Ellen Riegner

Fotografos

Figura Humana

Ellen Riegner de Casas

fotógrafa, impulsora de arte

  Recuento
 

Luto en el arte

El  pasado 13 de enero falleció en Bogotá doña Ellen Riegner de Casas, directora de la Galería Diners y esposa del reconocido periodista, ex ministro de Estado y ex director de la Revista Diners, Alberto Casas Santamaría. La señora Riegner de Casas fue una destacada fotógrafa, cuyas exposiciones en los ámbitos nacional e internacional fueron ampliamente elogiadas por los críticos especializados en el tema. Así mismo fue una gran gestora cultural y ejerció un importante liderazgo en el actual panorama plástico nacional, y desde la dirección de la Galería Diners impulsó el reconocimiento de innumerables nuevos pintores colombianos, a la vez que dimensionó a los artistas más consagrados del país. La Revista Diners presenta sus más sentidas condolencias tanto al doctor Alberto Casas Santamaría, como a sus dos hijas, Inés Elvira y Catalina, quienes igualmente se destacan hoy en el quehacer periodístico e intelectual de Colombia. Para visualizar mejor la dimensión artística de dueña Ellen, reproducimos una semblanza que Gabriel García Márquez trazó de ella como fotógrafa, pues seguramente será así, como fotógrafa, como artista, como gran ser humano, que a ella le gustaría que la recordaran todos los colombianos:

"Ellen Riegner mira la vida con unos hermosos ojos verdes que sin duda tienen algo que ver con el misterio de su arte. Pues el refrán es válido también al revés: Ojos que sí ven, corazón que sí siente. Lo sé muy bien, porque durante varios años fui fotógrafo dominical, con toda clase de aparatos sofisticados y accesorios mágicos, y nunca pude hacer nada aceptable. Ahora sé por qué yo fotografiaba las mismas cosas que los buenos fotógrafos, a veces en el mismo instante, desde el mismo ángulo, con el mismo equipo y en condiciones iguales, y sin embargo a ellos les salian las fotos bien, y a mí me salian muy mal. No necesité mucho tiempo para darme cuenta de que los buenos fotógrafos tienen el poder congénito de corregir el mundo según él modo en que lo miren,

En todo caso, Ellen habría sido fotógrafa aunque no lo hubiera querido. No tenía escapatoria: es hija de fotógrafo, creció en el mundo de la fotografía cuando esta no era una ventolera de turistas sino el último refugio de la alquimia, y desde muy niña tuvo una cámara de cajón con la cual retrataba a sus condiscípulos disfrazados de conejos en las fiestas de cumpleaños. Como si esto no fuera bastante, su maestro Harold Feinstein, que además de ser un gran fotógrafo es astrólogo militante bajo el cielo quimérico de Nueva York, decidió hacerle la carta astral antes de recibirla como alumna, y se quedó atónito. El destino zodiacal de Ellen era tan nítido y terminante, que iba a ser fotógrafa de todos modos, aun sin cámara. Sólo así se entienden sus encarnizados ojos de leona brava, y la determinación ciclónica de Leo pura del 6 de agosto con que encuentra la foto y la atrapa en el aire donde nadie más la hubiera visto. Quién puede con los astros?".

Gabriel García Marquez

Tomado de la Revista Diners No.382, enero de 2002