Nuria Carulla

Bogota

Joyeros

Joyas

 

Nuria Carulla Fornaguera

diseñadora de joyas, maestra

Critica
 
Bogotá, 1951

ESTUDI0S

1966-1970 - Joyería, Escuela Massana, Barcelona

1968-1970  - Gemología, Instituto Geológico y Minero de España

1971-1972  - Grabado, Universidad de Los Andes, Bogotá

TRABAJOS

1966-1968 - Talleres de Joyería y Esmaltes "Sunyer", Barcelona

1968-1969 -  Diseñadora del Taller de Joyería, "Escuela Massana", Barcelona

1969-1970  - Taller de Esmaltes "Montserrat Mainar", Barcelona

1973-1974 -  Maestra en el Instituto Superior de Artesanías, Medellín

1976-1978  - Profesora y Asesora en la Escuela de Joyería del Instituto de la Investigación de la Expresión Colombiana "IDEC"

1978-1979  - Conferencista y Asesora del Taller de Joyería I- II Curso Interamericano de Art

1979  - Segundo curso Interamericano para Artesanos Artífices, de la Organización de Estados Americanos, en Cuenca, Ecuador

1980-1981 - Taller de Joyería "Ana Font", Barcelona, España

1993 -a la fecha (2001) - Profesora de Taller de Joyería "Nuria Carulla"

EXPOSICIONES INDIVIDUALES.

1974 - Galería Eucaliptus,  Bogotá

1976 - Galería Escala, Bogotá

1980 - Galería Garcés  Velázquez,  Bogotá

1992 - Galería Deimos "Roda-Nuria", Bogotá

EXPOSICIONES COLECTIVAS.

1972  - Museo Nacional

1974 -1975 -1976 - Museo de Arte Contemporáneo Del Minuto de Dios

1975 - Contemporary Crafts of the Americas, Estados Unidos de América

1978  - International Shipo Exhibition, Tokio, Japón

1981 - Galería "La Imaginaria", Bogotá

1996 - Artesanías de Colombia, Bogotá

1997 - Galería OEI, Bogotá

1998 - Salón UNESCO, Bogotá

2003 -Salón de Oficios, Cámara de Comercio de Cal¡, Colombia -Convenio Andrés Bello, Bogotá, Colombi

2004 -Joyería Contemporánea, Club El Nogal, Bogotá, Colombia

2005 - Exposición Itinerante "Alea, joyería Colombiana" España  

PREMIOS

1967 - Cámara Of icial de la Industria, en la técnica de Joyería

1974  - Reconocimiento Esmaltes", del Salón de Artes del Fuego del Museo de Arte Contemporáneo

1975 - Mención del Salón de Artes del Fuego del Museo de Arte Contemporáneo

1976 - Honorable Mention of the III Contemporary Crafts of the Americas

1995  - Premio a la Maestría Artesanal, Artesanías de Colombia 

1997 - Mención de Honor Premio UNESCO de Artesanía

2004 -Mención, XVIII Salón de Artes del Fuego, Fundación Gilberto Alzate Avendaño, Bogotá, Colombia

 

Información gentilmente facilitada por el Museo de Arte Contemporáneo, 2001
Actualizada parcialmente con datos del 19 Salón del Fuego, Fundación Gilberto Alzate Avenaño, 2006

horizontal rule

 

 

Nota informativa

Según Nuria Carulla, referencia obligada en la joyería colombiana, la inspiración no existe. Esta no es más que un pretexto para la búsqueda. "Uno es quien se inventa los intereses que funcionan cuando se llega a un buen resultado". En su trabajo priman la elaboración y su rigor catalán. En ocasiones sus joyas parecen jugar con la luz, otras veces la coherencia geométrica es la savia que las alimen ta, y la mayoría de las veces, la solución de los enganches es la gran motivación. En la actualidad, las piezas, cansadas de replegarse sobre sí mismas, se abren para que fluya el aire; este es el caso de un collar de oro y plata que se cuelga mediante un inusual sistema de polea. Inspirados en la geometría lo acompañan sus aretes con nácar y piedra de luna.

Luego de treinta años de trabajar en el oficio que aprendió en la Escuela Massana, de Barcelona, se ha dedicado a enseñar. Entre sus alumnas están Susanna Zbinden, quien llegó hace cuatro años al taller de esta joyera para quien no hay pieza imposible de realizar.

Tomado de la revista El Buen Vivir, No. 29, febrero de 1997

horizontal rule

 


Su veteranía en el oficio le da a Nuria Carulla suficientes quilates como para haber sido escogida por Artesanías de Colombia para asesorar un proyecto de ostensible riqueza, cual es el de buscar lo mejor de la joyería que se produce en el país para hacerla visible más allá de nuestras fronteras.

En la Plaza de los Artesanos de Bogotá, mientras les indica a quienes van a asesorar a las comunidades orfebres cómo decapar y pulir láminas metálicas, explica que "el gobierno decidió darle valor agregado a los metales preciosos y las piedras, es decir, que el oro y las esmeraldas no salieran de las minas sin ser pulidos. Mediante una ley creó partidas presupuestales para incentivar la actividad de la joyería. Artesanías de Colombia aplicó a un proyecto de mejoramiento y desarrollo de la joyería en el país o Programa Nacional de Joyería".

La investigación acerca de lo que Colombia puede hacer para competir con otros países como Italia, que produce joyería industrializada, muy barata, o México, cuya platería es reconocida, concluyó que podemos competir con excelencia: "Pero lo que pongamos en el mercado debe tener un alto componente manual en el que se note la mezcla de materiales artesanales, de carácter único".

Así, se han trabajado, entre otras técnicas, la filigrana de los orífices momposinos, y en esa búsqueda de objetos únicos los asesores de las comunidades han aprendido que a los artesanos no les gusta cambiar la manera como desempeñan su oficio, y que es un error el querer modificar tradiciones que vienen desde la Colonia: "El respeto se impone -afirma Nuria-. Somos nosotros quienes debemos adaptarnos a su trabajo y no ellos al nuestro".

El Programa Nacional de Joyería lleva cinco años y ha tocado comunidades como las de Mompóx (Bolívar), Caucasia y El Bagre (Antioquia), Caldas, Chocó, Cali, Pasto y Popayán, donde se ha creado una empatía entre joyeros y asesores.

En el 2007 juntaron diseñadores de diferentes caracteres, algunos muy sensibles, otros más orientados a lo comercial, para ver cuáles de las artesanías populares podían servir para hacer joyas, su potencial para una colección que se paseara por todo el país: "No se trataba de tocar la artesanía, sino de cambiar su función: los botijos que hacen los artesanos chocoanos en güerregue sirvieron, en pequeña escala, como cuentas de collares. A las chaquiras que hacen los indígenas del Putumayo se les mejoraron los cierres. En Mompox se necesitaba color que acompañara a esa técnica, sin matarla. Se tomaron sus mariposas y rosetones tradicionales y se les agregó color, con la ayuda de artesanos no momposinos".

La joya, un gesto

· "La joya es un gesto de comunicación que nos ponemos para decir quiénes somos, qué pensamos, qué es lo que nos gusta".

· "Sin un buen officio no hay un buen diseño, cuando uno oye a su artesano diseña mejor". 

· "Hemos tratado de elaborar una Filigrana muy bonita, fina y elegante, para llegar a mercados que entiendan que ese trabajo exquisito no se hace en fundición". 

"Hay que trabajar en comunidad. Y, ante todo, no creer que uno tiene toda la sabiduría y que no puede aprender de los otros". 

· "No uso joyas. Los diseñadores aprendemos a leer los códigos de comunicación que sugieren las joyas, de allí que prefiramos ser espectadores, no actores".

· "La gente busca innovación. Dos de cada tres personas que visitan la Feria Artesanal de Bogotá, lo hacen con el propósito de ver y adquirir piezas de joyería

Tomado de la Revista Fucsia No. 91, 2008