Dora Franco

Medellin, Antioquia

Fotografos, Modelos (Social, reinados, farandula)

Figura

 

Dora Franco 

http://www.dorafrancophoto.com/

fotógrafa, modelo, actriz

 

Vea iconografía de Dora Franco en ColArte

   
 


Actriz - filmografía
(1990s) (1970s)

  1. Passagem por Lisboa (1994) .... Ambassadress
    ... aka Passage to Lisbon (1994)
  2. Tarde, un lunes, Una (1971)

 

  Información cortesía The Internet Movie Database. Con permiso

 

horizontal rule

 

1945 - Nace en Medellín , Colombia

ESTUDIOS

1964 - 1967 Escuela de Bellas Artes Uniandes, Bogotá

1968 - 1969 Los Angeles Arts Institute, EEUU.

EXPOSICIONES INDIVIDUALES

1968 - Galería Colseguros, Bogotá

EXPOSICIONES COLECTIVAS

1988 - "La Fotografía", Museo de Arte Moderno, Bogotá

ACTIVIDADES

1969 - Trabajos realizados para Salvador Dali.

1970 - Trabajos realizados para Federico Fellini

1987 - "María de la Paz Jaramillo", Seguros Bolívar - Realiza las fotografías para el libro.

1988 - "Juan Antonio Roda", Seguros Bolívar - Realiza las fotografías para el libro

1989 - "Santiago Cárdenas", Seguros Bolívar - Realiza las fotografías para el libro (en preparación).

En la actualidad trabaja como fotógrafa para la Revista Cromos; Revista Aló y para publicaciones internacionales como: Town & Country , Harpers Bazzar , National Geographic, entre otras.

Vive y trabaja en Bogotá

Tomado del Folleto: Uniandes 88

 

horizontal rule

 

 

DESNUDO DE ANTOLOGÍA

Los hombres de cierta edad todavía hablan del famoso desnudo que la modelo Dora Franco hizo durante los años 60. Era una época en que el mundo estaba revolucionando y en Colombia personajes como esta bella mujer, hacían lo suyo. A Dora se le recuerda por ser la primera mujer que se atrevió a posar sin ropa para un fotógrafo y en ese momento el escándalo fue de proporciones macondianas. "Yo estudiaba Bellas Artes en Los Andes con Negret y Martha Traba, entre otros, y servía de modelo para las pinturas, así que cuando Hernán Díaz me propuso que me dejara fotografiar desnuda no tuve ningún inconveniente, porque al fin y al cabo tenía mis presitas bien puestas. Obviamente, eso fue un escándalo y todas las señoras de la época me odiaban, mientras que los hombres me adoraban".

Dora dice que en esa época hacer una desnudo era prácticamente sinónimo de repartirlo fácil, así que todo el mundo la veía con esos ojos. "Los médicos me citaban después de las seis de la tarde porque creían que podía conseguir plan conmigo. Sin embargo, y pese a todos los resquemores que existían durante unos años en que el mundo estaba cambiando y Colombia debía acostumbrarse a eso, Dora Franco dice que fueron los mejores años de su vida, gracias a que hacían todo tipo de locuras. "Yo andaba con todos los nadaístas que estaban en pleno auge, así que iba a todas sus fiestas. Era como la mascota de Gonzalo Arango y Eduardo Escobar y hacían unas rumbas históricas. Tomábamos aguardiente y vino, bailábamos el Baile del reloj y ellos fumaban marihuana. Yo, la verdad, nunca pude con eso porque me caía muy mal".

Dice que uno de los planes era ir a La Miel (Caldas), donde cogían hongos, y se hacía un poco de parodia de lo que estaba pasando en Estados Unidos. "En La Miel se organizaban unos conciertos de rock buenísimos, al igual que en la Parque de la 63. Nos la pasábamos oyendo los Speakers y los Rolling Stones".

Esta hoy famosa fotógrafa fue muy controvertida durante esa época y para ella escandalizar era como su droga. "Me ponía unas minifaldas diminutas y los hombres se la pasaban tratando de tocarme las piernas". Recuerda que una vez, durante un Festival de Cine de Cartagena, la encerraron en un calle y no la dejaban salir porque estaba "escandalizando en la vía pública".

Tomado de la Revista Fucsia No. 48, mayo de 2004

horizontal rule

 

 

La modelo colombiana que posó para Dalí

por Gloria Valencia de Castaño

Tres pares de ojos miran mientras me acomodo para la entrevista. Dos pares dibujados por Hernando Tejada, el pintor vallecaucano y pertenecen a sendos retratos de mi interlocutora. El otro par, los suyos propios, los tiene cuidadosamente retocados con negro. Son unos ojos inmensos, almendrados, de mirada muy calma. Los ojos de Dora Franco casi siempre están serios en abierto contraste con la sonrisa permanente de su boca, que tiene un diseño perfecto. Por algo ese rostro suyo que me mira con curiosidad ha sido solicitado por los más famosos fotógrafos del mundo. Cuando le pregunto si la halaga y le gusta ser fotografiada me contesta simplemente: "me gusta pero es fatigante ... ser modelo de fotografías significa horas y horas de estatismo en las que uno no hace nada más que esperar que el fotógrafo haga lo suyo. Yo prefiero el cine. Hay movimiento, hay creación, uno está vivo". 

Dora Franco nació en Medellín y estudió su bachillerato en el Colegio del Sagrado Corazón. Una niña formal de clase media que desfiló a los 16 años en una presentación convencional de Coltejer y se vino luego a la Universidad de los Andes a estudiar arte con Edgar Negret, primer nombre de la escultura en Colombia, y con Marta Traba, la conocida crítica de arte. "Soy escultora; en el único momento en que me siento realizada es cuando estoy con mis trabajos. Este anillo -y me enseña uno de plástico multicolor que lleva extrañamente en el dedo pulgar- lo hice yo; porque también diseño joyas". 

El anillo es el único en su mano izquierda, porque en la derecha tiene uno en cada dedo y cada uno tiene su propia historia.
¿Pero, cuándo Dora Franco saltó al mundo de la publicidad como modelo? "Fue en el famoso desfile del año 2.000 en el Hotel Tequendama. Presenté esa noche los trajes que habían diseñado Omar Rayo, Alberto Gutiérrez y Hernando Tejada. Trajes transparentes, inverosímiles". 

Cerca de mil personas apretujadas en el Salón Rojo vieron esa noche desfilar a Dora que con sus movimientos estudiados, fue la sensación. 

Hernán Díaz, el fotógrafo colombiano especializado en bellezas la puso frente a su cámara y un buen día le propuso: "Dora, me gustaría fotografiarla desnuda". La respuesta no se hizo esperar. Dora aceptó sin reticencia. Para ella, si el cuerpo es bello "debe ser mostrado como una obra de arte de la naturaleza". Y ella sabe que el suyo lo es. Las fotos se hicieron y ahora en la revista de Gonzalo Arango se han reproducido algunas. Después vino una propuesta similar de otro fotógrafo colombiano, Abdú Eljayeck. El quería hacer un libro de fotografía y el cuerpo de Dora era un motivo. Se hicieron sesiones sucesivas. La edición del libro se agotó.  Se montó una exposición en la que se presentaron algunas de las fotografías.  Hubo escándalo, algunos comentarios desobligantes, pero el concepto que a Dora le importaba, el de su mamá, Emilia Restrepo, fue muy favorable a ella, le parecieron "lindas las fotos". 

Dora juega con su pelo largo que ahora lleva encrespado mientras me explica que la opinión de su mamá es 1a única que a ella le importa, la única qúe tiene en cuenta. Dora nota que yo observo sus manos de uñas muy cortas y me dice: "no me como las uñas, las llevó así, a ras; porque si las tengo más largas pierdo la sensibilidad, el tacto. Ya lo he probado" 

Cuando Eugenio Evtushenko, el poeta ruso, vino a Bogotá, Dora fue su compañera inseparable. Viajaron juntos por el país, y ella fue su guía constante. "Sí, claro que me enamoré de Genia, pero yo me enamoro de todo. Yo vivo siempre enamorada. No creo que haya otra manera de vivir". 

La etapa siguiente en la vida de Dora fue su viaje a los Estados Unidos. "Quería cambiar. En Nueva York llegué donde Jea Aradiaga, un francés famoso, amigo de Frank Sinatra que tiene una agencia de artistas y vive metido en el mundo de la farándula."Cuando me vio, dijo: yo sé de alguien que estará feliz conociéndote. Eres el tipo de mujer que a él le gusta tener cerca. Fue así como Dora fue llevada un día cualquiera al estudio de Salvador Dalí. "Cuando me vio, tuvo de mí unas vibraciones fantásticas (y Dora cree en las "vibraciones" que se producen entre las personas), y se dirigió a mí, diciendo: ¡Oh Clitemnestra! A partir de entonces yo estaba a ratos en su joyería de Saint Regis, o en su estudio mientras me dibujaba. Por la tarde tomábamos el té con una corte de gentes siempre nuevas a las que él invitaba". 

Un movimiento de Dora ha puesto al descubierto una serpiente de metal dorada que lleva puesta alrededor del muslo. Yo se la comento, como es lógico. ".Me la puse para mostrártela, Dalí la diseñó y me la regaló. Se puede llevar alrededor del cuello o
en varias vueltas en el brazo porque el trabajo de metal articulado lo permite, pero originalmente está creada para llevarla en lo alto de la pierna" . 

Dora con sus seis anillos sigue jugando. con su pelo. Lleva medias negras, zuecos de madera y cordones entrecruzados hasta la rodilla y .falda muy corta. Se :imponé hablar de Dalí. 

. . . es realmente el único personaje surrealista que yo creo que existe. No es loco, ni excéntrico, como la gente cree, no juega á ser distinto. Es que efectivamente lo es. Una vez estábamos en el Saint Regis con Mia Farrow tomando té ,y llegaron unas gentes del Brasil; a quienes él había invitado y le entregaron unas mariposas disecadas que le traían como presente. Dalí quedó maravillado de la belleza y los colores, y le propuso a Mia que se comieran las más lindas de todas, untadas con un poco de miel.  Mia aceptó y yo asistía este ritual que es un desarrollo de la filosofía que Dalí. me había explicado en varias ocasiones: El cree que si-uno ama algo o le gusta de verdad, debe comérselo para hacerlo parte de uno mismo. (Dalí sostiene que el canibalismo es una de las manifestaciones más evidentes de ternura)". 

"Pocos días antes del incidente de las mariposas se le había muerto un pequeño tigre que era uno de sus animales favoritos, y cuando se cercioró de que no había sido nada infeccioso, invitó a un grupo dé sus amigos más queridos a una cena de tigre". Mientras Dora recuerda se le ilumina la mirada. Yo pienso si todo esto hizo que olvidara al poeta ruso y se lo pregunto naturalmente. "Me pasó algo increíble. Una noche Dalí me llamó para que fuera a comer con un grupo de amigos. Yo no sabía quiénes eran. Al llegar distinguí a Ultra-violeta, una amiga común y a su lado un hombre rubio que daba la espalda. Cuando pude verlo de frente casi me desmayo: era Evtushenko.  Había llegado a Nueva York en una de sus escapadas de Rusia u había ido a conocer a Dalí. Fue. otra noche inolvidable. De pronto se enfrascaron los dos en una discusión apasionante e interminable. Dalí sostenía que en aras de la belleza podía sacrificarse todo. El ruso no estaba de acuerdo. Cuando Dalí afirmó que él, si en sus manos estuviera, sacrificaría la humanidad con tal de ver la belleza rutilante del hongo atómico,  en ese momento Evtushenko, después de increparlo en varias lenguas salió del salón, y terminó ahí la amistad que acababa de empezar".

Fue el propio Dalí quien introdujo a Dora en el mundo de los grandes fotógrafos norteamericanos. El la llevó adonde Hallman. Así empezó a ser solicitada por distintos estudios. Pero ella asegura que en Nueva York se asfixiaba y se trasladó a San Francisco. " . . . la única ciudad de los Estados Unidos en donde es posible vivir". Allí hizo cine. Apariciones cortas, pequeños papeles, y por fin enrolarse en la troupe de Fellini. Hizo parte del grupo de actores de Roma-Roma y su rostro y su figura fueron elogiados por los comentaristas. Trabajó luego con Steven Arnold y con Frank Copola. En San Francisco volvió a sus estudios de Arte y se matriculó en la Universidad.

Vivía bien porque sus fotos como modelo eran bien pagadas. Su rostro fotografiado por Avedon apareció en "Vogue". Más tarde, "Bazaar",otra famosa revista de modas, la tuvo también en sus páginas y "Sacks" la presentó con sus colecciones de verano. Mientras repaso las publicaciones y verifico con mis propios ojos todo .lo que cuenta, surge la pregunta obvia: ¿Por qué teniendo todo esto, habiendo logrado figurar, ser famosa, porqué regresó? . . . . . . un día sentí que eso no era mío, quería respirar aquí, me sentía terriblemente cansada". 

Y Dora Franco regresó y decidió con su hermana Gloria montar un taller de confecciones. Atrás quedaban el poeta ruso, el
pintor español, el director italiano, los fotógrafos gringos ... Compraron unas máquinas de coser industriales y como Gloria sabe coser y cortar y entre las dos tenían ideas para los diseños pues montaron su taller de confecciones. 

Y ... qué pasó? "Pues que eso no marcha, no va a marchar sencillamente porque no tiene ritmo! ! ! ".

Yo anoto el gesto enfático de Dora y doy por sentado que el taller de confecciones es un soberano fracaso. Es difícil imaginar a Dora en este papel de empresaria doméstica. Ella se da cuenta de que me he quedado sin preguntas, y dice: "No creas que no he hecho nada más. Acabo de terminar hace solo unos días una película dirigida por Alberto Giraldo y con cámaras de julio Luzardo. Mi compañero de actuación es Miguel Torres. Hemos filmado una historia extraña y linda. Un trabajo muy libre, de conjunto, todos hemos participado, y ha sido algo realmente excitante. Ya verás". Ya veo ... ya me lo suponía.

No me cuadraba esta muchacha con una culebra de Dalí alrededor del muslo, dándole pedal a una máquina de coser.

Tomado de la Revista Cromos No.2804, 18 de octubre de 1971

horizontal rule

 

Musa de Dalí

Durante un desfile de esta llanera en un almacén de Cartagena, la gente se enloqueció y tuvieron que cerrar pues todos querían tocarle las piernas. Eran los tiempos de la minifalda "tan ancha como un cinturón". El furor de Dora se vivió en los 60 y 70, tiempos de paz, amor y margaritas en el pelo. Su fuerte fueron los desnudos y fue una de las musas del lente del maestro Hernán Díaz.

Su carrera se desarrolló en E.U. y Europa, posando para diseñadores y fotógrafos como Irvin Penn, Richard Avedon, De la Renta, Valentino, Paco Rabanne, Emilio Pucci y revistas como Vogue y Harpers Bazaar.

Son famosos sus cuentos de modelaje con el pintor surrealista Salvador Dalí, que fue su amigo. Hoy es una consagrada fotógrafa.

Tomado del periódico El Tiempo, 14 de agosto de 2005

 

horizontal rule

 

 

Dora Franco jamás pensó que la serie de desnudos que le hizo Hernán Díaz la iba a hacer dejar el país. Eran los finales de los 70 y el fotógrafo la había descubierto en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de los Andes, donde estudiaba, como modelo de desnudos para los estudiantes de pintura. Pero tampoco pensó que en Estados Unidos iba a llegar a la fama tras convertirse en modelo de Salvador Dalí y Andy Warhol y ser fotografiada, entre otros, por Richard Avedon. Se especializó como fotógrafa de modas, lleva viviendo cinco años en España y es actual colaboradora de revistas europeas de gran importancia y prestigio, como Vogue.

Tomado de la Revista Semana Edición No. 1224, 17 de octubre de 2005

horizontal rule

 

 

La leyenda del destape

Dora Franco estudiaba Bellas Artes en la Universidad de los Andes y servía de modelo para sus compañeros, cuando Hernán Díaz le propuso que le permitiera fotografiarla desnuda. No se aterró y lo hizo. Luego recibió una oferta parecida de Abdú Eljayeck, que también aceptó. De allí salió un libro de fotografias cuya edición se agotó, y Dora Franco pasó a ser una de las más controvertidas de su época. Las mujeres la criticaban y los hombres la deseaban:

"El desnudo es un ejercicio de la vida diaria que todo el mundo debería hacer, es sentirse bien con uno mismo. Sin embargo fue muy duro tratar de romper este esquema, la sociedad y la cultura colombiana no estaban listas para eso. Lo bueno es que me hizo salir de Colombia". Así fue como la presión que generó el escándalo llevó a Dora a vivir experiencias inolvidables

Tomado de la Revista Jet-Set, edición No. 100, 10 de junio de 2006 

horizontal rule

 

 

Dora Franco, fotografa

 

Dora Franco, un retrato puro

Una mujer talentosa desde todos los ángulos y encuadres. Dora empezó su carrera como modelo en Colombia, labor que poco a poco la fue impulsando a destinos internacionales como Estados Unidos y Europa, y a trabajar junto a grandes iconos como el maestro Salvador Dalí, en Nueva York. Tal ha sido su proyección y profesionalismo que incursionó en el mundo de la fotografía luego de haber estudiado en el San Francisco Art Institute, de California.

Potencializó el arte del desnudo fotográfico otorgándole un enfoque artístico y sensual, tanto como modelo como fotógrafa. Actualmente sigue ejerciendo el arte de la opturación y en su portafolio cuenta a grandes famosos como Juanes, Shakira, Ricky Martin, Naomi Campbell, Elton John y muchos más, y colabora en importantes publicaciones como ¡Hola! y Aló, dedicada a la moda y la belleza.

Tomado de la Revista Elenco No.108, 6 de diciembre de 2012 

horizontal rule