Sandra Murcia Vargas

Cundinamarca

Modelos

Personaje

 

Sandra Murcia

Modelo

 

 

Vea otras imágenes de Sandra Mucia en ColArte

   
 


Triunfo en Paris

por L.M.O. 

Modelos hay muchas, pero las modelos que se pasean por pasarelas parisinas, que lucen ropa de Christian Dior, Lagerfel y Lacroix, o , que participan en videos de Loreal, son contadas, y precisamente, una de ellas es la colombiana Sandra Murcia. 

Se radicó en París hace un año y medio, después de ganar el premio Guess, entregado a la modelo que mejor le horman los jeans, en el concurso Latin Models Pageant, realizado en Panamá. Allí llegó al ser elegida Modelo Latina AL" 1990. 

LLOR" Y LLOR" 

Cuando llegó a la Ciudad Luz era una espontánea joven de 18 años, temperamento que no le permitió adaptarse con facilidad a los racionales y financistas franceses. Lloró mucho, hasta pensó en regresarse. Sólo cuando comenzó a ver que la platica llegaba y las proyecciones profesionales pintaban muy bien, su ánimo cambió. Devidió dar la batalla. Iba preparada. En Colombia había ganado varios certámenes, había estudiado modelaje, y sobre todo tenía muy claro lo que quería ser en su vida. 

"Cuando salí del colegio ya modelaba. No pensé en estudiar ninguna carrera porque para este trabajo después no tienes tiempo; en cambio, para estudiar sí lo hay. Siempre quise ser modelo".
Al principio la familia de Sandra no compartió los ideales de la chica;  hoy, al ver lo que ha logrado, al observar sus fotografías en la famosa revista Crisca, no pueden menos que sentir admiración por esta leo sentimental, que le gusta ser el centro de atención. 

ADI"S AMOR 

Sandra considera que como modelo tiene a su favor el poder manejar la sonrisa. Puede parecer una sensual mujer o una niña buena. Ante una cámara cambia los roles con toda la facilidad del mundo. Su belleza es moderna, muy alta, delgada, de formas prominentes, sin embargo, la nariz no la favorece y por ello se realizará una cirugía. 

Guarda una estricta dieta que le manejan en la agencia, aunque, eso sí, desde su llegada al país se ha desquitado. Sabe que unos auténticos fríjoles o un típico ajiaco santafereño sólo los encuentra aquí. 

Muy buena amiga y sencilla, Sandra afirma que por ahora el amor se encuentra en un segundo plano. "Estoy viviendo mi cuarto de hora y resulta difícil encontrar alguien que acepte el que no seas una mujer disponible. A mí me toca estar con la maleta lista para lo que me digan. Eso no es fácil de entender", afirma, recordando que estuvo a punto de casarse con un libanés y no lo hizo porque él no apoyaba su carrera. 

Aunque no se ha encontrado con otras colombianas en Europa, Sandra piensa que el medio está abierto para la mujer latina. "Lo importante es no sentirse lo máximo porque eres modelo, este es un trabajo como otro y lo que se debe pensar es en hacerlo bien. Sin dárselas. Eso allá no funciona". Sandra tiene muchos proyectos, pero el más grande es llegar a ser una  top model. Si continúa así, seguramente lo logrará.

Tomado de la Revista Alo No. 105, mayo 28 de 1992

horizontal rule


 
Sandra es el último «camello» de lujo que pierden los carteles colombianos. Los narcotraficantes captan a los mejores valores en los concursos regionales de belleza. La historia es siempre la misma. Una chica pobre y guapa, dispuesta a todo. La pasean en las fiestas privadas, en los cócteles de las empresas, la hacen triunfar como modelo y, si vale, la destinan a Nueva York o a París. No hay mejor embajadora de tan fabuloso negocio.

Vea: http://www.elmundo.es/papel/hemeroteca/1996/11/03/cronica/177313.html  , 1996

horizontal rule

 

Sandra Murcia, "Tuve que tocar fondo para poder reconstruirme"

Atrás quedó su pasado: su controvertido matrimonio con 'Don Efra' y sus dolorosos años en una cárcel francesa investigada por blanqueo de dinero y complicidad con el narcotráfico. Hoy despierta gran admiración en la sociedad parisina, asiste a cocteles y se codea con grandes personalidades como la actriz Isabelle Adjani. Un renacimiento feliz.

Vea: http://www.cromos.com.co/articulo-sandra-murcia-tuve-tocar-fondo-poder-reconstruirme  , 2009