MODAS Historia de la moda

Diseñadores de modas (Moda, pasarelas, trajes tipicos, diseñadores, fotografos)

Modas

 Colombiamoda

Ultima moda en Medellín

Modas
 


2002:
Colombiamoda marca la pauta

Del 13 al 15 de agosto (2002) Medellín será la capital de las modelos con medidas perfectas, compradores, expositores, diseñadores y, además, generará 10.000 empleos directos e indirectos gracias a la edición número trece de Colombiamoda.  Alicia Mejía, directora de la feria y de Inexmoda, la única entidad en Colombia que ha efectuado 26 ferias especializadas para el sector textil y de confecciones, viaja durante todo el año para divulgar, vender y conseguir recursos para la realización de este evento. 

En sus 12 ediciones ha logrado reunir a 2.459 expositores, 5.000 compradores internacionales, 105.830 visitantes del sector, 12 foros de conceptos de moda y 182 desfiles. Este año, aun con mayor disposición e impulso, Colombiamoda ha construido un nuevo pabellón en el Palacio de Exposiciones y Convenciones de Medellín. Son 3.200 metros cuadrados que costaron 40.000 millones de pesos. El pabellón albergará 4.000 personas en promedio. 

En dos carpas con capacidad para 600 personas se presentarán 20 desfiles. Entre los más esperados están el de Bellsouth, que mostrará todo sobre vestidos de novias; y el de pasarela Orbitel. Este año, además, se destacan los desfiles de María Elena Villamil, María Luisa Ortiz, Amelia Toro, Lina Cantillo, Claudia Abuchaibe, Olga Piedrahíta, Argemiro Sierra, Judy Jazbún, Julieta Suárez, Paula Andrea Betancur y Silvia Tcheras si, que presentará su colección primavera-verano 2003. También participarán nuevos creadores como Claudia Eusse, de Barranquilla; Diana Loaiza y Carolina Bernal, de Bogotá; y Ana Cristina Soto y Carlos Valenzuela, de Cali. 

Colombiamoda se ha convertido en una leyenda de la moda. Así lo reconocen personalidades como Alain Hivelin, presidente de la casa de moda de alta costura Pierre Balmain de París, quien ya pudo apreciar, en versiones anteriores de la feria, la propuesta de nuestros diseñadores. Oscar de La Renta; Armando Mafud, de México; Margarita Zing, de Venezuela; y Benito Fernández, de Chile, compartieron en pasadas ocasiones sus últimas colecciones con el público. Y gracias a ese impulso internacional, este año Colombiamoda será visitada por los reconocidos diseñadores neoyorquinos Badgley & Mischka, quienes visten a celebridades de todo el mundo. 

El balance general que arroja este gran evento no puede ser mejor, pues no sólo se ha convertido en la feria obligada de Latinoamérica, sino que ha posicionado a Inexmoda, su organizador, como el único instituto de investigación de tendencias, estilos de vida y mercadeo en moda de Latinoamérica. 

Sensibilidad y tendencias 

Inexmoda realiza anualmente el ISCI, Informe de Sensibilidades y Conceptos de Moda, que se asesora de instituciones de pronósticos de tendencias como Here and There, ubicado en Nueva York. De estos estudios salen las bases y tendencias para cada temporada. Esto es lo que viene: 

Lo diáfano. Siluetas fluidas y envolventes que contrastan con decoraciones aplicadas o con el uso de flecos y tiras en la misma tela o en cuero. Los accesorios son elaborados en macramé, el rey de la temporada. 

El vestido en diferentes largos, en capas de bases transparentes sobrepuestas, en siluetas que enfatizan la cintura. 

Lo victoriano. Art nouveau y utilización de técnicas artesanales de decoración como bolillo, bordado inglés, desagujados y encajes. 

Lo bohemio. Letines, volantes, arandelas, cintas, fruncidos y recogidos, todos en siluetas y bases muy femeninas. 

Sastre femenino, un poco más holgado y con talles más bajos, enfatizado por el uso de correas o fajones amplios. Como gran novedad, el chaleco. 

Vestido masculino. El vestido dos botones es fundamental para las siluetas cercanas al cuerpo. Igualmente, las botonaduras en telas de aspecto lustroso e impecable se imponen. Las camisas pueden presentarse con bandas anchas, haciendo que los cuellos sean más altos. Regresa con mucha fuerza el cuello francés que permite un nudo de corbata ancho y la corbata puede llevarse más corta. 

El blanco y negro, positivo/negativo, lleno/vacío, todo tipo de efecto visual y combinaciones gráficas.

Para el hombre, blanco y negro, rayas, rombos y todo tipo de apariencias cercanas al arte óptico. 

El dénim en todas sus formas de uniformes: carpinteros, granjeros, mecánicos y plomeros. En masculino, siluetas cajón un poco ajustadas. Usarán una talla que no es la correcta: o más pequeña, o más grande. 

El concepto de reciclado. Pegar, coser, bastear, pespuntar y bordar. Todo hoy debe servir.

Contemporáneos. Construir las prendas a partir de replantear la forma (moldería) logrando un juego de silueta de apariencia caprichosa, pero definitivamente nueva, muy cercana al origami.

Raíces hindúes. El textil y decoración como abalorios, bordados y recramados son fundamentales para el aspecto hecho a mano de este concepto. 

Raíces africanas. Las pieles de felino mezcladas con diseños gráficos africanos en una silueta ultrafemenina, cargada de fuerza y poder con mucho énfasis en los accesorios rústicos. 

Raíces marroquíes. Venido del Oriente Medio, Bizancio o Marruecos. Sofisticado trabajo de jacquards en el textil, renovando la silueta minimal básica de los años noventa, con un aire de evasión.

Raíces indias americanas. Desde las ataduras hasta los flecos es generalizado el uso de cordones y cintas de cuero o gamuza que aportan movimiento a esta mujer de marcado acento aventurero. 

Raíces hawaianas. El clásico del verano que se renueva en cada estación. Lo hawaiano, no sólo florido, ahora hojarascas, bicolores o multicolores, que fácilmente pasarían por diseños decorativos victorianos para la clásica silueta cajón, de linos o su imitación de algodón. 

Nuevo minimalismo. Siluetas muy simples. Es evidente la holgura de las prendas. Novedad: pantalones tipo baggy con recogidos en la parte inferior de inspiración deportiva. Algodones, linos y mezclas son las bases de este concepto.

Tomado de la Revista Diners No.388, julio de 2002

horizontal rule


 

La Vitrina Vista Año tras Año

En 1990, la empresa lnexmoda comenzó con su feria Colombiamoda, que se convirtió en una de las más importantes del sector en Latinoamérica. Aquí una cronología con sus momentos y cifras más importantes.

Hace diez y siete años nació Colombiamoda, una feria pensada por la empresa Inexmoda para cambiar la imagen de Medellín. Hoy es una de las mejores vitrinas de Latinoamérica para que diseñadores, modelos y empresarios del sector exhiban su trabajo.  Por la pasarela de Colombiamoda han pasado, entre otros, los diseños de Lina Cantillo, Óscar de la Renta, Carlos Pinel, David Garavito, Ricardo Pava, María Luisa Ortiz, Bettina Spitz, Judy Hazbún, Beatriz Camacho, Francesca Miranda, María Elena Villamil, Juan Pablo Martínez, Silvia Tcherassi, Luis Palacios, John Miranda, Julián Posada, Amelia Toro y Olga Piedrahíta.

1990

La primera feria tuvo un área de exhibición de 1.430 metros cuadrados y la participación de 90 expositores ubicados en 144 stands. En ese primer año se registraron 9.627 visitantes colombianos y 17 extranjeros.

1991

Se impusieron las figuras geométricas, la monocromía, los accesorios de acrílico y las figuras sicodélicas. En ese año, según cifras del Instituto Colombiano de Comercio Exterior (Incomex), las ventas de confecciones colombianas se incrementaron en 47 por ciento. 

1992

El evento tuvo 1.420 metros cuadrados más que en años anteriores, repartidos en 207 stands donde hubo 190 expositores. Asistieron 12.800 visitantes colombianos y 279 extranjeros. 

1993

Estaba de moda la pluralidad. Hubo 220 expositores, entre colombianos y extranjeros, 300 stands en 4.000 metros cuadrados y más de 15.000 visitantes. Por las pasarelas desfilaron faldas largas y cortas, blusas con hombros redondos o escurridos, cuellos planos y anchos. 

1994

Fue dirigida, como en años anteriores, a los sectores textil, de confección y manufacturero. Se reunieron, en 32.000 metros cuadrados, 320 expositores de Colombia y Latinoamérica, además de 15.000 visitantes. La feria contó con los diseños de Carlos Pinel, Alfonso Uribe y Luis Bernardo Llano.

1995 

En esta feria se destacaron los estampados con motivos florales, en contraste con rayas y cuadros. Se presentaron 14 desfiles y algunas tendencias: los sastres, el nuevo clásico, jungla urbana, brillantina, juegos de campo y eco Demin.

1996

Hubo más de 27.000 invitados, extranjeros y nacionales. Por la pasarela desfilaron los diseños de Tina Neuman, Carlos Pinel, Silvia Tcherassi, María Luisa Ortiz y Francesca Jassir. En la feria, que reunió más de 200 expositores, se invirtieron 400 millones.

1997

En busca de una identidad de la moda colombiana, desfilaron por la pasarela los diseños de Alvaro Reyes, John Miranda, Ricardo Pava, Olga Piedrahíta, Amelia Toro y Silvia Tcherassi. 

1998

El evento central fue el desfile de los diseños de Francesca Miranda, Julián Posada, Alberto Nieto, Olga Piedrahíta, John Miranda, Alonso Uribe,SilviaTcherassi, Carlos Pinel y Pepa Pombo. 

1999

En la décima versión de Colombiamoda se lanzó Americamoda, que es hoy la Pasarela Orbitel de Moda. El evento tuvo como invitados a Oscar de la Renta; Silvia Tcherassi; Rubén Campos, de Chile, y Ángel Sánchez, de Venezuela. 

2000 La feria contó con la participación de Oscar de la Renta con su colección de la Casa Pierre Balmain de París, al lado de la colombiana Olga Piedrahíta y otros diseñadores internacionales como Armando Mafud, de México; Margarita Zing, de Venezuela, y Benito Fernández, de Chile. Inexmoda invirtió 700 millones de pesos en la organización del evento, hubo 200 expositores y 17 desfiles. 

2001 El grupo de diseñadores estaba conformado por la inglesa Anna Vince, Luis Palacios, María Luisa Ortiz, Judy Hazbún, Bettina Spitz, Gregory Parkinson y Beatriz Camacho. Cinco de ellos, Silvia Tcherassi, AmeliaToro, Juan Pablo Martínez, Julián Posada y Francesca Miranda, se inspiraron en Macondo para rendirle un homenaje a Gabriel García Márquez. La pasarela contó con Cecilia Bolocco como invitada especial.

2002

La Pasarela Orbitel de Moda contó con la participación de la diseñadora colombiana Beatriz Camacho y los neoyorquinos Badgle y Mischka. En ese mismo año, Inexmoda realizó una muestra de su feria en Santo Domingo y Quito. 

2003

Se realizaron 28 desfiles de marcas comerciales y diseñadores. Hubo 380 expositores, nacionales a internacionales, dos pasarelas con capacidad para 600 personas cada una y tres pasarelas internacionales: Pasarela BeII South, Pasarela Orbitel de Moda y Pasarela Vogue. 

2004

A la decimoquinta versión de Colombiamoda asistieron más de 10.000 visitantes y 1.000 compradores, nacionales a interna cionales. Los invitados especiales fueron la española Agatha Ruiz de la Prada, y Ángel Sánchez, de Venezuela. Los diseños nacionales estuvieron a cargo de Judy Jazbún, Pepa Pombo, María Elena Villamil y Hernán Zajar.

2005

La feria contó con 60.000 metros cuadrados del Centro Internacional de Convenciones Plaza Mayor en Medellín. AI evento asistieron 9.500 personas, de las cuales 1.700 fueron compradores del exterior. Por la pasarela desfilaron Ios diseños de Judy Hazbún, María Elena Villamil, Mabel Palacio, Lina Cantillo, Johanna Rubiano, María Adelaida Penagos, JulietaSuárez, Beatriz Camacho, Francesca "` Miranda, Carlos Valenzuela, Hernán Zajar, Silvia Tcherassi, Amelia Toro, Isabel Henao y José Enrique Oñaselfa.

Tomado de la Revista Semana No.1262, 10 de julio de 2006

horizontal rule

 

 

 

COLOMBIAMODA 2006

La nueva era 

Por Lila Ochoa, Revista Fucsia

La última edición de Colombiamoda estuvo marcada por las críticas, unas válidas y otras no. Como lo fácil es criticar y lo cómodo quedarse callado, este resumen de FUCSIA apunta a hacer un análisis procurando no caer en ninguno de estos pecados.

Esta fue la versión del cambio de fecha y de directora. Los cambios desconciertan, pero no necesaria mente son malos. Cada persona tiene su propio estilo de dirigir. Alicia Mejía, quien estuvo al frente de esta feria desde el inicio de Inexmoda, marcó un estilo de dirección. No era, pues, un personaje fácil de reemplazar. Por eso, creo que la nueva directora, Angela Posada, necesita tiempo para ajustar los detalles de una organización del tamaño de la Colombiamoda actual.

Pero un trabajo de 17 años no se puede echar por la borda por cuenta de percepciones. El espacio que se ha ganado Colombiamoda internacionalmente y el cambio de imagen del país, que se ha producido gracias a la prensa internacional, no son poca cosa. Los que critican con tanta ligereza no se dan cuenta de que destruir toma días y construir años. Colombia ha alcanzado una posición privilegiada en el mundo de la moda a nivel latinoamericano, pero esa posición no se mantiene porque sí,  hay que ganársela de nuevo en cada feria, entre otras cosas, porque la competencia está ahí, esperando cualquier descuido para adueñarse de un pedazo de la torta. Y ese querer apropiarse puede provenir de otra ciudad, de otro país o de otro grupo de personas que persiga copiar el éxito de este proyecto.

En esto, como en todo, no hay enemigo pequeño. Por eso, es imperativo huir de la práctica fácil y peligrosa de minimizar la competencia. La Feria del Hueco, hoy Ilamada Moda para el Mundo, empezó como una venta de contrabando, pero ha ido legalizando y mejorando su infraestructura de escenarios y convocatoria.

Es por eso que la industria de la moda puede caer en la tentación de cambiar de escenario si Colombiamoda no le ofrece lo que necesita para aumentar sus ventas. Pero, por otro lado, los industriales también tienen la obligación moral de trabajar en equipo y de comprometerse con la entidad que crearon hace cerca de 20 años. La lucha contra la ilegalidad, la evasión de impuestos y el contrabando tiene que ser un compromiso de todos, no un tema que la mayoría de los colombianos abordan con una doble moral que asombra, pues nos hacemos los de la vista gorda cuando nos conviene y usufructuamos sin ningún reato de conciencia esos entornos que bordean los límites de la ilegalidad.

La feria

Mejoró el área de los stands, donde se negocia, pero los estudiantes de diseño no tienen acceso a las pasarelas. Si queremos crear una cultura de moda y generar nombres nuevos, las universidades deben contar con boletas para los desfiles, pues sus alumnos son los futuros talentos.

Los desfiles de iniciación y cierre privilegian a las personas de sociedad frente a la prensa. Error craso, si no se habla de los desfiles es como si no existieran y ese es justamente el trabajo de la prensa, a quien no le fue entregada oportunamente la información sobre los desfiles, que debe estar disponible en la sala de prensa, en los buses y en los hoteles.

Desfiles, lo bueno y lo malo

Amelia Toro y María Luisa Ortiz para Movistar, decepcionante

Una decepción por cuenta de un montaje pobre. La colección de María Luisa deshilvanada, y la incorporación del trabajo artesanal, que en sus anteriores propuestas había sido excelente, no se vio. El trabajo de Amelia, por el contrario, fue impecable. La sofisticación con la que usó la artesanía y la forma como mostró la evolución del tema de las molas fue impactante.

Por su parte, los cantantes estaban fuera de lugar en la pasarela. La prensa extranjera no está acostumbrada a ver que un desfile se convierta en una rumba, y así lo hicieron saber. Si queremos que nos tomen en serio tenemos que ser serios en el montaje de los desfiles. Lo demás es refrendar nuestra triste fama de república bananera.

Carlos Valenzuela y Lina Cantillo, aceptable

Los únicos diseñadores de ropa masculina mostraron un buen trabajo. Carlos tiene que cambiar el styling o puesta en escena de la pasarela, pues era igual a la que presentó en el reciente Círculo de la Moda de Bogotá. Lina mostró una colección correcta aunque no muy original. Presentó uno que otro corte de pantalones interesante, fue un buen desfile.

Isabel Henao para Swarovsky Mostró una colección impecable utilizando el origami y el teñido de las telas característico de su trabajo. El empleo de los cristales estuvo muy bien logrado, pero tiene que evolucionar en su estilo para no volverse repetitiva.

Johana Ortiz para Palmolive, aceptable

Esta caleña fue una de las novedades este año. Logró hacer un excelente trabajo, especialmente en la escogencia de las telas y de los colores. Le faltó edición a la colección para organizar las salidas, y su único pecado fue la escogencia de las joyas, no se lucían en absoluto.

Colegiatura Colombiana de Diseño para Chocolyne, bueno

Aplausos para este desfile, que constituye un paso importante porque representa la posibilidad que tienen los alumnos de las escuelas de Diseño de Moda de mostrar su trabajo en la pasarela. Sin la participación de estos talentos jóvenes la moda no tendría razón de ser. 

Olga Piedrahíta para Ésika, bueno

Una de los mejores desfiles de la feria. Un poco intelectual para el común de la gente, pero para los conocedores fue un deleite en todo sentido. Un trabajo que, estoy segura, tendrá mucho éxito en el exterior, que es realmente lo importante, pues se trata de conquistar mercados internacionales. Los diseñadores norteamericanos Three as Four presentaron unas prendas interesantes, pero su propuesta parecía más una tesis de grado que el trabajo de unos profesionales, era más una retrospectiva que una colección. Con Olga hubiera bastado.

María Adelaida Penagos para RCN, aceptable

Una colección muy bien concebida, original y bien trabajada, aunque todavía le falta edición. Más no es mejor; y desde luego no lo es en la moda. No funcioné lo de mezclar un trabajo serio con una telenovela, es una falta de respeto con la moda. Los desfiles no son espectáculos de circo, sino la vitrina para mostrar el talento de un diseñador. Tampoco, el compartir la pasarela con 47th Street, que es una marca traída de Argentina y no el trabajo original de las dos personas que salieron a la pasarela a exhibirla. La música estuvo perfecta.

Elia Abuchaibe para FUCSIA, bueno

Esta joven barranquillera fue escogida por la Revista en un concurso en el cual participaron diseñadores de todo el país. Trabajó toda su colección con telas colombianas intervenidas con estampados que le dieron el toque especial. La construcción de la colección estuvo correcta y logró transmitir la magia y el espíritu de la obra de la pintora norteamericana Georgia OKeeffe, su tema de inspiración. Las joyas y los accesorios de Tous se integraron perfectamente a las prendas. Avala este trabajo el hecho de que Elia está nominada para los Premios Cromos como diseñadora revelación.

Hernán Zajar para Clorox, aceptable

Una de las mejores colecciones que ha presentado este diseñador cartagenero. Tuvo un manejo del color impecable, aunque todavía requiere más edición. Se notó más equilibrio en la escogencia de los accesorios, pero tiene que simplificarlos aun más para lograr que las prendas no pierdan protagonismo. Una colección coherente y correcta.

Pepa Pombo by Mónica Holguín para Mazda, medio decepcionante

La segunda colección de esta joven diseñadora estuvo bien, pero no fue muy arriesgada y sí poco innovadora. La mezcla de tejido con tela fue interesante.

Judy Hazbún para In Fashion, decepcionante

Pasó sin pena ni gloria. Esta diseñadora barranquillera debería entrar en un proceso de reflexión para reinventarse, pues su propuesta carece de originalidad.

Salvarte para Aló, decepcionante

Fue la misma pasarela que se vio en el Círculo de la Moda de Bogotá. No es una propuesta muy interesante y se hace necesario un mayor esfuerzo para que del uso de lo artesanal salga algo importante. El hecho de involucrar la artesanía al diseño no es suficiente para que un desfile sea bueno.

Éxito, aceptable

La incursión de las llamadas grandes superficies en el mundo de la moda empezó bien. La colección de Arkitect tenía una buena información de tendencias, buenos acabados y, desde luego, buenos precios. En resumen, es buena, bonita y barata.

Carrefour, aceptable

Una colección actual para esta temporada. Utilizaron una acertada información de las pasarelas internacionales. Falta ver cómo reacciona el mercado, pero empezaron bien.

Leonisa, bien

Como siempre, el mejor desfile de ropa interior. Los 50 años de la firma son un acontecimiento que se reflejó en la pasarela. Tal vez lo único para sugerir es la organización de la entrada de la prensa; que es caótica, la prensa internacional no entiende este trato discriminatorio. 

Gef, aceptable

Desfilaron personajes punk, negritos, blancos, niños, viejos, con un mensaje emotivo. Se vieron prendas básicas en colores neutros y otras de vanguardia pensadas para gente de la vida real.

Bryan Reyes y Beatriz Camacho para Orbitel, bueno

Con una producción impecable y una música perfecta para la ocasión, vimos un desfile maravilloso. Aunque el nombre de Bryan no es muy conocido, su talento habló por sí solo. En cuanto a Beatriz Camacho, se lució no solamente por el diseño de su propuesta, sino por su acertado manejo del color.

Tomado de la Revista Fucsia No. 74, 2006

 

Nota:  ColArte está interesado en complementar el WEB .  Comunicarse con colarte@cable.net.co