Leniz, Lenis Santana Maza

Cartagena, Bolivar

Modelos, Artistas Visuales

Personaje

 
Lenis Santana, modelo, pintora

Leniz Santana Maza

Lenis Santana

modelo, artista visual

Lenis Santana, modelo, pintora
 


www.mundoentransito.blogspot.com

http://www.flickr.com/photos/lenina-menina/sets/

http://www.flickr.com/photos/modelo_de_arte_santana/sets/

http://www.flickr.com/photos/cosasanta/sets

 

   
 
1963 - Cartagena

Leniz Santana es modelo de arte profesional, con una amplia trayectoria en esta profesión.  Ha servido de modelo para artistas en Italia y Colombia.

Se presenta una selección de imágenes de obras ejecutadas por artistas colombianos con Leniz Santana como modelo.

 

BenOyy27.jpg (67420 bytes)

CopPxxx1.jpg (34431 bytes)

DurJxx06.jpg (46188 bytes)

 
Un día cualquiera la barranquillera Lenis Santana Maza fue sorprendida con una propuesta que nunca le pasó por su mente: posar desnuda para transmitir arte. Por un momento el susto y la timidez -propios de una familia tradicionalista y conservadora paralizaron su respuesta. Finalmente lo visualizó como un reto profesional y así lo asumió. Hoy es una de las contadas modelos anónimas al servicio del arte en nuestro país. Ella es una cartagenera criada en "La arenosa" y radicada hace diez años en Santafé de Bogotá, con mucho sensualismo, paciencia, gusto por el teatro y la danza, que da rienda suelta a la imaginación de un pintor o un fotógrafo (como Javier Díaz Granados). No lleva la cuenta del número de obras que tienen el sello de su armónica figura. Tampoco sabe con qué ojos la observan. Sólo tiene un pensamiento muy claro y es que "mientras uno tenga algo que expresar, el modelaje artístico siempre estará presente".

Tomado de la Revista Cromos No.4077, marzo 18 de 1996

horizontal rule


 


"Amplié el intelecto desde mi desnudez"

Todas las paredes de la casa materna de Lenis Santana, en el barrio Boyacá de Barranquilla, están cubiertas con la figura de esta mujer. Son más de 50 obras, entre óleos, dibujos, fotografías y hasta esculturas, que la muestran en distintas posiciones y formas. En todas aparece sin prenda alguna, pues su oficio es ser modelo de desnudos para el arte.

Lenis Santana, modelo, pintora"Esto no es un trabajo que se trata solo de quitarse la ropa y ya. Se tiene que saber manejar el cuerpo, mover las manos y proyectarse, para que el artista logre captar lo que busca en uno", dice la morena que lleva 23 años en esta labor.

Lenis comenzó siendo modelo comercial y de modas -recuerda haber estado en desfiles para la diseñadora Amelia Toro y en uno que otro Leather Show-. En los últimos diez años ha trabajado al frente de los caballetes en escuelas de arte o estudios de pintores en Europa.

A Italia viajó después de posar por 13 años frente a la mirada de maestros nacionales como Ángel Lockhart, Pilar Copete o Darío Ortiz. A la casa de este último y su esposa, Santana llegó a Florencia. En esa ciudad logró trabajar en la Escuela Charles Cecil. "Pagaban entre 20 y 30 mil liras la hora, algo así como 10 y 15 euros". Luego se posicionó en el medio, gracias, según ella, a su "voluptuosidad renacen tista".

"No considero que tenga el cuerpo más bello, no estoy exhibiendo la perfección, soy consciente de que tengo cosas negativas, pero sé jugar con la armonía del movimiento. El sentido estético y la educación que me ha dado mi trabajo como modelo es grande. Amplié mi intelecto desde mi desnudez".

Entre Roma y Madrid

Santana, que ahora tiene 43 años, pesa 60 kilos y mide 1 metro 68 centímetros, explica que ha tomado su trabajo como una profesión y no como un oficio para ganarse unos pesos en su tiempo libre. "Me he metido no solo asumiendo interpretaciones para artistas sino apropiándome de la historia del arte y eso me ha dado soltura".

Así fue invitada por la pintora italiana Simona Dolci para ser su modelo en un trabajo que desarrolló la artista. "Posé 168 horas para ese cuadro. Fue un año en el que ella hizo un análisis exhaustivo de lo que es la luz y teníamos que esperar las condiciones necesarias. Cada sesión duró como mínimo cuatro horas".

La modelo, que de niña soñaba con ser psicóloga, agrega que estas jornadas recienten su cuerpo. "Todo ese tiempo se siente en la espalda, las rodillas y piernas". Para contrarrestar eso hay que tener buen estado físico. Por eso ella, todos los días, hace hora y media de gimnasia.

Luego de Dolci, Santana trabajó con pintores de la India, Japón, Estados Unidos y Corea, entre otros. La barranquillera destaca que lo que más le gusta de su oficio es la participación con los artistas. "No so lo es es oír: `Mira necesito que lo pongas en esta posición, pon la mano aquí.... Ellos dan una idea de lo que quieren y la buscamos. Detesto ser el objeto de una persona y en este trabajo es muy fácil sentirse así. Hay que verlo como que otro toma tu cuerpo para crear".

Después de estar en Florencia por tres años, donde, de acuerdo con ella "se agotó el mercado", se mudó a Roma. Allí se matriculó como modelo oficial de la Academia de Bellas Artes, donde le pagaban entre 30 y 40 euros la hora. En esa ciudad estuvo hasta el año pasado.

Otra invitación, esta vez para posar en un curso que daba el escultor español Venancio Blanco, la llevó a pensar en España como su más cercano futuro. Después de eso recibió una oferta de la Escuela de Bellas Artes, en Madrid.

Por eso regresó a Colombia, para sacar su visa de trabajo en ese país y volver, a media os de julio, al Viejo Continente. Allá espera seguir haciendo lo mejor que sabe: pararse frente a un caballete y dejar que la mano del artista cree.

"Lo que más me gusta de mi cuerpo es mi expresividad -finaliza-. Saber qué hacer y hasta dónde puedo llegar. Sé que en esta profesión no debo asumir una posición para que se me vean bonitos los senos o el trasero. En este oficio las posiciones se mueven en otras estéticas".

horizontal rule

A los 23 años:

"Comencé por casualidad hace cinco años. Empecé en fotografía y luego pasé a posar para pintura y dibujo. En la Asab me contrataron un año, por 800 mil pesos mensuales. Luego trabajé en la Universidad Javeriana, los Andes y actualmente estoy en la Tadeo Lozanó. Este semestre llegué a posar 11 horas seguidas en un día. Lo bueno de esto es que el oficio lo ayuda a conocer el cuerpo".

horizontal rule

"Al crear David Manzur su academia de artes, en 1969, me llamó para ser modelo de sus estudiantes. El pintor Juan Antonio Roda, de la facultad de Bellas Artes en los Andes, me llevó para seguir haciéndolo allí. Al principio fue algo alterno, pero con los años se covirtió en mi profesión. Recuerdo haberle posado al mismo Roda, a Margarita Monsalve y a Luis Caballero, cuando este terminaba su carrera.

"La sociedad no lo educa para vivir con tu propia desnudez sino todo lo contrario, lo educa para avergonzarte y tenerle temor a tu cuerpo".

Tomado del periódico El Tiempo, 10 de junio de 2007

horizontal rule

 

Lenis Santana, pintora: exposición Palimpsesto (2013)

Barranquillera, modelo de artistas que se convirtió en artista, expone por primera vez en Colombia, con curaduría del escultor Augusto Ardila.
 
pintura por Lenis SantanaFue en Roma, Italia, donde comenzó su transformación en artista. Allí, del 2004 al 2007, participó en tres exposiciones colectivas y tuvo una individual.  
"Mi vida artística se remonta a mi incursión en el oficio de modelo de arte a mis 20 años en Bogotá", relata.
 
"Aquel constante contacto con las artes y sus ejecutores me estimuló sensitiva e intelectualmente, provocando en mí la necesidad de hacer mis propias intervenciones".
 
Viajó a Europa, y al tiempo con su trabajo de modelo, empezó con la fotografía.
 
Poco después, el Ministerio del Bien Cultural de Italia le otorgó por primera vez el carné de artista a una modelo, que resultó colombiana, barranquillera, Lenis Santana.
 
"Fue un hecho de gran orgullo y satisfacción", dice, tras su paso por España, de regreso a su ciudad natal.
 
Palimpsesto se titula su exposición en la serie de Color de Colombia para sus 223.000 seguidores en Facebook y los lectores acuciosos de eltiempo.com, elpais.com.co, elheraldo.co y eluniversal.com.co
 
"Exploré varias técnicas de arte hasta llegar al Palimpsesto, que es la técnica con la que he venido trabajando los últimos años.
 
La cancelación y la reintervención me han dado los elementos suficientes para expresarme y seguir con un desarrollo conceptual que es el principal objetivo de un artista".
 
En palabras del escultor santandereano Augusto Ardila, curador invitado de esta exposición, "Lenis observa la realidad, en sus múltiples manifestaciones, la decanta y se lanza a tratar de entenderla y hacérnosla entender.
 
¿Cuál es su medio? Encuentra que muchos aspectos de esa realidad se han plasmado en imágenes, en fotografías, impresos, revistas, etc.
 
Su mirada a esa imagen no es gratuita ni superficial; cuenta con la capacidad de hacer que esa imagen adquiera otra condición de vida.
 
Habla de palimpsesto, memoria, recuerdo... que son vehículos verbales y conceptuales que nos guían al interior de un mundo extraño, pero, al fin y al cabo, nuestro!!"
 
De las 28 obras de esta exposición, Lenis habla con especial emoción de Itus et reditus (de junio de 2012), "un cuadríptico de postales de 12 x 16.5 intervenidas con la técnica de palimpsesto y reintervenidas con técnica mixta.
 
Expuestas en París, Barcelona, sumergidas en el mar Mediterráneo, río Tiber, río Tajo y río Sena. Representan un recorrido por los cuatro países con más significado en mí: Italia, España, Portugal y Francia (tierra, fuego, agua y aire)".
 
Una emoción que sube si habla de su libro, su biografía artística, que se está editando en España.
 
"Mi vida dentro este cuerpo que se supo de siempre pertenecer al arte se condensa en este libro", afirma.

 
"Sigo orgullosa siendo una modelo de arte, con concepto, respeto, estética y, por encima de todo, con estructura intelectual; sin ella creo que el cuerpo se convierte en un bonito cascarón de limitado tiempo".
 
Modelo y artista. Lenis Santana es de una especie extraordinaria. Y a través de esta exposición, queda al alcance de quienes van y de quienes no van a las galerías de arte, en cualquier momento y desde cualquier lugar.

Tomado de http://www.eltiempo.com/blogs/afrocolombianidad/2013/02/lenis-santana-exposicion-palim-1.php , 2013 

horizontal rule


Miguel Iriarte Diazgranados Biografía del desnudo, el libro de Lenis Santana

Por:
| diciembre 21, 2013

 

 

Lenis por Ouka Leele y Lenis por Ramiro Sánchez

Lenis Santana es una modelo afrocolombiana nacida en Cartagena, y radicada en Barranquilla, a quien desde comienzos de los años ochenta aprendimos a admirar en las obras de Javier Diazgranados y de Roberto Angulo, en las que la presencia del  cuerpo de Lenis, vestido o desnudo, representaba sin duda una aportación definitiva para aquellas obras.

Con el tiempo, Lenis viaja a establecerse en Europa, España e Italia, principalmente, trabaja para estudios de artistas y academias, e inicia una búsqueda creativa para experimentar conceptualmente con su imagen y con la fotografía, en el hallazgo de nuevos rumbos y nuevos matices con su oficio de modelo profesional.

Pero además de empezar a traspasar las líneas fronterizas, de todas formas frágiles, que separan las cosas en el arte, no solo pasó de querer expresarse con la pose en función de ser solamente la modelo de alguien,  para empezar a querer ser ella también modelo de sí misma en un deseo de representación propio, a través del performance, o de la asunción de la fotografía misma en un desdoblamiento en el que la modelo mirada es ahora la que mira.

Pero en todo ese transcurso había estado gestándose también una consciencia crítica que trascendía el oficio de la pose, y que revisaba, reflexionaba, preguntaba, investigaba, conversaba, leía, procesaba y anotaba sobre todo aquello que tenía que ver con el acto profundo de posar para entender más a fondo la significación del cuerpo, dándole vueltas quizá el pensamiento aquel del historiador español Carlos Reyero, según el cual “el cuerpo en el espacio de trabajo se convierte en un extraño instrumento de la creación. Y también es la creación misma. Sugiere el arte y la realidad al mismo tiempo”.

Fue entonces ese otro aprendizaje el que le permitió a Lenis Santana embarcarse en la aventura editorial de hacer un libro en el que, sin ser escritora, pudiera organizar toda una compleja serie de contenidos relacionados con los procesos históricos del arte vinculados estrechamente al cuerpo, al desnudo y a la pose. Así, se puso en la labor de buscar en sí misma, en su largo proceso vital, en los libros, en los otros, las razones y los materiales que le permitieran escribir una biografía del desnudo que estuviera atravesada básicamente por su experiencia: haber aprendido a tener una visión y ser protagonista de la acción y de la función del arte de posar.

 

Lenis Santana, modelo

Este es, por tanto, un libro testimonial. Pero el testimonio aquí se sirve también del testimonio de primera mano de varios amigos artistas, modelos, fotógrafos, actrices, bailarines, pintores, que desde diferentes  disciplinas han sido convocados por Lenis Santana para que aporten las luces de su experiencia con el modelo y con la pose, cuenten sus saberes, compartan sus íntimas preocupaciones con el tiempo y el espacio, y su manera particular de dialogar con el cuerpo. Y que agregan, por supuesto, unas voces que redondean y enriquecen esta provocadora publicación. Son personajes como: María Isabel Rincón (Maloka), Javier Diazgranados, Augusto Ardila, Raquel García, Elena Arcángeli, Simona Pietrosanta, Jaime Tello Torres, Emma Aguirre, María Serna, Zoe Bray, Verónica Vituzzi y Alesio Nieddu.

Y para completar de una manera conceptualmente diferente el carácter testimonial que señalamos, su penúltimo capítulo es un dossier que reseña en orden cronológico la nómina extraordinaria de las más importantes modelos de la historia del arte, desde la cortesana Friné, modelo de Praxíteles en el 328 A.C., pasando por Simonetta de Vespucci y Eugenia Martínez Vallejo, Héléne Foument, Cayetana de Silva y Álvarez, Jane Burden Morris, Sara Bernhardt, Rosita Mauri, Camille Claudel, Clotilde García Castillo, Lina Cavalieri, Alma Mahler, Ida Rubinstein, Guadalupe Marín, y las más recientes Amanda Lear, Sue Tilley y Helga Testorf, entre muchas otras.

Este libro, que acaba de ser publicado en octubre de 2013 en Madrid, con el auspicio de la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas del Ministerio de Cultura de España, no tiene, a pesar de su pormenorizada indagación acerca del cuerpo, la belleza, el espacio, el tiempo, el modelo, la pose y el desnudo, una pretensión científica en los términos en el que la supone cierto rigor académico de la investigación. El proceso de construcción de su ambicioso contenido acude a una manera mucho más personal de relacionarse con la información universal y con las ideas de los otros, ajustándola siempre a las necesidades de expresión de un proceso experiencial que quiere ser comunicado.

El resultado es un libro de 315 páginas publicado por Clan Editorial de España, profusamente ilustrado y con una muy bien curada iconografía, con el que sin duda nuestra Lenis Santana nos asombra con un esfuerzo y empeño en el que había estado consagrada desde hace muchos años y que sobrepasa en mucho las expectativas de quienes estábamos a la espera.

Tomado de http://www.las2orillas.co/biografia-del-desnudo-el-libro-de-lenis-santana/#.UrYcRNwBkwg.facebook ) , 2013 

horizontal rule

 

El arte de posar

por Sara Malagón Llano

 

Libro Vision, accion y funcion del Arte de PosarEl oficio de modelo de arte es tan antiguo como el arte y los artistas. En la antigüedad, los pintores y escultores modelaban ante otros artistas, y esa era una parte tan importante del proceso de aprendizaje como el desarrollo de actividades manuales para la comprensión del cuerpo humano, la representación de sus formas y proporciones. Además, los griegos se ejercitaban desnudos. Los cuerpos expuestos públicamente eran parte de su cotidianidad y de su mundo, y servían como imagen constante para la representación artística. Sin embargo, en la antigua Grecia aparecieron los primeros modelos, como es el caso de la famosamente bella Friné.

La desnudez desapareció en la Edad Media con la difusión del cristianismo y reapareció en el Renacimiento, con. el redescubrimiento de la estética clásica. Entonces, los modelos de los artistas eran sus amigos. Es famosa la historia de Rafael y su amante y modelo Margarita Luti (La Fornarina), relación arquetípica modelo-artista de la tradición occidental.

En el Renacimiento apareció formalmente el oficio, para el estudio de la figura humana en las escuelas de arte, pero los modelos en la academia solo fueron hombres hasta el siglo XIX.

El estatus de los modelos que hacen desnudos ha fluctuado de acuerdo con el valor y la aceptación de la desnudez. En la era cristiana los genitales de las representaciones se tapaban con hojas o mantas, y en la Inglaterra victoriana el cuerpo desapareció casi por completo. Sólo en el París bohemio del siglo XIX, con los movimientos artísticos que sirvieron de antesala a las vanguardias, el cuerpo reapareció, completamente expuesto. Es el caso de Victorine Meurent, pintora y modelo de obras como la Olympia y el Almuerzo sobre la hierba de Manet.

Pero aunque el cuerpo apareciera de nuevo, no volvió exento de prejuicios y valoraciones morales. Las modelos de los impresionistas, expresionistas y cubistas eran en su mayoría prostitutas, y muchas otras, sus amantes. Un halo de sexualidad y mala reputación acechaba el oficio, que con el tiempo ha luchado por profesionalizarse y desligarse de sus propios mitos. Como bien dice el historiador y crítico de arte James Elkins, en nuestra sociedad el cuerpo desnudo siempre va a tener una connotación erótica y pretender algo distinto es una ficción. Pero un desnudo no es necesariamente vulgar o pornográfico. Tenemos esa idea demasiado arraigada en nuestras mentes, cosa que hace dificil el trabajo de quienes se dedican a posar desnudos. Tal vez mirar este oficio en detalle, apreciarlo, conocerlo, nos permita seguir en el camino hacia una apreciación más humana y menos trascendente de nuestra propia materialidad.

El modelaje artístico no ha dejado de ser un oficio difícil, no solo por los prejuicios que sobreviven, sino porque en muchas escuelas contemporáneas se ve como algo que ya no es necesario para crear.

ELenis Santana, modelo profesionaln principio se pensaría que posar es una simple colaboración, pero en realidad se trata de un trabajo que tiene sus propias bases de ejecución y que goza, de alguna manera, de cierta independencia. Al posar, el modelo no es un objeto, el modelo propone, y el oficio mismo está cargado de métodos y técnicas particulares. El artista, además, tiene una conexión especial con el ente vivo que está frente a él, que respira, casi imperceptiblemente, mientras trata de sostenerse, de mantener una posición específica por largos períodos de tiempo. Hay algo en ello que se diferencia de tener al frente un objeto inanimado. Algo sucede allí, y algo, sustancialmente distinto, logra comunicarse.

Eso es lo que cuenta Lenis Santana, una modelo cartagenera, en su libro Biografía del desnudo: visión, acción y junción del arte de posar, publicado en España a finales del año pasado.

Santana comenzó siendo modelo de moda y publicidad, y luego vivió diez años en Italia y otros cinco en España. Allí se involucró con los artistas y posó para ellos. En el libro, que es una especie de recorrido por los trabajos que ha hecho, los principios y dificultades del oficio y los personajes que ha investigado y encarnado, afirma que el modelo no está allí para que se lo retrate fielmente y convertirse así en el protagonista de la obra. Su cuerpo es más bien la materia prima, la imagen que lleva a la idea, las formas que llevan a la representación. Y, más que eso, el modelo explora con su propio cuerpo y con la capacidad que tenemos los seres humanos de expresarnos sin palabras para que el otro, el que observa y retrata, saque de allí lo que deriva de la mano de la otra propuesta, esa que pone a andar el proceso de creación.

Tomado del periódico El Espectador, 22 de febrero de 2014 

horizontal rule