Sandra Cabrales

Diseñadores de modas

Modas

 
CabS17800.jpg (29803 bytes)

Sandra Cabrales

Diseñadora de modas

Imagenes adicionales en ColArte

CabS17802.jpg (64373 bytes)

De Carrusel

Lo esotérico, el mundo indígena, Frida Kahlo, los símbolos patrios, los cantantes de rock... muchas son las fuentes de inspiración de esta joven diseñadora de modas para quien la formación visual, el estudio de lo que está pasando o lo que ya pasó, resulta fundamental.  Todo el background cultural que se halla en la base de sus creaciones hace que el impacto inicial, al verlas, esté garantizado, así como el hecho indudable de que su ropa no podrá dejarnos nunca indiferentes: «Yo he llamado retrovanguardista la línea que trabajo- es retro porque muchas veces me inspiro en algo viejo, por ejemplo en el estilo Luis XVIII y todo su mundo visual, pero también es vanguardista porque todo aquello lo traslado a nuestra época y también al futuro».  Sandra Cabrales sintió afición por la moda desde muy pequeña. «Tengo dos recuerdos nítidos de la infancia: el primero es que yo misma fabricaba los vestiditos de las Barbies, y el segundo que al ir a misa me gustaba comulgar de última para poder quedarme mirando con calma los vestidos de la gente.  El problema, más tarde, fue que estudiar diseño de modas en el ambiente de mi casa no resultó muy bien visto, mi papá era militar y se oponía a que yo hiciera esta carrera».  A ello se debe que, inicialmente, Sandra se matriculara en Derecho y luego, en Venezuela -aprovechando que su padre se desempeñaba como diplomático allí-, entrara a estudiar Publicidad en Caracas.  Al regreso terminó sus estudios en la Jorge Tadeo Lozano. El paso al diseño fue paulatino.  Mientras trabajaba en la agencia Puma como publicista, Bettina Spitz le propuso ser asistente para algunas de sus líneas de diseño. «Lo primero que hice fue la línea sportwear de Carlos Nieto.  Me entusiasmé tanto con este nuevo mundo que hice cursos en el IDEC y posteriormente de ilustración de moda con Marta Sánchez».  Este último adiestramiento en el dibujo ha sido fundamental para Cabrales, ya que le resulta de gran utilidad poder trasladar al papel –y de ahí a la realidad - las formas que se presentan en su imaginación. «Dibujar mi ropa es un gran placer, y además una manera muy fructífera de trabajar, pues es mucho más práctico ir haciendo allí todos los ajustes».  Fue así como en 1988 montó su propia oficina en la calle 79 y comenzó a diseñar.  El esquema era muy sencillo: simplemente las personas la visitaban y le encargaban algo.  Pero el crecimiento llegó rápido.  En 1989 abrió un almacén y poco después su propio taller en la zona rosa, donde todavía está. «Fue aquí donde empecé a realizar lo que quería; aquí he venido desarrollando mis propias ideas y mi obsesión por la investigación».  Para Sandra Cabrales hacer ropa significa investigar, explotar las posibilidades plásticas, visuales, evocadoras de una idea; de ahí que ella sostenga algo que puede sonar sorprendente: «En realidad, yo no creo que haga moda.  Moda es lo que se vuelve masivo, lo que mucha gente quiere llevar puesto, y yo estoy al margen de eso.  Más aún, creo que lo mío es la antimoda, la libertad, la independencias.   Lo anterior no impide que Sandra Cabrales acceda en algunas de sus líneas a hacer diseños paralelos más fácilmente aceptables para un gusto tan tradicional como el colombiano. «Claro que ahí tampoco me entrego.  Es cierto que son líneas más clásicas, pero no dejan de llevar mi sello, de estar dentro de mi estilo, aunque algo más atenuado».  Las colecciones de Cabrales se renuevan permanentemente pues cada dos meses y medio su almacén exhibe una nueva línea. «Esto lo puedo hacer porque yo no manejo stock ni trabajo en grandes volúmenes; en realidad hago una sola pieza por talla y cuando saco una colección ya estoy inspirándome para la próxima.  Lo mío, como ya dije, no es lo masivo ni lo imitativo: lo mío es lo mío».

Tomado del libro La Moda en Colombia, Ediciones Alfred Wild, 1994

horizontal rule

Estudió Publicidad producción de Televisión en la Universidad Jorge Tadeo Lozano pero desde hace diez años está dedicada al diseño. Desde su Taller de Moda Cabrales, ha desarrollado su línea Vanguardia, y Prét á Porter. Propone tanto siluetas masculinas, como muy femeninas, manejo de asimetrías, trabajo patchwork, y cortes al sesgo que se ajustan al cuerpo envolviéndolo. Los materiales que utiliza son lana, algodón, nylon y tejido de punto en colores como el rojo, el naranja, la gama de azules y verdes. Todas las prendas que mostrará en BOGOTÁ FASHION ~ 100% nacionales de Textilia. Ha participado en diversas ferias en el mundo como las Alemania, Estados Unidos, y por supuesto Colombia.

Tomado de Bogota Fashion, suplemento de El Espectador, marzo 20 de 2001