Cauca Departamento

Cauca

Ciudades y sitios

Paisaje

 
 

             Vea:

Reinas de Cauca

Artistas de Cauca

 
 
Por su ubicación en el suroccidente del país y con gran variedad de pisos térmicos, puede escoger entre islas y playas en el mar, hasta volcanes como el Puracé. Posee importantes Parques Nacionales y en sus montañas nacen el Magdalena y el Cauca, los ríos más importantes de Colombia. Y si de tradiciones, cultura y belleza arquitectónica se trata, el Cauca parece inagotable, basta con asistir a la Semana Santa en Popayán y conocer la hermosa ciudad o dirigirse a Tierradentro a escudriñar los misterios arquelógicos de los ancestros.

LUGARES PARA VISITAR

Parque Nacional Natural Isla Gorgona. Ideal para ver delfines, cachalotes y otras especies; además, en el segundo semestre del año, el avistamiento de ballenas jorobadas que llegan a reproducirse.

Parque Nacional Natural Puracé. Un lugar mágico lleno de numerosas fuentes azufradas y lagunas donde nacen 4 de los ríos más caudalosos del país, con especies de fauna y vegetación únicas en el mundo.

Morales. Su mayor atractivo es la represa La Salvajina, construida en 1985, con una capacidad de producción de 350 megawatios. Tiene una longitud de 32,7 km a inundó terrenos de los municipios de Suárez y Morales. Ideal para la práctica de deportes náuticos y de recreación, gracias a sus lindos paisajes y alrededores.

San Andrés de Pisimbalá. Ubicado a cinco horas de Popayán y privilegiado por rodearse del Patrimonio Arqueológico que contiene la conocida zona de Tierra dentro.

Tierradentro. En inmediaciones de los municipios de Belalcázar a Inzá. Se caracteriza por la decoración que guardan sus hipogeos, pintados y adornados con figuras rupestres indígenas.

Santander de Quilichao. Se ubica a 85 km al norte de Popayán. Su privilegiada altura de 1.115 mt permite que en las playas del río Mondomo, La Chorrera y los balnearios naturales de San Pedro y Quinimayó se goce de un plácido descanso bajo un agradable clima. Disfrute además de la aventura en la Cueva del Indio.

Guapi. La bahía de Guapi es un lugar de encanto con pobladores afrodescendientes que viven principalmente de la pesca. Cuando lo visite no deje de conocer el puerto, al que acuden decenas de mujeres a lavar ropa en grandes platones y que forman un cuadro muy colorido. De Guapi parten las lanchas hacia la isla de Gorgona.

Silvia. Podrá encontrar la riqueza cultural de los guambianos, quienes los martes se reúnen para realizar el día de comercio artesanal con sus trajes típicos. Es uno de los municipios mas visitados por los turistas.

San Juan. Conocido por la variedad de fuentes terma les de diferentes temperaturas y emanación de gases sulfurosos, en medio del torrente helado que se desprende del páramo, lo que lo hace aún más atractivo. Situado en la vía Popayán-La Plata.

Bota Caucana. Recorrido por municipios y paisajes de naturaleza rebosante, superando los 2.800 mt. Rows lo recibe con lindas palmas sobre el parque principal. Más adelante, en La Sierra, sus calles empinadas llevan a atractivos como El Mirador, cerca al cementerio, con vista hacia los cañones del macizo. A San Sebastián y Santiago, la vía destapada bordea un cañón, tutelado por montañas con nacimientos de agua. Es un viaje de casi tres horas pero los cambios de topografía propuestos por el continuo ascenso hacia los 4.200 mt, recomponen los sentidos. En el Páramo de las Papas, los frailejones y pajonales, adornan el entorno de niebla. Antes de Santa Rosa, el camino permite apreciar contrastantes horizontes de bosques primarios, con riachuelos que bañan las tierras caucanas. El río Caquetá expone su cauce cristalino, en un espectáculo alucinante.

ARTESANÍAS

Al sur del Cauca, las materias primas principales son el totumo, la guadua y el cuero, con los que se hacen muebles y lámparas. Mientras que en la zona centro, las mujeres se dedican a la artesanía textil, tejiendo bufandas, mantas, guantes y hamacas. Entre tanto, en la costa Pacífica la elaboración de canastos, sombreros y collares en fibra vegetal son muy comunes. La cerámica y las tallas en madera también hacen parte del amplio inventario artesanal caucano. 

GASTRONOMÍA DEL CAUCA

Cauca es célebre por su sopa de tortilla con papa guata conocida por los abuelos como la carantanta. El aliño de cebolla, los tamales y empanaditas de pipián con ají de maní son también de un exquisito sabor, más, si se acompaña con el tradicional champús, un picadillo de piña y lulo con granos de maíz capio cocido, melado de panela y hojas tiernas de naranjo agrio. Tampoco puede dejar de degustar el famoso sango o cuscus, un cocido de maíz molido con yuca y papa. Hay buenos restaurantes por todo el departamento.

Tomado del libro Guía de Rutas por Colombia, Puntos Suspensivos Editores, 2007

horizontal rule

 
 


PARQUE NACIONAL NATURAL DE PURACE

El parque abarca los municipios de Puracé, Almaguer, San Sebastián y Soratá (Cauca), y La Plata, Isnos y San Agustín (Huila). Creado en 1961 el área es vital para el país porque almacena una importante reserva hidrográfica rodeada de imponentes montañas. Su topografía se caracteriza por pisos térmicos fríos y nieves perpetuas donde las temperaturas pueden variar entre los 15 gradosC y los 2 grados C. 

QUÉ HACER

Ascenso al Puracé. Inicia en Pilimbalá. Desde allí son 7.8 km de recorrido a través de vegetación de páramo como frailejones, pajonales y diversidad de musgos y líquenes. El cráter se encuentra a 4.760 m.s.n.m. y su diámetro es de 800 mt. Esta caminata puede hacerla en un día (alrededor de tres horas y media en el ascenso)

Laguna San Rafael. A 8 km de Pilimbalá rodeada de hermosos campos de frailejones. El sendero es un poco pantanoso debido a que está compuesto por musgo y colchones de agua, condición que lo convierte en un depósito hídrico importante.

Cascada El Bedón. Por la misma ruta, a 5 km de la laguna, se encuentra esta hermosa cascada de casi 5 mt de altura. La caminata a este punto, desde la carretera, es de 7 minutos por un camino entre frailejones y pajonales. Al llegar, disfrute la tranquilidad del entorno, con el sonido de las aguas del río Bedón al fondo.

Caño Cristales. Logrará apreciar las algas que se encuentran al fondo de este pozo, bautizado así por la transparencia del agua.

Termales de San Juan. Continuando la ruta, llegará a este sitio donde está la cabaña de control del parque y un centro de visitantes. El camino hacia las termales lo delinea el Sendero de las Orquídeas, ambientado por el croar de las ranas que se esconden entre el musgo. La mayor satisfacción es abarcar con la mirada la hermosura de los riachuelos, formando pozos a medida que descienden de la montaña y que pasan luego bajo los puentes de madera. De regreso al área de ingreso, disfrute de una agua de panela con queso y hojaldre en la cafetería San Juan.

Cascada San Nlcolás. Ubicada a 5 km de las terma les de San Juan, por la vía a La Plata, para llegar a ella debe avanzar por un sendero entre el bosque de páramo. Un pequeño ascenso esconde a esta catarata de gran proporción, cercana al punto de observación. ¡Recomendada!

Cañón del Condor. Famoso por ser el sitio donde alimentan a los cóndores que aún sobrevuelan los cielos caucanos. Es la Piedra del Cóndor, un paraje extraordinario por la vista espectacular que domina el cañón. Allí llegan los cóndores a alimentarse con la carne que les proporcionan los encargados del parque. Sin embargo, esta actividad requiere de paciencia ya que estas aves carroñeras no aparecen con facilidad.

Ascenso a la cadena volcánica Los Kokonukos. Aventúrese a caminar por este accidente donde su mayor altura la entrega el cerro Pan de Azúcar, a 5.000 m.s.n.m.  Fascinantes paisajes tapizados por arena volcanica, que al pisarlos semejan un recorrido sobre la superficie de la luna

Tomado del libro Guía de Rutas por Colombia, Puntos Suspensivos Editores, 2007

horizontal rule

 

 
 

Parque Natural - Complejo volcánico Doña Juana-Cascabel

por Cristina Callejas

Eliseo Bolaños tiene alma de minero, pero sobre todo de cazador. En el pueblo de La Cruz le dicen "sabedor de la montaña", pero según él, es un campesino, un guía que se conoce al derecho y al revés esa zona del Macizo Colombiano. Lleva 50 años allí y ha pasado por todos los oficios, desde buscador de oro en los ríos hasta cultivador de amapola, que ahora reemplazó por cultivos de papa orgánica.

Desde que entró al programa de familias guardabosques no solo dejó la amapola de lado, sino que ya no caza. Ahora las mismas montañas que recorría rastreando dantas y osos de anteojos se han convertido en 66.000 hectáreas del parque natural número 52 de Colombia. En su mayoría páramos y bosques jamás pisados por el hombre.

Ni siquiera Eliseo ha podido penetrar los secretos de estas montañas, protegidas por la impenetrable maraña que se ha levantado a su alrededor duran te siglos, y por las historias y leyendas que han ahuyentado a los aventureros y hablan de una laguna resguardada en la cima de la cordillera, en la que no se debe hacer ruido porque se desencadena un aguacero de proporciones épicas.

Los volcanes también tienen sus misterios. Doña Juana recibe su nombre de una mujer llamada Mama Juana que atravesó esa zona caminando. Donde dejó olvidada una maleta llena de oro surgió el volcán Petacas y donde vio unas apariciones, se quedó encantada con sus mulas y de allí tomó su nombre: el Ánimas. Estos dos últimos no han registrado erupciones, pero a pesar de su anonimato, el Doña Juana, junto al del Ruiz, es el que más gente ha matado: en su última erupción, en 1936, cobró un centenar de víctimas.

El Cascabel se ganó su nombre por la cantidad de ríos y quebradas que se van retorciendo entre los árboles y el páramo y que nadie conoce con exactitud. Apenas ahora que ha sido declara do parque podrán los expertos estudiar completamente el territorio, que en gran parte apenas se conoce por imágenes satelitales.

El 11% del complejo volcánico es páramo, el resto es una extraña mezcla de selva andina y bosques de niebla sobrevolados por más de 400 especies de aves. Este paraíso tiene registrados el 6% de las plantas y helechos de los páramos del planeta, que solo se encuentran en Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Venezuela y Costa Rica.

Con la idea de conservar este lugar y proteger a las especies en vía de ex tinción que viven allí, como el venado, el cóndor, la danta de páramo, el oso de anteojos y el puma, las comunidades de 11 municipios cercanos a Doña Juana, impulsaron el proceso de creación del parque. Hoy por los caminos que rodean a Doña Juana, van los campesinos y estudiantes de los colegios que por fin perdieron el miedo a adentrarse en los bosques.

Tomado de la Revista Cromos No.4648, 9 de abril de 2007

horizontal rule

 


CAUCA
 

Por Ricardo Quintero Rivera  

En 1801 el geógrafo y naturalista alemán Barón Alexander von Hum­boldt, viajó infatigablemente por Colombia durante 9 meses. Las observaciones y descripciones de sus exploraciones, contenidas en sus famosos libros contribuyeron, más que otros, a que nos descu­briera el mundo científico de en­tonces y hasta hoy incitan al turis­mo. Humboldt, especialmente do­tado para apreciar la naturaleza, al hombre y a sus obras, logró recrear su vocación a lo largo y ancho del planeta y con la me­sura del científico describió sus vivencias. AI conocer la geografía y los sistemas ecológicos que se entrelazan en la meseta de Po­payán, resumió su emoción en las siguientes palabras: "la mez­cla de lo grande y lo bello". Las apreciaciones de Humboldt coin­ciden con las de otros ilustres via­jeros y con las de quienes admi­ran los contrastes de la naturale­za en el Cauca, el pulcro urbanis­mo de Popayán y la índole de sus habitantes.

Los payaneses y caucanos, des­de antigua data, conscientemente aprecian a su ciudad y sus comar­cas; los forasteros, al conocerlas, compartirán tales apreciaciones. A Popayán se le aprecia, no por su amplitud física, sino por su calidad, por sus hechos fecundos, por su vocación persistente de escul­pir su propio ascenso hacia el por­venir. Epicentro de una comarca que ha sido como el corazón de muchos de los hechos perdura­bles en la historia nacional; co­marca que entrelaza la geografía colombiana.

LA VARIEDAD DE LA GEOGRAFIA EN EL CAUCA,

Se debe a que su territorio participa de 3 de las 5 regiones de la geogra­fía colombiana, por cuanto abar­ca 8.124 Km2 de la región pací­fica. 21.600 Km 2 de la trifurca­cion andina y una pequeña area de !a Amazonia de 1.000 Km2.   Los contrastes en su natura­leza se explican por su relieve de Ilanuras. cordilleras y valles esca­lonados y longitudinales de sur a norte a causa de los Andes. Ade­más, por la presencia de las si­guientes cuencas hidrográficas: La del río Cauca de rumbo norte; la del río Patía, el cual en su rumbo suroeste atraviesa la cordillera Occidental y desemboca

en el Océano Pacífico, donde I también tributan los ríos Guapi. Timbiqui, Babuey, Saija, Micay y , Naya; la del río Magdalena de rumbo nordeste y la del río Ca­quetá de rumbo sureste. Además. el Cauca tiene el privilegio de poseer costas en el Mar del Sur, las maravillas ecológicas de las islas de Gorgona y de Gorgoni­Ila e invaluables atractivos ma­rinos.

Su relieve presenta el aspecto de un escalonamiento. Si se ob­serva en dirección al Oriente a partir del litoral. se puede gene­ralizar su descripción así: Se ini­cia en la Ilanura pacífica, asciende la cordillera Occidental hasta sus cúspides, para descender por su vertiente oriental a las depresiones intercordilleranas, siendo la de mayor altitud la meseta de Popa­yán, recortada al norte y al sur por los valles más bajos del Cau­ca y Patía respectivamente. Del Patía vuelve a escalar hasta las cúspides del Macizo Colombiano y luego desciende por su vertiente

suroriental del alto Caquetá a la Ilanura amazónica y vertiente nor­teoriental del alto Magdalena hui­lense. Por otra parte, de la me­seta de Popayán escala la cordi­Ilera Central, para seguir su am­plio lomo y sistema de páramos y bajar nuevamente por las vertien­tes orientales de Moscopán y Tie­rradentro, cuyas redes hidrográ­ficas pertenecen a la cuenca del río Magdalena. Igualmente ascien­de por el valle del Cauca a la cor­dillera Central, hasta la cúspide del nevado del Huila, de 5.750 me­tros de altura sobre el nivel del mar.

Su fauna incluye especies de las regiones pacífica, andina y amazónica. En zonas cercanas a Po­payán se encuentran, entre otros, felinos, osos, venados, dantas y desde el diminuto colibrí del tamaño de la uña de un dedo meñi­que, Ilamado ei "Pájaro Mosca". hasta el cóndor. Alrededor de la isla Gorgona y entre esta y el li­toral se presentan ballenas, cacha­lotes y delfines y proliferan muchas especies de peces. moluscos y crustáceos.

LA CIUDAD DE POPAYAN.

Fue fundada el 13 de enero de 1537. conforme al ceremonial de los conquistadores españoles, sobre amplios tambos de "solo paja so­bre la madera", originales mora­das de los indígenas del cacicazgo de Pubén. Los fundadores perte­necían a las huestes conquistado­ras de Francisco Pizarro y proce­dían del sur, después de avasallar el norte del incaico (República del Ecuador) y los territorios de Pasto y Patía. AI cumplirse 400 años del anterior suceso y como homenaje a Sebastián de Belalcázar, capitán y jefe de los fundadores, Popayán erigió su estatua ecuestre, en la cima del morro de Tulcán, monu­mento que simbólicamente domina el panorama de la ciudad: años después, en 1957. el arqueólogo Julio César Cubillos descubrió que el morro de Tulcán no era natural. sino una construcción artificial precolombina; esto patentiza el dominio hispánico sobre lo indo­americano, que conllevó la con­quista y el olvide de lo nativo como consecuencia  de la aculturación  colonial.  

El designio español de conquistar y transformar un nuevo mundo. se cumple en Popayán y en sus provincias, en un esfuerzo de siglos. Se logra con trasplante y mestizaje de sangre ibérica, sometiendo a los indígenas y con esclavos traídos de Africa. El poder alcanzado por Popayán y sus provincias no fue fortuito. A pocos años de fundada, es capital de extensa Gobernación y logra una relativa autonomía entre los gobiernos de Santa Fe y Quito. Mantuvo una preeminencia sobre las regiones del occidente colombiano, hasta principios del presente siglo, cuando su extenso territorio fue desmembrado. Influye notablemente en cada una de las etapas de la estructuración nacional, a través de sus hijos eminentes. En el año de 1621. hace ya 359 años, principió su labor docente superior con el Colegio Seminario; de alli surge su influencia intelectual ejercida por las generaciones de letrados durante la Colonia y los antecedentes de su benemérita Universidad del Cauca, ésta ya con 152 años de existencia y fundada como reconocimiento a una ciudad procera, intelectual y patriota, cuyos sacrificios y aportes de sus mejores hijos, contribuyeron a la independencia nacional y a fundar la República. Lo anterior se simboliza y patentiza en el mural del Paraninfo de la Universidad del Cauca, obra del pintor Efraín Martínez, titulada "APOTEOSIS DE POPAYAN"

Popayán es para los colombianos como una reserva de inteligencias, acumulada en esfuerzos de varios siglos o como un núcleo generador de energías civilizadoras, a semejanza de sus grandes ríos, los cuales desde la entraña inmensa del Macizo Colombiano. vierten sin tregua sus fecundantes aguas, para todas las regiones de la patria

Su fisonomía urbanística se define en el siglo XVIII. Los estragos de los temblores de 1736 y 1765, obligan a reconstruir la ciudad sobre moldes planificados y con generosa inversión, gracias a la solvencia económica de su clase dirigente; aristocracia criolla, constituida por cerca de 60 familias, potentada en lo económico, culta y bien informada de la vida política de entonces.                        

EL ARTE EN POPAYAN

Es un patrimonio de la comunidad, todas sus generaciones y clases han contribuido a su creación y con­servación; los magistrales proyec­tos del arquitecto Marcelino Pérez de Valencia y Arroyo los ejecutaron artesanos de la auténtica en­traña popular.

La escultura y la orfebrería des­de la prehistoria son notables, co­mo la estatuaria lítica de Mosco­pán y los pectorales de las gua­cas de la hacienda de La Marque­sa. Los pesebres coloniales talla­dos en madera, son apreciados y también los actuales de trapo de Emérita Malo y Margarita Restre­po. Medoro y Caspicara infiuye­ron en pintores y escultores de la Colonia y varios lograron emular­los. Las Bellas Artes continúan proyectándose a través de famosos artistas contemporáneos.

EI arte se manifiesta en forma esplendorosa en las joyas religiosas y  en !a arquitectura, pintura, es cultura, tallas y ornamentos de los templos, también en las ..procesiones de la Semana Santa. Valiosas obras no exhibidas  en templos, ni en procesiones, pueden admirarse en el Museo Arquidiocesano de Arte Religioso

La artesanía es exigente, sus tejidos arduamente elaborados, consistentes y decorados con reminiscencias indígenas. Los muebles sobrios en su diseño y decorado. El turista encontrara tiendas con cestería de la Costa Pacifica, sólo comparable a la del Vaupés y joyas engastadas con ágatas, rubíes, alejandras, zafiros y con otras piedras semipreciosas.

LA MüSICA EN EL CAUCA

Contiene ritmos y melodías provenientes de las 3 fuentes étnicas-culturales de nuestra nacionalidad Indoamericana,  española y africana, las cuales se mezclan y evolucionan desde hace 450 años, al ritmo del mestizaje y evolición socio económica. Chirimías de ancestros incaicos, amazónicos y chibchas, con sus flautas de dulzura exquisita, la guitarra traida por los españoles, órganos y violines; los conucos y marimbas africanas: En CaIi, Buga, Guapi, AImaguer, La Plata y Popayán, trovadores, musicos y poetas comparten su inspiración y componen su canción Bailes con acento regional, bambucos, currulaos, marchas. Cada vereda de Bolívar, Cauca, tiene una chirimía y anualmente se reúne un centenar de éstas, para tocar en peregrinacion al Cerro, este certamen folcloriio musical, el mayor en su género en Colombia, se celebra el ultimo domingo de agosto.

El interes de !as gentes de Popayán por la musica es tradicional y en ocasiones con impulsos de innovación, como cuando José Maria Cordovez Moure; en esfuerzo  familiar montó y representó la primera ópera en Colombia. Las primeras audiciones de música clásica alemana, las ejecuta en Colombia el payanés Juan Antonio de Velasco, en tiempos de la Independencia. La Universidad del Cauca forma músicos profesionales y sostiene coros y orquestas. Stella Dupont de Mosquera, dirige el Coro de Cámara de Popayán, quizás el más fino y depurado conjunto de voces de Colombia.  Este grupo coral, llevado al mas .alto nivel de los valores musicales, se destaca año tras ano, en el Festival de Música Religiosa

El FESTlVAL DE MUSICA RELIGIOSA,

Se celebra en Semana Santa, desde hace 17 años, es un certamen famoso internacionalmente, entre !os de su genero de música erudita. Complementa la Semana Mayor, con magnificas interpretaciones de obras que pertenecen a la historia musical de todos los tiempos. El festival se inició en 1964, por iniciativa de un grupo de alumnos de la Universidad del Cauca; encabezados por Edmundo Mosquera. En la nómina de Ios músicos directores e intérpretes y agrupaciones musicales, figuran nombres esclarecidos de Colombia, America y Europa sirven de escenario al Festival los templos coloniales, en especial los de La Encarnación y del Carmen, expresiones de un barroco sugestivo, presente en sus retablos, columnas y, harnacinas de relucientes oro.  También dispone de un escenario de sencillo encanto.  La Ilamada Herreria, situada bajo un arco del puente del Humilladero.  

SEMAMA SANTA,

En Popayán es una exaltación mística y cívica, en torno a Ia liturgia de la Semana Mayor de la Iglesia Católica y dentro de tales expresiones se

destacan las procesiones que conmemoran los episodios de la Pasión, narrados en el Evangelio; se realizan durante las primeras horas de !a noche de los días martes, miércoles, jueves y viernes santos. Es un desfile solemne y silencioso; los pasos, regiamente cargados, son escoltados por 2 hileras de alumbrantes. De tiempo en tiempo se escuchan marchas fúnebres y misereres, mientras !a ciudad entera entra en una especie de arrobamiento místico. Las imágenes de los pasos proceden de los mejores talleres de España y de la escuela de Quito. Hay algunas efigies italianas, otras fueron talladas en Popayán. Las procesiones,            exposiciones y conciertos que se celebran en Popayán durante la Semana Santa, atraen en forma creciente la asistencia de visitantes del país y del exterior.

LAS PROCESIONES CHIQUITAS,

Son una innovación payanesa, son un regocijo infantil y un suceso para los adultos. Se realizan en las primeras horas de la noche, durante la semana de Pascua de Resurrección. En arte y secuencias pretenden ser como las grandes, pero en versión pequeña y apropiada para los tiernos hombros de sus cargueritos. Para las niñas y niños participantes, es como empezar a dar los "primeros pasos" de responsabilidad y actuación ante la comunidad, la cual aspira a renovar y acrecentar en ellos, sus hijos, una estirpe de gentes utiles, rectas e indoblegables como una alcayata, que es el símbolo del carguero. Conforme a la poesía de Guillermo Valencia, !os infantes responderán a su Ciudad Materna:

¡Triunfa! ¡Mientras tus hijas

dilaten la proeza

que sublimó tus hechos y conquistó

tus lauros,

de sus robustos pechos destilará

grandeza

con qué nutrir más héroes y

alimentar centauros!

 

Revista Diners No.119, febrero de 1980  

horizontal rule

 

 

Parque Nacional Natural Munchique

El Parque Nacional Natural Munchique se encuentra ubicado al occidente de la ciudad de Popayán, capital del departamento del Cauca, Colombia, en jurisdicción del municipio de El Tambo. El parque se encuentra en la pendiente occidental de la Cordillera Occidental de los Andes, Región Andina de Colombia.

En el área del parque se encontró el "Wood-wren Munchique", una espacie de ave descrita como "Nueva para la Ciencia" (new to science, en inglés) en 2003. Su nombre es posterior al que corresponde al área.

El parque contiene numerosas montañas, incluyendo el Cerro del Munchique con 3.012 m.s.n.m. Varios afluentes del Río San Juan del Micay fluyen a lo largo del parque.

Tomado de http://es.wikipedia.org/wiki/Parque_Nacional_Natural_Munchique