sus propuestas en 14  puntos de Cartagena desde el 7 de febrero al 7 de abril. La Primera Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de Cartagena de Indias (BIACl, 2014) se presenta en museos, espacios públicos, colegios y universidades. Son cerca de 170 obras, algunas hechas especialmente para esta bienal. Todos los eventos, con entrada gratis.

Algunos de los lugares que sirven como espacios de exposición son: el Museo Naval, el Baluarte San Lucas, la Casa Museo de La Presentación, el Museo de Arte Moderno, la Alianza Colombo Francesa, la Casa del Reloj, la Plazoleta Joe Arroyo y la Casa de la Calle Soledad. También hay obras en plazas y calles.

El propósito de BIACI es promover las artes plásticas contemporáneas, ampliar los escenarios artisticos y culturales de Cartagena e integrar a la comunidad con las artes plásticas y visuales.

Elias Heim: GulgoletPor esta razón el evento ofrece charlas, conferencias y encuentros con artistas, curadores e investigadores; tañeres con creadores locales, y debates con el arte contemporáneo como tema central. Entre las actividades académicas hay eventos para la formación de estudiantes y docentes, y visitas guiadas a las exposiciones, con énfasis en profundización artistica. Dentro de estas visitas, según dijeron los organizadores, hay algunas especiales paralas familias.

Durante los dos meses, la bienal contará con el Aula de Formación BIACI, un espacio en el Museo de la Presentación en el que ocho formadores tendrán a su cargo guías y talleres.

La entidad organizadora es la Fundación Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de Cartagena de Indias, dirigida por Natalia Bonilla. La dirección artística está a cargo de Berta Sichel Sichel, quien ha sido directora del departamento de Cine y Video del Museo Reina Sofía de Madrid, y quien ha participado en las bienales de Venecia y Sao Pablo (Brasil).

Los curadores asociados son Bisi Silva, Paul Willemsen, Barbara S. KruHk, Mariano Salvador. Todos ellos, junto con la directora artística, escogieron a los participantes de la sección internacional de la Bienal. La asistente de curaduria es Eva Rick.

La bienal dedica un segmento para los artistas nacionales denominado ‘Colombia hoy. Esta sección fue curada por la venezolana Gabriela Rangel; la alemana Stephanie Rosenthal; y el critico y curador colombiano Miguel González.

Según recuerda González, en Colombia se habían realizado las bienales de Arquitectura y Urbanismo, y de Danza, en MedeUín y Cali respectivamente, y ellas fueron un factor vital para llevar acabo la Bienal de Arte de Cartagena. “Se restituye la tradición de las bienales en Colombia, como la bienal de Medellín y Cali.

“Además se invitaron importantes artistas contemporáneos para que los distintos gremios: artistas, coleccionistas, museos y público en general tengan la posibilidad de ver obras de importancia, de primera mano. Otra razón para realizar la bienal es que a Cartagena le hacía falta un evento de artes plásticas, pues ya tiene de cine, música y Hteratura”, dice González.

Respecto a la relación de la obra con el público, el curador colombiano cita a Walter Benjamín: “La presencia de la obra real permite ver el aura de las obras”. Esto en el sentido que Benjamín da a entender en su libro La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica: “Incluso en la mejor de las reproducciones falta algo: el aquí y el ahora de la obra de arte, su existencia irrepetible en el lugar que se encuentra”. González agrega que en Cartagena “existe una coyuntura cultural y hay que apostar a la institucionalidad en la ciudad”, señala que debido a la BIACI, se pudo “hacer una inversión para que el Museo de Arte Moderno de Cartagena se recuperará”.

Para el presidente de la Cámara de Comercio de Cartagena, J. Alfonso Díaz Gutiérrez de Piñeres, esta propuesta promueve el desarrollo de la ciudad en distintos ámbitos. “La Bienal Internacional de Arte Contemporáneo constituye una excelente oportunidad para fortalecer la agenda cultural de Cartagena, atraer la mirada de artistas, curadores, galeristas y todos los amantes de las artes plásticas y visuales. De igual manera, se presenta como una coyuntura que continuará dinaminazando el desarrollo económico y social, y consolidando los circuitos culturales, las industrias creativas y el turismo de nuestra ciudad”.

Tomado del periódico Arteria No. 42, febrero de 2014 

horizontal rule


Cartagena y el arte contemporáneo

por  Cristina Grajales

Consultora de arte, Nueva York

Mi visita a la primera Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de Cartagena fue una maravillosa manera de empezar el año. Todo comenzó con la invitación a participar en el Concejo General del evento que me hizo su cofundadora, Nohra Haime.

Cristina Grajales, consultora de arteMe sentí muy honrada y emocionada de ser parte de este evento. La verdad, toda la experiencia fue muy divertida, incluido el vuelo de Nueva York a Cartagena. La aerolínea .letBlue acaba de inaugu rar un vuelo directo entre estas dos
ciudades, y eso permitió que me encontrara con muchas personas que viajaban a la Bienal. Fue una celebración que inició desde antes de salir de Nueva York.

Entre mis compañeros de vuelo estaba Gabriela Rangel, quién había sido invitada como una de las curadoras de artistas emergentes; David Maupin, director de la reconocida galería Lehmann Maupin, que está presentando dos de sus artistas en la Bienal; el artista Leo Villa-real, quién hizo una instalación monumental en la Calle del Coliseo, y mi querida amiga Debbíe Harris, directora.general de la feria Armory Show-Modern.

Alllegar a Cartagena nos alegramos no solo por contemplar la belleza de la ciudad, sino por el ambiente festivo y cultural del ambiente. Nos alojamos en el encantador hotel Agua Marina, que estaba muy bien localizado y cuidadosamente diseñado. Todo encajaba dentro del viaje perfecto.

Las festividades de inauguración del evento tuvieron como punto de partida el coctel de bienvenida en el Palacio de la Inquisición, lugar donde me reuní con mi querida amiga Martha Stewart. Me agradó mucho verla disfrutar su estadía en nuestro país. En este palacio se presentaban las increíbles y controver-siales piezas de Candida Hofer,
Shirazeh Houshiaryy Terry Berkowítz, las cuales incluían diferentes aparatos de tortura.

El día siguiente lo dedicamos a visitar el resto de exhibiciones, que se extendían al Museo de Arte Moderno de Cartagena, Museo Naval del Caribe, el Museo de las Fortificaciones y el Baluarte de San Lucas. Quedamos sorprendidos con el montaje general de la Bienal, pero en especial con el que se hizo en el Museo Naval del Caribe, el cual incluía algunas de las mejores obras de la artista textil Sheila Hicks. Todo lo que había allí expuesto era de una calidad al nivel de cualquier evento internacional.

Quedé también sorprendida con el trabajo de Willie Colé, quien se presentó en la Casa Museo del Arte y la Cultura de la Presentación, y el trabajo de Oscar Murillo en la Casa de la Calle Soledad. Como colombiana, me sentí orgullosa de esta primera bienal. Desde ya estoy dispuesta a asistir a la segunda versión, para comprobar con emoción como Cartagena se convierte además como un destino del arte en su más alto nivel. La calidad de las obras e instalaciones presentadas fue notable. Solo me queda felicitar a todos los que hicieron posible, de una u otra manera, el nacimiento de este emocionante evento.

Tomado de la Revista Summus No. 25, junio de 2014. 

horizontal rule