Rudolf Hermann Schrimpff Mampe

Bogota

Fotografos

Figura Humana, Figura

 

Rudolf Schrimpff

fotógrafo


El último vuelo del fotógrafo R. Schrimpff

por MARTÍN FRANCO VÉLEZ, Especial para EL TIEMPO

Ruldolf Schrimpff, fotógrafo y aviador colombiano, realizó la semana pasada un acto heroico que le costó la vida: cuando se encontraba volando su planeador entre Chicoral y Bogotá, remolcado por un avión donde viajaban dos personas más, se dio cuenta de que había una falla técnica en su aeronave.

De inmediato, y consciente de que si no se soltaba fallecerían los tres, decidió desprenderse y dejar que su planeador cayera desde 500 metros de altura. Schrimpff murió de inmediato, pero salvó la vida de los tripulantes de la aeronave.

Así, de manera trágica, terminó la existencia de uno de los fotógrafos más reconocidos en el ámbito nacional. Rudolf Schrimpff nació el 4 de septiembre de 1943 en Bogotá, y, tiempo después, combinó su profesión con una de sus más grandes pasiones: la aviación.

Rudolf consiguió popularidad gracias a su estudio fotográfico -muy famoso en las décadas del 80 y 94-, y a la publicación de libros como Fotografla aérea de Colombia.

"Mi papá fue un hombre lleno de energía -comenta Sebastián Schrimpff, su hijo Parecía indestructible".

Su carrera como fotógrafo empezó mucho tiempo atrás cuando, siendo todavía un adolescente, entró a trabajar en un almacén de fotografía como asistente. La curiosidad que le generó este arte hizo que, tres años después, pidiera un préstamo y montara su propio negocio. Así nació Foto Rudolf.

"Mi padre vivía todos los días como si fuera el último - recuerda Sebastián-. Siempre nos dijo que éramos millonarios porque teníamos tiempo y a muchos se nos olvida que este es el elemento más preciado que poseemos. Con respecto al dinero nos decía que, si bien era necesario para vivir, no debíamos volvernos sus esclavos ni deteriorar nuestros propios valores por conseguirlo".

El accidente que le quitó la vida el pasado 30 de marzo (2005) fue una situación inesperada para sus familiares y conocidos. "Mi padre llevaba cerca de cuarenta años volando -anota su hijo-. Nunca tomaba riesgos y era muy consciente de lo que hacía y del peligro que corría".

Tomado del periódico El Tiempo, 12 de abril de 2005

horizontal rule

 
 

Rudolf, de padres alemanes, pero rolo de nacimiento y alma, fue una persona directa, concreta, organizada y fenomenalmente eficaz. Desde los 16 años tuvo 2 pasiones y desde niño tomó la resoluciónde vivir de ellas y para ellas. La primera era la fotografía, y desde su primer empleo en Foto Iris, se esforzó con la tenacidad de un teutón para convertirse en el mejor.

Rudolf fue, durante mucho tiempo, el Papá de la fotografía publicitaria y fotografía aérea en Colombia. Entre sus clientes contaba con numerosas empresas acreditadas en nuestro país. Sus fotos enriquecen libros sobre muy variados temas, desde culinarios hasta precolombinos. Trabajando en la época pre-digital cuando la fotografía de alta calidad exigía placas de 20 x 25 cms y presentaba retos que hoy día difícilmente recordamos, tenía 14 cámaras diferentes, cada una apropiada para cierto tipo de trabajo. Aunque empezó a trabajar con cámaras digitales desde el inicio de esta tecnología, mantenía cierta nostalgia por la calidad de la fotografía análoga y los conocimientos que implicaba.

Su otra pasión era volar. Volar en cualquier cosa, en cualquier caso y a toda costa, pero principalmente, usando las corrientes de aire ascendente en un planeador (deporte conocido como el vuelo a vela).

Para aprender del vuelo a vela y perfeccionar sus conocimientos de la fotografía viajó a Alemania en 1.965, cuando tenía 21 años. Desde entonces pasó más de 6.000 horas en el aire. Rudolf fue el único Colombiano que ha competido por Colombia en éste deporte. En 1.978 voló en un campeonato internacional en Chile con la participación de casi un centenar de pilotos de todo el mundo. Fue un gran instructor tanto de aviones de motor como de planeadores y cuando se hizo Oficial de la Reserva (donde obtuvo el grado de capitán) dedicó semanas y hasta meses de su tiempo para enseñar el vuelo a vela a muchos oficiales de la Fuerza Aérea.

Rudolf fue una persona generosa, integra, sensible, amigo incondicional, que disfrutó intensamente de la vida; así lo recuerdan sus colegas, sus empleados, su familia y todas las personas que tuvieron el placer de conocerlo.  

Sebastian Schrimpff
Tomado de  http://www.asofoto.com/ExpoRudolfSchrimpff/rudolf_schrimpff.htm