Festival Nacional de La Tambora Festival

Festival (Folclor)

Personaje

 

Festival Nacional de la Tambora

Festival Nacional de La Tambora

San Martín de Loba, Bolívar

Festival, en noviembre

A ColArte

 

 

La tambora es un jolgorio musical que ha sobrevivido en la región de la depresión momposina (departamento de Bolívar) desde hace al menos dos siglos.

“Es un género que viene del río”, dice la cantadora Martina Camargo, que el domingo pasado llegó a San Martín de Loba para la celebración del 25° Festival de la Tambora, que desde hace 30 años se realiza en esta población, con algunas excepciones más por temas de gobernabilidad y de fenómenos de la naturaleza.

Festival Nacional de La Tambora“Es que ni siquiera con tantos problemas de orden público y del conflicto armado se ha dejado de hacer”, sigue Camargo, que es lobana.

“Es que hemos sido resistentes y a través de la tambora se ha ido consiguiendo paz y convivencia. No veía la hora de llegar, porque además del festival viene diciembre y aquí hacemos las novenas en las calles”, cuenta Camargo, que ha dado a conocer la música de la depresión momposina no solo en el país, donde era poco reconocida, sino en Holanda, Egipto, Bélgica, España y México, entre otros.

En esta edición, se hará un homenaje a Alvaro Enrique Mier Rojas, fundador del encuentro y quien lo sigue coordinando, una faceta que mezcla con la educación.

Y en la competencia oficial estarán grupos de Cali, Medellín, Bogotá, Bucaramanga, Barranquilla y Cartagena; y parejas de baile de Argentina, Paraguay, México, Perú y Venezuela, que mostrarán el canto y el baile tradicionales de sus países y participarán en el espectáculo América le baila a San Martín de Loba.

El objetivo es que antes de que dejen esta población del sur de Bolívar, los foráneos hayan aprendido a bailar las cuatro expresiones de la tambora: chandé, berroche, guacherna y tambora redoblada. A la pareja ganadora se le entregará una tambora de oro, porque
además, San Martín de Loba es tierra de plata y oro.

Y mientras Martina Camargo va por el mundo cantando, señoras como Idelfa Serpa y Ana trabajan con los niños y jóvenes para que esta tradición no se pierda en el tiempo ni tenga mezclas de otros géneros.

“Lo más importante es preservar la tradición, que no la desvirtuemos. Aunque estemos en otra generación, la evolución del folclor debe ser lenta, porque no es una moda. Es como nosotros los cantadores, no somos un boom, somos eternos. Esta música es para siempre”, sigue Camargo.

Ella, que nació cantadora, sabe que el baile cantado de la tambora le llegó de su familia. “Somos una dinastía de cantantes: mi papá, mis abuelos, mis tíos... Y esa esencia incluye haber lavado y pescado en el río (el brazo de Loba que da al Magdalena), corrido detrás de las iguanas y tortugas, montado en canoa, andado la calle descalza. Es que una cantadora no se inventa”, termina Camargo.

El festival tiene el apoyo del Programa para Afrodescendientes e Indígenas de Usaid.
Baile y canto de tambora en San Martín de Loba

Este baile cantado celebra la edición número 25 de su festival, que fue del 14 al 16 de noviembre de 2014.

Tomado del periódico El Tiempo, 14 de noviembre de 2014

horizontal rule