Magdalena Departamento

Ciudades y sitios

Paisaje

 

Artistas de Magdalena

Reinas de Magdalena

Ciénaga a sol y sombra (El Tiempo, 2015)

 

 
 

En Magdalena se conĄugan importantes episodios históricos de Colombia con verdaderos monumentos naturales como la Sierra Nevada de Santa Marta, el Parque Tayrona o la ciénaga Grande de Santa Marta, la más grande del país. Ubicado sobre la costa Caribe, es uno de los destinos más importantes y visitados por personas de todo el mundo que han escuchado que aquí hay caprichosas playas como las del Tayrona y vestigios indígenas de la cultura tayrona como Ciudad Perdida, comparables con las ruinas de Machu Picchu en el Perú o los gigantes de la Isla de Pascua en Chile. En cualquier punto del Magdalena será recibido con alegría, música, abundante comida y buen baile. 

LUGARES PARA VISITAR

Parque Nacional Natural Tayrona. Son 15 mil hectáreas de espectaculares paisajes y playas de ensueńo que se complementan con vestigios tayrona.

Parque Nacional Natural Sierra Nevada de Santa Marta. Se extiende sobre La Guajira, el Cesar y Magdalena. Con una altura aproximada de 5.775 m.s.n.m., este macizo montańoso posee los picos más altos de Colombia, el Colón y el Bolívar, y una gran diversidad de fauna y flora. Está habitado por varias culturas indígenas entre las que se encuentran los kogis, malayos y arhuacos. Aquí está ubicada la fenomenal Ciudad Perdida.

Aracataca. Cuna a inspiración del Nóbel colombiano Gabriel García Márquez. Es la viva representación de Macondo, mágico pueblo descrito en su obra Cien ańos de soledad. Se ubica a 88 km de Santa Marta y en las orillas del río Aracataca. La Casa del Telegrafista, el Camellón del 20 de Julio, la estación del ferrocarril y el Museo Gabriel García Márquez, son los principales sitios para conocer.

Ciénaga. Patrimonios culturales como la zona arqueo lógica de Papare, la iglesia de San Juan Bautista, el monumento Los Mártires de las Bananeras de Rodrigo Arenas Betancourt y la antigua estación del ferrocarril hacen parte del listado de sus atractivos. Es una zona especialmente comercial donde es posible disfrutar de algunos deportes náuticos.

Taganga. Pueblo de pescadores a 5 minutos de Santa Marta. Especial para el buceo y la buena comida de mar. 

Santuario de Flora y Fauna Ciénaga Grande.  Entre manglares y un piso húmedo cenagoso se destacan decenas de especies animales que engalanan el lugar. El pato cuervo, el pato aguja y el gallito de ciénaga, entre otras, conviven con iguanas, caimanes, el mono aullador y la nutria. 

Reserva Natural Mamancana. Escenario donde por medio del deporte y el ecoturismo se contribuye a la conservación del ecosistema de Santa Marta. Las actividades al aire libre se llevan a cabo siempre con la vista del mar Caribe y las extensas playas del sur de la capital magdalenense.

ARTESANÍAS

Los indígenas de la cultura tayrona realizan tejidos manuales con los que fabrican gorros, mochilas, chinchorros y túnicas muy finos y apetecidos. En las playas de Santa Marta, El Rodadero y Taganga se reúnen artesanos que elaboran collares y manillas con distintos colores y diseńos para toda clase de gustos. 

GASTRONOMÍA DEL MAGDALENA

Los platos típicos se basan en los frutos de mar, combinados con preparaciones propias de la costa como el arroz con coco o con chipi chipi. Son deliciosos el sancocho costeńo, la arepa de huevo, el bollo limpio, el patacón y el ńame.

Tomado del libro Guía de Rutas por Colombia, Puntos Suspensivos Editores, 2007



 


Así era Magdalena en 1995

Con excepción de la región de la sierrra nevada de Santa Marta, en la que se presentan los pisos térmicos cálido, medio, frío y páramo, en el resto del departamento predomina el clima cálido y seco.

El sistema hidrográfico del departamento del Magdalena está conformado por aguas de las vertientes de los ríos Ariguaní y Magdalena, y por las que van directamente al mar, procedentes principalmente de la sierra nevada de Santa Marta, como son los ríos Aracataca, Don Diego, Frío, Fundación, Sevilla y Tucurinca. En las proximidades del río Magdalena se encuentran gran cantidad de ciénagas, de las que son las más importantes las de Cerro de San Antonio, Chiloa, Grande de Santa Marta, Pajaral, Sapayán y Zapatosa.

El departamento del Magdalena se encuentra situado al norte de Colombia, limitando por el norte con el mar Caribe; por el oriente, con los departamentos de La Guajira y Cesar; por el sur con el departamento de Bolívar; y por el occidente, con los departamentos de Bolívar y Atlántico.

Dentro de la jurisdicción del departamento del Magdalena se pueden apreciar tres regiones perfectamente definidas: la primera, compuesta por la sierra nevada de Santa Marta, la que se levanta aislada como un inmenso macizo en la parte más septentrional del departamento, y del cual algunas sus estribaciones del norte se sumergen en las aguas del mar Caribe; con alturas que sobrepasan los 5.775 m.s.n.m. en los

picos Simón Bolívar y Cristóbal Colón, la sierra nevada de Santa Marta es la mole montańosa más alta del país; la sierra nevada de Santa Marta, el principal y casi único accidente orográfico del Magdalena, despide ramales en todas direcciones, los que llegan a cubrir también parte de los territorios de los departamentos de La Guajira y del Cesar; la segunda, comprende la región regada por las aguas del río Magdalena, caracterizada por la gran cantidad de ciénagas y pantanos alimentados por los desbordamientos del gran río; y la tercera está formada por las extensas llanuras centrales regadas por el río Ariguaní y sus afluentes, en la que está comprendida la región más rica del departamento.

Sobre la costa del mar Caribe se presentan los accidentes costaneros de los cabos de La Aguja, San Agustín y San Juan de Guía, las puntas de Betín, Brava, Castillete, Cal y Gaira, y las bahías de Gaira, Santa Marta y Taganga.

El primer descubridor del actual territorio del Magdalena fue don Alonso de Ojeda, quien visitó sus costas en el ańo 1499; luego llegó a ellas el licenciado Rodrigo de Bastidas, quien descubrió las bocas del río Magdalena y fundó la ciudad de Santa Marta el 29 de julio de 1525, la que se convirtió prontamente en el primer centro comercial y administrativo del Nuevo Reino; de él partieron las expediciones que colonizaron la Costa Atlántica y el interior del país.

La división político administrativa del Magdalena es una de las más antiguas de Colombia: en la época de la Colonia se le conoció con el nombre de la "Provincia de Santa Marta"; en 1857 constituyó el "Estado Federal del Magdalena, estando a su vez dividido para su administración en los departamentos de El Banco, Padilla, Santa Marta, Tenerife y Valledupar; en 1886 se le cambió la denominación por la de "Departamento del Magdalena", la que conserva en la actualidad; en 1954, de su jurisdicción fueron segregados los territorios de Barrancas, Fonseca, Riohacha, San Juan del Cesar y Villanueva, para conformar, con los de la comisaría nacional de La Guajira, la nueva división político administrativa de la intendencia de La Guajira. En 1967, se le segregó toda la región suroriental, con el fin de formar el nuevo departamento del Cesar.

Durante mucho tiempo la principal fuente de riqueza del departamento del Magdalena estuvo representada en el cultivo de banano, con fines de exportación, la cual está ubicada entre los municipios de Ciénaga y Fundación. En las estribaciones de la sierra nevada de Santa Marta, donde el clima es propicio, se desarrollan grandes e importantes cultivos de café. En la región de Plato y Tenerife, es sobresaliente la producción de tabaco. En general, se destacan las producciones de arroz, cańa de azúcar, coco, fríjol, algodón, palma africana, maíz, yuca y frutas. La ganadería y la pesca, tanto fluvial como marítima, son también muy importantes actividades económicas del departamento. Buena parte del departamento se encuentra dentro de las posibilidades de explotación petrolera del país y en él existen reservas de carbón aún no explotadas. Así entonces, las principales actividades económicas del departamento están representadas en la agricultura, la ganadería y la pesca, y son complementadas por los servicios, el comercio y el turismo.

Magdalena

División territorial: época colonial.
Departamento: 1821.
Extensión: 22.742 km2.
Temperatura predominante: posee todos los climas.
Población Censo 93: habitantes
Actividad económica: comercio, servicios, turismo, agricultura y ganadería.
División Político administrativa: 21 municipios.
Capital: Santa Marta.

 

■ ARACATACA

El municipio de Aracataca se encuentra localizado aproximadamente a 88 km al sur de la capital departamental, siendo sus territorios comprendidos en dos regiones diferentes: la primera, al occidente, plana, baja y de altas temperaturas, en las proximidades de la ciénaga Grande de Santa Marta; y la segunda, al oriente, montańosa, perteneciente a las estribaciones de la sierra nevada de Santa Marta. Sus tierras están regadas por gran cantidad de corrientes, entre las que se destacan las de los ríos Aracataca (Mamancanaca), Duriamenia, Fundación, Piedras y Tucurinca, y las de las quebradas Chirina, Hato de la Vega, la Arenosa, Macaracuilla y Serancua.

Durante las épocas de la Conquista, la Colonia y principios de la República, estos suelos fueron habitados por indígenas de la tribu de los catacas. La población inicial fue fundada por colonos en 1885 y posteriormente elevada a la categoría de municipio el 8 de marzo de 1912. Un poco tiempo después su calidad municipal le fue suprimida y vuelta a otorgar en 1915.

Las principales actividades económicas del municipio de Aracataca giran en torno de la agricultura y la ganadería.

Fundación: 1885.

Fundador: colonos.

Erección municipio: 8 de marzo de 1912.

Altitud: 40 m.s.n.m.

Temperatura media: 28°C.

Población Censo 93: 36.518 habitantes.

Actividad económica: agricultura y ganadería.

Fiestas y eventos: "Fiestas Patronales".

Atractivo: bańos naturales.

■ ARIGUANÍ (El Difícil)

Aproximadamente a 216 km al sur de la ciudad de Santa Marta está localizado el municipio de Ariguaní, cuya cabecera municipal lleva el nombre de El Difícil. Los territorios de la jurisdicción municipal son ondulados, con alturas que no superan los 200 m.s.n.m. Por la conformación topográfica, el municipio solamente presenta el piso térmico cálido. Bańan sus tierras las aguas del río Ariguaní, el que es el único con caudal considerable, y las de los arroyos Cacagüero, Cedro, India, Madrevieja, Mulero, Toro y Torres, además de varias fuentes menores.

Antes de la Conquista, estos terrenos se encontraban ocupados por algunas tribus indígenas pertenecientes a la gran familia caribe. Desde la fundación de su cabecera con el nombre de El Difícil, en 1750 perteneció a la jurisdicción del municipio de Plato y de ella fueron segregados los territorios que ahora le pertenecen, el 30 de noviembre de 1966.

Económicamente el municipio de Ariguaní depende principalmente de la agricultura, en la que sobresalen las producciones de maíz, yuca, tabaco, arroz, ajonjolí, algodón y plátano, de la ganadería especializada en la cría, levante y ceba de vacunos y el de la explotación de los recursos petrolíferos.

Fundación: 1750.
Fundador: colonos.
Erección municipio: 30 de noviembre de 1966.
Altitud: 175 m.s.n.m.
Temperatura media: 27°C.
Población Censo 93: 24.742 habitantes.
Actividad económica: agricultura, ganadería y explotación petrolera.
Fiestas y eventos: "Fiestas Municipales".
Atractivo: río Ariguaní.

 

■ CERRO DE SAN ANTONIO

Sobre territorios que en la mayor parte son planos, en los que al oriente se encuentran algunas elevaciones que no sobrepasan los 100 m.s.n.m. y al occidente, en las cercanías del río Magdalena, una región baja y cenagosa, bańadas por los arroyos Cardoza, Guásimo, la Cańada, la Danta, Matecańa y Velero, los de los cańos Cerro, Ciego, el Muerto y Latal, y las ciénagas San Antonio, (una de las más grandes del país

y en la que se encuentran varias islas, entre las que están las denominadas La Atascosa, La Piedra, Hicacal, Mucura y San Pablo), el Muerto, el Potrero, Mota y Norato, siendo predominante el piso térmico cálido, aproximadamente a 210 km al suroccidente de la ciudad de Santa Marta está el municipio de Cerro de San Antonio.

La fundación del pueblo inicial data de 1525, cuando llegaron a la región los primeros misioneros candelarios; hacia 1550 existía un pequeńo caserío habitado principalmente por espańoles, el que era conocido con el nombre de Nuestra Seńora de la Candelaria del Cerro de San Antonio. Fernando de Mier y Guerra, en 1783, reorganizó la población que en 1912, por medio de las ordenanzas 30 y 38, fue elevada a la categoría de municipio.

Cerro de San Antonio
Fundación: 1525.
Fundador: misioneros candelarios,
Erección municipio: 1912.
Altitud: 11 m.s.n.m.
Temperatura media: 28°C.
Población Censo 93: 16.825 habitantes.
Actividad económica: agricultura, ganadería y pesca. "Fiestas de San Antonio"; "Festival del Mango".
Fiestas y eventos:
Atractivo: ciénaga del Cerro de San Antonio.

■ CHIBOLO

El municipio de Chibolo se encuentra ubicado aproximadamente a 120 km al suroccidente de la capital departamental. Sus territorios son planos y corresponden al piso térmico cálido. Los arroyos Ceibotes, Chimicuica, Palma de Vino y Vijagual bańan las tierras de la jurisdicción.

La fundación del caserío inicial fue obra de los seńores Manuel Púa y Agustín Anaya en el ańo de 1820, quienes procedían de la población de Santa Inés del Monte, hoy municipio de Tenerife. El 30 de noviembre de 1973, segregando sus territorios de los de la jurisdicción de Tenerife, nació Chibolo como municipio independiente.

Las actividades económicas principales del municipio de Chibolo giran alrededor de la agricultura y de la ganadería.

Aunque en los diferentes documentos consultados para la realización de este proyecto se encontró el nombre de "Chivolo" escrito con V, en la documentación enviada por la administración municipal y los sellos que respaldan las firmas, el nombre del municipio aparece escrito con B y por ello, respetando el querer de sus habitantes, adoptamos esta última forma de escritura.

Chibolo
Fundación: 1820.
Fundador: Manuel Púa y Agustín Anaya.
Erección municipio: 1973.
Altitud: 120 m.s.n.m.
Temperatura media: 28°C.
Población Censo 93: 13.9T8 habitantes.
Actividad económica: agricultura y ganadería.
Fiestas y eventos: "Fiestas Patronales" en honor de Santa Catalina de Alejandría.
Atractivo: población típicamente costeńa.

■ CIÉNAGA

A orillas del mar Caribe, en el extremo noreste de la ciénaga Grande de Santa Marta, aproximadamente a 35 km al sur de la capital departamental está el municipio de Ciénaga. Sus territorios están divididos en dos regiones perfectamente definidas: la primera, al occidente, compuesta por terrenos planos y bajos, en las proximidades del mar Caribe y de la ciénaga Grande de Santa Marta; y la segunda, formada por la sierra nevada de Santa Marta, con alturas superiores a los 4.500 m.s.n.m. Dada su variada topografía, la jurisdicción posee los pisos térmicos cálido, medio, frío y páramo. Riegan sus suelos las aguas de los ríos Córdoba, Frío, Sevilla y Tucurinca, además de varias quebradas y corrientes de menor caudal.

Fray Tomás Ortiz fundó el poblado inicial en 1538 y desde entonces ha recibido los nombres de Aldea Grande, Ciénaga Grande de Santa Marta, San Juan Bautista de la Ciénaga, San Juan del Córdoba, y Ciénaga. En 1751, el pueblo fue reorganizado por José Fernando de Mier y Guerra y posteriormente, en 1867 alcanzó la categoría municipal. En 1878 fue designado como capital del departamento de Santa Marta, una de las divisiones del estado federal del Magdalena.

Económicamente el municipio de Ciénaga depende principalmente de la producción bananera, (aunque en el pasado fue mayor), de otros cultivos y de la ganadería.

Ciénaga
Fundación: 1538.
Fundador: fray Tomás Ortiz.
Erección municipio: 1867.
Altitud: 3 m.s.n.m.
Temperatura media: 28°C.
Población Censo 93: 116.686 habitantes.
Actividad económica: agricultura.

"Carnavales de Ciénaga"; "Fiestas de San Juan".

Fiestas y eventos:
Atractivo: Ciénaga Grande de Santa Marta; playas.

■ EL BANCO

El municipio de El Banco está localizado aproximadamente a 297 km al sur de la capital del departamento del Magdalena. Sus territorios municipales en general son planos y cenagosos. En su jurisdicción se encuentran las ciénagas Andrés Martínez, Caimán, Cańo Sucio, Chilloa, el Paso, Garzal, Larga, Las Pavas, Pajaral, Palomeque, Rodeíto, Tamalamequito y Tiojuancho, y una parte de la ciénaga de Zapatosa; el río Cesar, luego de atravesar el departamento de su nombre, forma la ciénaga de Zapatosa y desemboca en el Magdalena muy cerca del casco urbano de El Banco; también bańa la jurisdicción el brazo Mompós del río Magdalena.

Cuando los conquistadores espańoles llegaron a estas tierras, ellas se encontraban habitadas por indígenas chimilas. En febrero de 1747, José Fernando de Mier y Guerra reorganizó la población y le dio el nombre de Nuestra Seńora de la Candelaria de El Banco; el poblado fue elevado a la categoría de municipio, por medio de ley emanada del estado soberano del Magdalena en 1871.

Las principales actividades económicas del municipio de El Banco giran en torno de la ganadería, la pesca, y en menor escala, de la agricultura.

El Banco
Fundación: antes de 1532.
Fundador: indígenas chimilas.
Erección municipio: 1871.
Altitud: 25 m.s.n.m.
Temperatura media: 28°C.
Población Censo 93: 43.270 habitantes.
Actividad económica: ganadería y pesca.
Fiestas y eventos: "Fiestas Patronales" en honor de la Virgen de
 la Candelaria; "Festival de la Cumbia".
Atractivo: Talleres artesanales.

■ EL PIŃÓN

Sobre la margen oriental del río Magdalena, aproximadamente a 185 km al suroeste de la ciudad de Santa Marta, está el municipio de El Pińón. Sus territorios son en la gran mayoría planos y al norte presentan una región pantanosa, regada por numerosos arroyos, ciénagas y cańos, entre los que se destacan los arroyos Consejo, Cristina, La Soledad y León, las ciénagas Burro, Iguana, los Cantillos, Palmichal, Quitapesares y Tuto, y los cańos Ciego, Jobo, Las Islas, Limón, Matías y Oso. Por la conformación de su relieve, únicamente ofrece el piso térmico cálido.

Se cuenta que en el ańo 1760 ya existía un caserío el cual fue reorganizado por los seńores Francisco Sayas, Ignacio Crespo, Vicente de la Hoz y otros, a quienes se considera como sus fundadores. El poblado progresó rápidamente, hasta obtener, por medio de la ordenanza 32 del 20 de abril de 1815, la categoría de municipio independiente.

Económicamente el municipio de El Pińón depende primordialmente de la agricultura y la ganadería. Son destacadas sus producciones de maíz, arroz, yuca, ajonjolí y plátano.

El Pińón
Fundación: 1760.
Fundador: Francisco Sayas, Ignacio Crespo, Vicente de la Hoz y otros.-
Erección municipio: 20 de abril de 1815.
Altitud: 7 m.s.n.m.
Temperatura media: 28°C
Población Censo 93: 13.980 habitantes.
Actividad económica: agricultura y ganadería.
Fiestas y eventos: "Fiestas Patronales".
Atractivo: Río Magdalena.

FUNDACIÓN

Al sur de la capital del Magdalena, aproximadamente a 95 km está ubicada la cabecera municipal de Fundación. En sus territorios se distinguen dos regiones perfectamente definidas: una, al oriente, montańosa, formada por la sierra nevada de Santa marta, en los que se encuentran alturas superiores a los 3.000 m.s.n.m.; y la otra, al occidente, relativamente plana. Por la conformación propia del relieve, en la jurisdicción están presentes los pisos térmicos cálido, medio, frío y páramo. Riegan sus suelos las aguas de los ríos Ariguaní,

Chinchigua y Fundación , los arroyos Arena, Bella Julia, Caraballo, el Limón, Mataguineo, Macondo Rico, Roncón, San Pedro, Santa Rosa, Tamarindo y Tierra Nueva, además de varias quebradas y corrientes de menor caudal.

La fundación oficial del poblado inicial se realizó por colonos en 1902, luego que desde la década de los ańos 80 del siglo XIX se fueran asentando algunos en las proximidades de la "futura" línea del ferrocarril del Magdalena. El 8 de junio de 1945, el pueblo alcanzó la categoría de municipio.

Las principales actividades económicas del municipio de Fundación giran alrededor de la agricultura y de la ganadería.

Fundación
Fundación: 1902.
Fundador: colonos.
Erección municipio: 8 de junio de 1945.
Altitud: 45 m.s.n.m.
Temperatura media: 28°C
Población Censo 93: 39.884 habitantes.
Actividad económica: agricultura y ganadería.
Fiestas y eventos: "Feria Ganadera".
Atractivo: río Ariguaní.

■ GUAMAL

Aproximadamente a 396 km al sur de la ciudad de Santa Marta, sobre la margen derecha del brazo de Mompós del río Magdalena está el municipio de Guamal. Los territorios de la jurisdicción son planos y en ellos se encuentran las ciénagas de las Flores, Peralejo, Pińal y Tesca y parte de las de la Rinconada y Sabayo; sus tierras son además bańadas por las aguas de los arroyos Blanco, Cańito, Divinal, Las Damas, Las Piedras, Paraco, Pińón, Saino, San Pedro y Trompillal, y los cańos Calocho, Cautivo, Damas, Quemado y Surrabá.

Antes de 1747 existía un pequeńo caserío el que, en ese ańo, don José Fernando de Mier y Guerra reorganizó y fundó a la manera de los espańoles, con toda solemnidad. La ordenanza 15 del 2 de julio de 1904 lo elevó a la categoría de municipio.

La agricultura, con sus producciones de maíz, plátano, yuca, ajonjolí, arroz, fríjol y cańa de azúcar, y la ganadería de cría, levante y ceba de vacunos, con fines de explotación cárnica, son las principales actividades económicas del municipio de Guamal.

Guarna!
Fundación: 1747.
Fundador: José Fernando de Mier y Guerra.
Erección municipio: 2 de julio de 1904.
Altitud: 25 m.s.n.m.
Temperatura media: 28°C
Población Censo 93: 23.800 habitantes.
Actividad económica: agricultura y ganadería.
Fiestas y eventos: "Fiestas Municipales".
Atractivo: Ciénaga de las Flores.

■ PEDRAZA

El municipio de Pedraza se encuentra localizado aproximadamente a 215 km al suroccidente de la capital departamental, sobre la margen oriental del río Magdalena, el que lo separa del departamento de Bolívar. El territorio es plano o ligeramente ondulado, con elevaciones que no superan los 120 m.s.n.m.; por su conformación topográfica en sus suelos solamente está presente el piso térmico cálido. Dentro de su jurisdicción se encuentran las ciénagas Cotoré, la Brava, la Palma, Moreno, Pato, Pajaral, Sapayán y Zarzal y sus tierras además son bańadas por las aguas de los arroyos Cerezo, Cimbraderal, Iguanera, Jeremías, La Soledad, Los Coquitos, Pato, Paraíso, Trébol y Vijagual.

Como la mayoría de los territorios sobre las márgenes del río Magdalena, a la llegada de los conquistadores espańoles, ellos se encontraban bajo el dominio de tribus indígenas, en su mayoría pertenecientes a la gran familia caribe. En 1791, el pequeńo caserío fue reorganizado y le fue dada fundación oficial a la manera de los hispanos. El 19 de diciembre de 1908 alcanzó la categoría de municipio.

Económicamente el municipio de Pedraza depende principalmente de la agricultura, en la que son importantes sus producciones de maíz, yuca, arroz, plátano, ajonjolí y fríjol, y de la ganadería.

Pedraza
Fundación: 1791.
Fundador: colonos espańoles.
Erección municipio: 19 de diciembre de 1908.
Altitud: 12 m.s.n.m.
Temperatura media: 28°C
Población Censo 93: 13.263 habitantes.
Actividad económica: agricultura y ganadería.
Fiestas y eventos: "Fiestas Patronales".
Atractivo: Ciénaga Sapayán.

Sobre terrenos que en su mayoría son planos y bajos en los que se presentan algunas elevaciones inferiores a los 150 m.s.n.m. al sur y al oriente, y una zona pantanosa al norte, cerca de la ciénaga Grande de Santa Marta donde está el Santuario de Fauna y Flora de ese nombre y varias ciénagas, entre las que se destacan las de Don Miguel, la Burra y Playazo, los cańos Ciego, Cuatro Bocas, la Concepción, Palenque, Palma de Vino y Palmichal, además de varios arroyos y corrientes menores, aproximadamente a 150 km al suroccidente de la capital departamental, está situado el casco urbano del municipio de Pivijay.

Aunque antes de la llegada de los conquistadores las tierras eran habitadas por indios de la nación caribe, se tiene como ańo de fundación el de 1774, cuando los seńores José Flórez, Julián Valera y Antonio Sánchez reorganizaron el pequeńo poblado existente, el que sólo hasta 1912 fue elevado a la categoría de municipio independiente.

La agricultura, con sus producciones de yuca, maíz, ajonjolí, arroz, algodón, plátano, cańa de azúcar y fríjol, y la ganadería, son las principales fuentes económicas del municipio.

Pivijay
Fundación: 1774.
Fundador: José Flórez, Julián Valera, Antonio Sánchez.
Erección municipio: 1912.
Altitud: 3 m.s.n.m.
Temperatura media: 28°C
Población Censo 93: 40.266 habitantes.
Actividad económica: agricultura y ganadería. "Fiestas de San Fernando".
Fiestas y eventos:
Atractivo: Santuario de Fauna y Flora Ciénaga Grande de Santa Marta.

■ PUEBL0VIEJ0

Aproximadamente a 40 km al suroccidente de la ciudad de Santa Marta, está ubicado el municipio de Puebloviejo. Sus territorios son planos y bajos y en la gran mayoría corresponden a la ciénaga Grande de Santa Marta, en la ? que desembocan dentro de la jurisdicción, los ríos Aracataca, Frío y Sevilla. Por la propia conformación del relieve, sus tierras están comprendidas en su totalidad dentro del piso térmico cálido, suavizado a veces por las brisas que provienen del mar.

Aunque no se dispone de los datos precisos de su fundación, se conoce que el origen del pueblo actual fue obra de algunos colonos espańoles que se asentaron en lo que fuera un poblado de indios de la familia Caribe, hacia finales del siglo XVIII. Su posición en la ciénaga Grande de Santa Marta, la cercanía del mar Caribe, del municipio de Ciénaga y la capital departamental, permitieron que el pueblo se desarrollara hasta alcanzar el 3 de mayo de 1929 la categoría de municipio.

Económicamente el municipio de Puebloviejo depende principalmente de la pesca, tanto en la ciénaga Grande de Santa Marta, como en el mar Caribe.

Puebloviejo

Fundación: siglo XVIII.
Fundador: colonos espańoles.
Erección municipio: 3 de mayo de 1929.
Altitud: 2 m.s.n.m.
Temperatura media: 28°C.
Población Censo 93: 16.900 habitantes.
Actividad económica: Pesca.
Fiestas y eventos: "Fiestas de San José".
Atractivo: ciénaga Grande de Santa Marta.

■ PLATO

Monumento al "hombre caimán"El municipio de Plato se encuentra situado aproximadamente a 266 km al suroccidente de la ciudad de Santa Marta, sobre la margen derecha del río Magdalena. Sus territorios son en general planos y en las proximidades del gran río presentan una zona pantanosa, en la que están las ciénagas Catalina, el Silencio, los Ponches, Malibú, Mantequera y Zarate, los cańos Aguasprietas, Cuartel, Manglar y Plato, los arroyos Aguasvivas, los Perros, Mulero, Plato y Tormento, y la quebrada Chimicuica. Por la conformación de la topografía, la jurisdicción únicamente dispone del piso térmico cálido.

Su fundación se realizó entre los ańos 1620 y 1626, por obra de fray José Nicomedes Fonseca, en territorios que eran ocupados por indígenas de la familia caribe. En 1755 el poblado fue reorganizado por don José Fernando de Mier y Guerra y posteriormente, el 1 de diciembre de 1853 le fue otorgada la categoría de municipio.

La agricultura, con sus producciones de maíz, ajonjolí, tabaco, algodón, arroz y plátano, la ganadería de cría, levante y ceba de vacunos, y en menor escala, la explotación de algunas minas de azufre, calcita, carbón, hierro, pizarra y yeso, son las fuentes de recursos del municipio de Plato.

Plato

Fundación: 1620.
Fundador: fray José Nicomedes Fonseca.
Erección municipio: 1 de diciembre de 1853.
Altitud: 20 m.s.n.m.
Temperatura media: 28°C.
Población Censo 93: habitantes.
Actividad económica: agricultura y ganadería.
Fiestas y eventos: "Fiestas de la Inmaculada Concepción"; "Festival del Hombre Caimán".
Atractivo: quebrada Chimicuica.

■ REMOLINO

Sobre la margen oriental del río Magdalena, el que lo separa del departamento del Atlántico, aproximadamente a 160 km al suroccidente de la capital departamental, está ubicado el municipio de Remolino. Sus territorios son planos, bajos y cenagosos, regados por las aguas del río Magdalena y las de algunos cańos y fuentes de menor caudal. Dentro de su jurisdicción se encuentran varias ciénagas, entre las que se destacan las conocidas con los nombres de Buena vista, Dos Santos, La Aguja, La Piedra, San Juan y Tamacá, y una parte de la ciénaga Grande ele Santa Marta, en donde está situado el Santuario de Fauna y Flora que lleva ese nombre.

La fundación de la localidad se le atribuye a José Fernando de Mier y Guerra, quien entre 1752 y 1776, reorganizó el poblado existente en un sitio diferente al de la posición actual, a la que fue trasladado en 1811 por ser considerada más conveniente para sus habitantes; tan solo tres ańos después, el 14 de junio de 1814 el pueblo fue elevado a la categoría de municipio.

Las principales actividades del municipio de Remolino giran alrededor de la agricultura y de la ganadería, y en menor escala, de la pesca.

 

Remolino
Fundación: 1752.
Fundador: José Fernando de Mier y Guerra.
Erección municipio: 14 de junio de 1814.
Altitud: 7m.s.n.m.
Temperatura media: 28°C.
Población Censo 93 9.193 habitantes.
Actividad económica agricultura y ganadería. "Fiestas Municipales".
Fiestas y eventos:
Atractivo: santuario de Faunay Flora Ciénaga Grande de Santa Marta.

■ Salamina

El municipio de Salamina está ubicado aproximadamente a 175 km al suroccidente de la ciudad de Santa Marta. A diferencia del montańoso municipio de Salamina del departamento de Caldas, sus territorios son por completo planos, bajos y cenagosos y en su jurisdicción se encuentran las ciénagas de el Pescado, los Ponches, Santa Inés y Tioporra. Por la conformación de su relieve, únicamente se presenta el piso térmico cálido.

El poblado empezó a formarse hacia 1762 pero sólo hasta 1765, por iniciativa de Agustín de Sierra, se le dio fundación oficial a la manera de los espańoles, con el nombre de San Miguel de Punta Gorda, el que conservó hasta 1810, cuando se le cambió por el de Salamina. Un siglo después de haber sido creado, en 1865, fue elevado a la categoría de municipio.

La agricultura, en la que sobresalen los cultivos de maíz, yuca, arroz, ajonjolí y plátano, la ganadería especializada en la cría, levante y ceba de vacunos, y la pesca en las aguas del río Magdalena, son las principales actividades económicas del municipio de Salamina.

Fundación: 1765.

Fundador: Agustín de Sierra.

Erección municipio: 1865.

Altitud: 6 m.s.n.m.

Temperatura media: 28°C.

Población Censo 93: 7.865 habitantes.

Actividad económica: agricultura, ganadería y pesca.

Fiestas y eventos: "Fiestas Patronales".

Atractivo: río Magdalena

■ SAN SEBASTIAN DE BUENA VISTA

Aproximadamente a 315 km al sur de la capital magdalenense está localizado el municipio de San Sebastián de Buenavista. Sus territorios son en su totalidad planos o ligeramente ondulados y hacia el oriente presentan algunas pequeńas elevaciones que no exceden los 120 m.s.n.m.; hacia el occidente se presenta una zona baja y cenagosa, bańada por el brazo de Mompós del río Magdalena. Dentro de la jurisdicción municipal están las ciénagas Carrillo, Los Coquitos, Juan Alvarez, Reina, Rinconada y Tonto. Dada la conformación del relieve, únicamente está presente el piso térmico cálido.

Antes de la llegada de los conquistadores espańoles a estas tierras, ellas se encontraban bajo el dominio de tribus indígenas pertenecientes a la gran familia caribe. La fundación oficial de la localidad se llevó a cabo en 1748 por un grupo de colonos hispanos que se asentaron en la margen derecha del brazo de Mompós del río Magdalena. El 15 de noviembre de 1957, el pueblo alcanzó la categoría de municipio.

Económicamente el municipio de San Sebastián de Buenavista depende de las producciones de cultivos de maíz, arroz, yuca, ajonjolí, fríjol y plátano, de la ganadería especializada en la cría, levante y ceba de vacunos y de la pesca en las aguas del río Magdalena.

Fundación: 1748.

Fundador: colonos espańoles.

Erección municipio: 15 de noviembre de 1957.

Altitud: 25 m.s.n.m.

Temperatura media: 28°C

Población Censo 93: 16.023 habitantes,

Actividad económica: agricultura, ganadería y pesca.

Fiestas y eventos: "Fiestas Patronales" en honor a San Sebastián"

Atractivo: ciénaga Carrillo

■ SAN ZENON

El municipio de San Zenón está localizado aproximadamente a 325 km al suroccidente de la ciudad de Santa Marta, sobre la margen derecha del brazo de Mompós del río Magdalena. Sus territorios son planos, bajos y cenagosos, principalmente en las cercanías del gran río y en ellos se destacan las ciénagas del Hoyo, Guinea, Juan Criollo, Palmar y Pijińo. Además del brazo de Mompós, bańan sus tierras las aguas de la quebrada Culebra y las de algunos arroyos y cańos. Determinado por la conformación del relieve, únicamente está presente el piso térmico cálido.

A pesar de que en estas tierras se encontraba un pequeńo poblado de origen indígena, se considera a José Fernando de Mier y Guerra, quien lo reorganizó, como su

fundador en el ańo 1751. Solamente hasta el 30 de abril de 1950 el pueblo fue erigido municipio independiente.

La agricultura, con sus producciones de maíz, arroz, yuca, ajonjolí, fríjol y plátano, la ganadería de cría, levante y ceba de vacunos y la pesca en las aguas del río Magdalena, son las principales actividades económicas del municipio de Mompós.

San Zenón

Fundación: 1751.
Fundador: José Fernando de Mier y Guerra.
Erección municipio: 13 de abril de 1950.
Altitud: 25 m.s.n.m.
Temperatura media: 28°C
Población Censo 93: 6.309 habitantes.
Actividad económica: agricultura y ganadería.
Fiestas y eventos: "Fiestas Patronales".
Atractivo: quebrada Culebra.

■ SANTA ANA

 

Sobre terrenos planos, bajos y cenagosos en los que hacia el oriente se presentan algunas elevaciones que no superan los 120 m.s.n.m., aproximadamente a 335 km de la capital departamental, está el municipio de Santa Ana. Dentro de su jurisdicción están ubicadas las ciénagas Grande, Guayacán, Jaraba, Pijińo, Playa Afuera y Sapo y sus tierras son bańadas por las aguas del brazo de Mompós del río Magdalena, por las de los arroyos Cabellona, Calzonblanco, Cordón y Lomita, y por las de algunas otras corrientes de menor caudal. La conformación topográfica hace que en sus suelos sólo se presente el piso térmico cálido.

En el mismo sitio en el que se encontraba con anterioridad un poblado de indios pertenecientes a la gran familia caribe, José Fernando de Mier y Guerra fundó un pueblo en 1751, al que llamó Santa Ana de Buena Vista, el que es el origen del que en 1918 fue erigido como municipio bajo la denominación de Santa Ana, la que lleva actualmente.

Las principales actividades económicas del municipio de Santa Ana giran en torno de la producción agrícola, sobresaliendo los cultivos de maíz, arroz, yuca, ajonjolí, fríjol y plátano, la ganadería de cría, levante y ceba de vacunos y la pesca en las aguas del brazo de Mompós del río Magdalena.

Santa Ana

Fundación: 1751.
Fundador: José Fernando de Mier y Guerra.
Erección municipio: 1918.
Altitud: 25 m.s.n.m.
Temperatura media: 28°C
Población Censo 93 33.127 habitantes.
Actividad económica agricultura, ganadería y pesca.

"Fiestas Patronales" en honor de Santa Ana.

Fiestas y eventos:
Atractivo: Ciénaga Guayacán.

■ SANTA MARTA

Santa Marta, el tropical y turístico municipio y hermosa capital del departamento del Magdalena, está situada a orillas del mar Caribe, en el centro de la bahía de su nombre, aproximadamente a 1.197 km al norte de Santafé de Bogotá.

Los territorios de la jurisdicción municipal de Santa Marta son en general montańosos, pertenecientes a la sierra nevada de Santa Marta, en la que se encuentran alturas superiores a los 5.775 m.s.n.m. en los picos Cristóbal Colón y Simón Bolívar. La conformación de la topografía permite que en sus tierras se encuentren presentes los pisos térmicos cálido, medio, frío y páramo.

Sobre el mar Caribe, dentro de estos territorios, están los accidentes costaneros de las bahías de Gaira, Santa Marta y Taganga, las puntas de Betín, Brava, Castillete, El Diamante y Gaira, y los cabos de La Aguja, San Agustín y San Juan de Guía.

Bańan sus suelos las aguas de los ríos Buriticá, Chiquito, Don Diego, Gaira, Guachaca,

Manzanares, Mendiguaca, Palomino y Piedras.

Santa Marta es considerada como la más antigua de las ciudades colombianas, ya que fue fundada el 29 de julio de 1525 por don Rodrigo de Bastidas. La mayor parte de los hechos históricos del descubrimiento, la Conquista y la Colonia del país, están ligados a ella, ya que fue principal centro expedicionario del mar Caribe y sitio del que partieron las comisiones que colonizaron la costa Atlántica y el interior de la Nueva Granada. Desde el mismo ańo de su fundación es considerada como municipio.

Dentro de su casco urbano aún se conservan algunos monumentos coloniales como la catedral y las antiguas residencias y muy cerca de él, la Quinta de San Pedro Alejandrino, donde murió el Libertador Simón Bolívar el 17 de diciembre de 1830 y donde se conservan gran variedad de reliquias que recuerdan su vida; al lado de este lugar convertido en museo, se levanta el monumento denominado Altar de la Patria.

La atracción turística de la ciudad está en permanente crecimiento, ya que en ella y en sus cercanías, tienen asiento numerosos y cómodos hoteles, se encuentran excelentes playas y bal-

nearios, y se aprecian bellos y exóticos paisajes. La cercanía de la sierra nevada de Santa Marta, la que ofrece diferentes climas con vista al extenso mar y en sus cimas, vestigios de culturas prehispánicas y cumbres de nieve, es un motivo más de atracción de la ciudad. También son motivo de interés: la punta de Betín, roca saliente incrustada en el mar, situada en frente de la bahía, con terraza marina, miradores y un espléndido panorama; la bahía de Villa Concha, dentro del Parque Nacional Natural Tayrona; el museo arqueológico y etnográfico; el centro de investigaciones oceanógraficas y el "acuario".

El Rodadero de Gaira, contiguo a la ciudad, ha experimentado, a partir de los ańos 50 del siglo XX, un insospechado desarrollo turístico, ofreciendo al visitante prácticos apartamentos, centros de diversión, clubes sociales, lujosos hoteles y magníficos restaurantes, con muy buenos servicios.

Además de las fuentes de riqueza generadas por el turismo, el municipio de Santa Marta depende también del comercio, realizado principalmente con los demás municipios del departamento y con los del departamento de La Guajira, de los servicios, principalmente guber-

namentales, de la agricultura, en la que son destacadas sus producciones de cańa de azúcar, arroz, maíz, plátano, yuca y café, y de las industrias de alimentos, bebidas y unas cuantas factorías dedicadas a las manufacturas.

Santa Marta
Fundación: 29 de julio de 1525.
Fundador: Rodrigo de Bastidas.
Erección municipio: 1525.
Altitud: 6 m.s.n.m.
Temperatura media: 27°C.
Población Censo 93: 279.958 habitantes.
Actividad económica: turismo, comercio, servicios.
Fiestas y eventos: "Fiestas del Mar"; "Festival del Dulce";
"Fiestas Patronales".
Atractivo: Quinta de San Pedro Alejandrino; acuario marino; playas del Rodadero y otras; - Parque nacional Natural Sierra Nevada de Santa Marta; Parque nacional Natural Tayrona.-

■ SITIONUEVO

El municipio de Sitionuevo se encuentra localizado aproximadamente a 126 km al suroccidente de la capital departamental. Sus territorios son planos, bajos y cenagosos, bańa-, dos por las aguas del río Magdalena, de la ciénaga Grande de Santa Marta y del mar Caribe; además de la ciénaga Grande de Santa Marta, dentro de la jurisdicción también se encuentran las ciénagas Conchai, Cuatro Bocas, el Torno, la Atascosa, las Piedras, Pajaral y Pivijay, entre otras. Dada la conformación topográfica de los terrenos, únicamente se presenta el piso térmico cálido.

El caserío inicial comenzó a formarse hacia 1550 con un grupo de colonos espańoles que se asentaron en la región antes dominada por indígenas de la gran familia Caribe, pero la fundación oficial del poblado se le atribuye a don José Fernando de Mier y Guerra el Io de enero de 1751, en un sitio distinto al que hoy ocupa; en principio, el pueblo recibió el nombre de Santa Cruz de Pizarro, posteriormente, el de Santa Cruz de San José, y por último, al ser trasladado, el de Sitionuevo; en 1848, fue creado el municipio con ese nombre.

Las principales actividades económicas del municipio de Sitionuevo giran en torno de la agricultura, la ganadería y la pesca, tanto fluvial como marítima.

Sitionuevo

Fundación: 1550.
Fundador: colonos espańoles.
Erección municipio: 1848.
Altitud: 5 m.s.n.m.
Temperatura media: 28°C.
Población Censo 93: 19.740 habitantes.
Actividad económica: agricultura, ganadería y pesca.
Fiestas y eventos: "Fiestas de San José".
Atractivo: ciénaga grande de Santa Marta.

 

■ TENERIFE

Aproximadamente a 285 km al suroccidente de la ciudad de Santa Marta, está localizado el municipio de Tenerife. Por lo general, los territorios municipales son planos, presentando hacia el oriente algunas elevaciones que no superan los 150 m.s.n.m.; por la conformación de su topografía, dentro de la jurisdicción solamente se encuentra el piso térmico cálido y en ella están situadas las ciénagas de Dońa Francisca, el Morro, San Juan y Zura; los suelos están regados además por las aguas de los arroyos atravesado, el Danto, la Dicha, Matecańa y Membrillal.

El pleito entre Pedro de Heredia y Alonso Luis Fernández de Lugo, por los derechos sobre la villa de Santa Cruz de Mompox, el primero para la gobernación de Cartagena y el segundo para la de Santa Marta, el que ganó el primero, originó que Fernández comisionara al capitán Gonzalo Pérez para que fundara una nueva población, equidistante entre Mompox y la desembocadura del Magdalena, lo que éste realizó subcomisionando a Francisco Henríquez, quien el 20 de enero de 1543, con 20 familias espańolas, le dio el nombre de Villa de San Sebastián de Tenerife. En 1740 se estableció en Tenerife la única "Casa del Perdón" de que se tenga conocimiento en Sur América, en la que se administraba el derecho de asilo. El 26 de junio de 1923, el pueblo fue erigido municipio.

Económicamente el municipio de Tenerife depende de las actividades propias de la agricultura, la pesca y en menor escala de la ganadería.

Tenerife
Fundación: 20 de enero de 1543.
Fundador: Francisco Henríquez.
Erección municipio: 26 de junio de 1923.
Altitud: 20 m.s.n.m.
Temperatura media: 28°C.
Población Censo 93: 21.600 habitantes.
Actividad económica: agricultura, pesca y ganadería.
Fiestas y eventos: "Semana de Integración y Cultura";
"Fiestas de San Sebastián".
Atractivo: templo parroquial; río Magdalena; ciénagas.

Texto e imágenes tomados de la Revista Así es Colombia No. 13, de El Espectador, 24 de octubre de 1995


   
   
 


Viaje al TAYRONA

Por Germán Santamaría

Es allí, en el Tayrona, donde se funde mejor en Colombia el oscuro verdor de lo primitivo, de lo salvaje, con el confort de la modernidad. Y la soledad y la quietud vital de un mar apasionado y la inescrutable majestuosidad de la selva tropical.

Cada ecohab tiene la intimidad de una habitación indígena tayrona con la comodidad de un hotel de cinco estrellas. AI frente, abajo, las embravecidas olas que se estrellan contra los acantilados y las piedras gigantes. También las playas anchas y blancas que se perfilan en bahías y ensenadas a través del horizonte. Atrás, en la espalda, alrededor de cada ecohab, el dosel de la selva, el bosque primitivo con el bullicio de las aves y los insectos. Las colinas se vuelven cordillera, y en selva cerrada se encumbran en la Sierra hasta los picos nevados a más de 5.700 metros sobre el nivel del mar.

Es el Parque Natural Tayrona, a tan sólo 34 kilómetros de Santa Marta, con sus doce mil hectáreas terrestres y tres mil marinas. Hace cien ańos el capitán de barco Joseph Conrad quedó asombrado cuando observó. en uno de sus viajes a los mares del sur, aquella elevación de montańas que empieza a orillas del mar y termina en una cumbre nevada a 5.770 metros de altura. Tal vez el capitán que se convirtió en uno de los mayores escritores de la literatura marinera inglesa, no supo jamás que la Sierra Nevada de Santa Marta es la montańa de la Tierra más alta junto al mar, con la única cumbre de hielo en los mares tropicales que se puede vislumbrar desde los bordes del océano Atlántico. Fue tanta su fascinación que cuando dejó de navegar y se dedicó a escribir, tomó esta montańa colombiana como el escenario de fondo de su gran novela Nostromo. El autor de El corazón de las tinieblas encontró en esta montańa la esencia del misterio profundo y de la atmósfera interior que se desarrolla en toda su obra literaria.

Esa dimensión descomunal de la geografía y de la literatura está ahora al alcance de la mano de muchos colombianos y extranjeros. No se trata de las playas masificadas, que son apenas una expresión en arena del estrés de las ciudades. En el Tayrona la naturaleza es primigenia y libre y se entrega plena con su fuerza y su grandeza. En buena hora la directora del antiguo lnderena, Margarita Marino de Botero, tuvo la idea, hace muchos ańos, de construir una serie de ecohabs que sin agredir la naturaleza permitieran el asentamiento de un núcleo turístico, limitado y regulado. Y en buena hora, después de muchos ańos de olvido, el Estado decidió sacar en concesión privada y adjudicar a Aviatur, varios Parques Nacionales, entre ellos el Tayrona.

Entonces surgió lo que es hoy la oportunidad turística de alto nivel más fascinante de Colombia. El mayor confort, el buen gusto, todo perfecto, discreto y organizado, allí en pleno corazón de un Parque Nacional, entre la naturaleza más auténtica y bravía de Colombia.

En cada ecohab se disfruta la comodidad y el refinamiento de un hotel de gran lujo. Entre las montańas, bajo o sobre el dosel de la selva y para disfrutar en intimidad, si se quiere, o para socializar con unos pocos, sin nada de multitudes, en las playas de ensenadas, en los caminos bajo la floresta, en la exploración de laberintos entre los bosques, o desde las gigantescas rocas hacia las playas abiertas.

Se puede vivir la quietud contemplativa en la zona de los ecohabs. Pero también la aventura. Por ejemplo, 45 minutos de travesía a pie bajo la selva hasta la zona de Arrecifes. Es el camino del silencio, entre la penumbra luminosa del bosque, observando el prodigio de los árboles milenarios. Y se llega a playas aun más luminosas y bravías y después a las piscinas de las aguas más transparentes y mansas. Más allá, otra vez la montańa, las terrazas indígenas, los vestigios arqueológicos de Pueblito y la visita a una familia kogui.

Montar a caballo por entre la selva, visitar otras playas y lugares como las de Neguanje, Cinto o Chengue, bahía Concha, el río don Diego o la quebrada Valencia, no es simplemente enumerar un inventario de posibilidades de recreación para cada día de una semana memorable. Visitar el Tayrona en e tas condiciones de comodidad y seguridad es todo un disfrute de un bien de la modernidad que se prodiga como un viaje a la naturaleza profunda, sin violentarla ni usurparla. El goce pleno de una de las regiones más hermosas y auténticas de Colombia.

Tomado de la Revista Diners No. 441, diciembre de 2006


 

 


CIUDAD PERDIDA 

Terrazas de Teyuna - Foto: ShutterstockSegún la mitología, en el pico más alto de la Sierra Nevada de Santa Marta se encuentra Kalvasankua, el poste que sostiene al planeta Tierra. Y allí, refundida entre la exuberante vegetación y ambientada por el trinar de las aves se levanta Ciudad Perdida, una de las obras arqueológicas más importantes y enigmáticas de la América india. Se trata de un legado tayrona construido hace cientos de ańos pero que sólo fue descubierto en 1976. Ciudad Perdida o Buritaca 200, y en su conjunto el Parque Arqueológico Teyuna, es otra de las joyas arquitectónicas que legaron nuestros antepasados al inventario de lugares exóticos que proliferan en Colombia.

Cabańa Don Adán. Desde Santa Marta el viaje en carro termina en El Mamey, donde luego del descanso de mediodía, se emprende la caminata de 4 horas hasta la vereda Honduras. Muy cerca de este lugar comparta con las etnias que lo habitan, los arzarios y los koguis, luego descanse y cene en la cabańa Don Adán, dotada de hamacas con mosquitero para pasar la primera noche.

Cabańas Turcol. Hacia las 7:30 a.m. del segundo día y después del desayuno comienza una nueva travesía de aproximadamente cuatro horas hasta las cabańas Turcol, un sitio del que, según dicen quienes conocen la zona, nadie se quiere ir por su paisaje espectacular. En esta parte del recorrido ya se ha cruzado el río Buritaca, el cual se atraviesa siete veces durante la búsqueda de Ciudad Perdida. El almuerzo y la cena se toman en estas cabańas, así mismo el alojamiento.

Hacia Ciudad Perdida. Con los primeros rayos del tercer día comienzan también los primeros pasos rumbo al gran objetivo de esta aventura. Son entre 7 y 8 horas de travesía, que incluye detenciones para descansar, beber agua y sobre todo, para apreciar lo maravilloso del paisaje montańoso y la vegetación exuberante. Los guías, además de orientarlo, le dan tiempo para que se embelese con el coro de las aves y la armonía del panorama.

Ciudad Perdida. Centro cacical del periodo Tayrona, donde se han encontrado hasta ahora cerca de 250 terrazas habitacionales y ceremoniales, caminos de piedra, puentes, escaleras y muros de contención. Según los investigadores, los aborígenes trabajaban la piedra para sus construcciones y como una forma de manejar el agua evitando la erosión de la tierra en una zona muy lluviosa y creando sistemas de recolección para aprovechar el líquido en sus cultivos.

Reconocimiento a Ciudad Perdida. El cuarto día se dedica al reconocimiento de Ciudad Perdida y todos los ornamentos naturales que la complementan. Si el clima es favorable, se pueden ver las distintas especies de animales que conviven con los nativos de la zona, los kogui, quienes generosamente comparten los secretos de su modo de vida y toda la tradición que los precede. Ciudad Perdida se ubica a 1.100 m.s.n.m. y si desea puede ascender un poco más, previo acuerdo con los guías y el grupo que lo acompańe, ya que aquí es estrictamente necesaria la presencia de un orientador.

El regreso. La caminata de regreso demora otras dos jornadas, es decir, que el día quinto el hospedaje es nuevamente en cabańas Turcol. Después del descanso y el desayuno del día sexto se emprende la ruta hasta la vereda El Mamey, allí aguarda el automóvil campero que lo lleva a Santa Marta. Ciudad Perdida construida por los antepasados a espaldas del mar Caribe y del que no es raro que se diga que es el centro de todo, donde el padre Seránkua repartió como herencia las tierras del mundo y las semillas que todos tenemos que sembrar para poder sobrevivir.

Otra ruta de acceso es tomar en Mamatoco la carretera destapada y pasar por los caseríos La Minca y La Tagua hasta Filo Cartagena, lugar en el que comienza el descenso a Ciudad Perdida.

Tomado del libro Guía de Rutas por Colombia, Puntos Suspensivos Editores, 2007